El partido de Albert Rivera quiere tocar poder

75
Albert-Rivera-presenta-el-equipo-de-su-candidatura-para-la-próxima-Ejecutiva-de-Ciudadanos
Albert Rivera, el pasado día 23, durante la presentación del nuevo equipo de dirección que será ratificado en el Congreso de febrero. / Víctor Lerena (Efe)

Ciudadanos abre una nueva etapa: quiere ser gobierno. Y para eso renovará su cúpula y retocarán sus principios ideológicos, en un congreso que se celebrará el próximo 4 y 5 de febrero, tras la reelección de Albert Rivera como líder indiscutible de la formación naranja, tras imponerse en las primarias con un 87,3% de los votos. Ninguno de sus rivales, Juan Carlos Bermejo (militante de Las Rozas) y Diego De los Santos (militante de Sevilla) tenían, antes de iniciarse la carrera electoral, la más mínima posibilidad ante un Rivera que ha tenido como única voz crítica de una cierta entidad a la eurodiputada Carolina Punset, que abandonó la Ejecutiva de Ciudadanos, pero no sin dejar sobre la mesa su denuncia pública de que, en su opinión, Ciudadanos se ha convertido en «una marca blanca del PP».

Rivera y su entorno tienen claro que ha llegado el momento de cambiar la estrategia que la formación naranja ha mantenido hasta ahora: no entrar a formar parte de ningún gobierno que no presida. Bajo esta premisa, apoyó la investidura de gobiernos del PP en la Comunidad de Madrid y en La Rioja, y del PSOE en Andalucía, además de votar a favor de la investidura de Mariano Rajoy. Pero a partir de ahora, Ciudadanos, en palabras de uno de sus dirigentes «está maduro para entrar a formar parte de cualquier gobierno».

Publicidad

La cúpula de Ciudadanos entiende que la estrategia que han mantenido hasta ahora «está agotada» y que supone un «freno» para el crecimiento electoral de la formación, de hecho, incluso este agotamiento ha quedado en evidencia en estas primarias en las que tan sólo han votado 6.874 de los 20.065 afiliados, el 34,3% de los inscritos en la formación.

Quieren seguir siendo bisagra, sí, pero una bisagra desde el poder, porque «renunciar a formar parte de los gobiernos, nos resta también apoyo de los votantes». Esta nueva estrategia, sin embargo, no contempla una hipotética entrada en el gobierno de la nación, con Rajoy al frente, según han matizado fuentes de la formación naranja, «mientras no se celebren unas nuevas elecciones». Aclaran los dirigentes de Ciudadanos que se inaugura una nueva etapa, con nuevas metas, que pasan por la celebración de elecciones: «Después de las próximas elecciones municipales y autonómicas», asegura un miembro de la cúpula dirigente de C’s, «Ciudadanos negociará apoyos a cambio de implicarse en los gobiernos». Lo mismo piensan en Ciudadanos del gobierno de España. Ante unas nuevas elecciones, Ciudadanos «aspirará a presidir el gobierno, pero si no lo logra, negociará su apoyo ligado a su presencia en el gobierno».

Para esa nueva estrategia, Rivera cuenta con un núcleo duro, personas que se incorporarán a la dirección nacional en el Congreso, como es el caso del secretario general del Grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez; el de Ignacio Prendes, vicepresidente de la Mesa del Congreso; el del economista Toni Roldán, o el del diputado autonómico César Zafra. En cuanto al puesto al que se destina mayor lucimiento, la portavocía de la Ejecutiva del partido, está reservada para la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas.