Vicenç Navarro: "La crisis catalana no se cerrará sin otra correlación de fuerzas políticas"

El nuevo consejero ciudadano estatal de Podemos, Vicenç Navarro. / Dani Gago

BARCELONA.– Vicenç Navarro (Gironella, Barcelona, 1937) forma parte del Consejo Ciudadano Estatal desde Vistalegre II. Este Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y profesor de Políticas Públicas en The Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU) fue la quinta persona más votada en las primarias al CCE, tan sólo por detrás de Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Íñigo Errejón e Irene Montero, obtuvo 5.222.021 puntos, el catalán más apoyado en la elección. En Cataluña forma parte del grupo promotor del nuevo sujeto político catalán que surgirá este año de la confluencia de En Comú Podem, ICV, EUiA y Equo, en el que se integrarán también activistas políticos de otros ámbitos y sociales y que promueven Xavier Doménech y Ada Colau. Navarro responde a las preguntas de cuartopoder.es sobre la actualidad política catalana y la situación del nuevo Podemos, entre otros temas.

— En un artículo publicado antes de Vistalegre II se refería a que «los dos dirigentes (Iglesias y Errejón) facilitaron tal manipulación mediática permitiendo que se les utilizara a nivel personal, canalizando los debates a través de unos medios que tenían que ser conscientes de que los iban a utilizar para destruir a Podemos y a sus dirigentes». ¿Qué aprendizaje debe sacar Podemos de este proceso congresual?

Publicidad

— La gran mayoría de los medios de información en España tienen un sesgo anti-Podemos muy claro, que en algunos casos alcanza niveles de hostilidad. Los medios privados están en manos de poderes financieros y económicos que les financian, y que se sienten amenazados por el crecimiento de una fuerza política que cuestiona su enorme y excesiva influencia sobre las instituciones políticas representativas de este país. Por otra parte, los medios públicos están también instrumentalizados por partidos gobernantes que les dominan y que también son hostiles a Podemos. Tanto los unos como los otros querían reducir los muy interesantes debates que estaban teniendo lugar dentro de Podemos a un conflicto de personas, presentándolos como una mera lucha por el poder, desmereciendo y desinformando sobre lo que estaba en realidad pasando. Lo que Podemos tiene que aprender es que la gran mayoría de los medios televisivos, radiofónicos y escritos le son adversarios, pues sostienen un orden establecido que Podemos cuestiona.

— ¿Cuáles son las fortalezas del actual Consejo Ciudadano de Podemos?

— El Consejo Ciudadano de Podemos es bastante representativo de la sociedad española. En él pueden verse desde un general hasta un jornalero o desde una enfermera o trabajadora social hasta un abogado o profesor de universidad. Es esta diversidad la que da gran fuerza al Consejo Ciudadano.

— ¿Cree que Iglesias ha integrado correctamenten a las diferentes sensibilidades en el nuevo Consejo de Coordinación, la Ejecutiva?

«Es injusto y muy simple catalogar
a los consejeros como ‘errejonistas’
o como ‘pablistas’ «

— Sí, aunque es injusto catalogar a las personas del Consejo Ciudadano como pablistas o errejonistas, o lo que fuera. Los medios de información españoles constantemente personalizan la política sin entender que las posturas políticas son más amplias, irreducibles al sentir de una sola persona.

—  ¿Cree acertada la propuesta de Íñigo Errejón como futuro candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid? ¿Qué papel debe jugar Errejón en el Podemos del futuro?

— Íñigo Errejón es una persona de gran valía que continuará teniendo una gran influencia en el desarrollo de tal movimiento político. Es una frivolidad decir, como se dijo en los reportajes de los medios de información sobre Vistalegre II, que Íñigo iba a ser depurado o marginado. Siempre me asombra la capacidad de manipulación que tienen los medios en España y que explica la escasa credibilidad que tienen y su baja valoración por parte de la población. Íñigo Errejón hará una excelente labor en cualquier posición que se le asigne.

—  Usted formará parte, como economista, de una suerte de «gobierno en la sombra» que trabajará conjuntamente con la dirección de Podemos. ¿Qué principales medidas económicas deben impulsar Unidos Podemos y confluencias desde el Congreso de los Diputados?

— Es obvio que las políticas neoliberales que han sido impuestas a la población por los sucesivos gobiernos españoles han sido un desastre. Incluso ahora el Fondo Monetario Internacional lo reconoce. Las reformas laborales han conllevado un descenso salarial muy notable y un elevadísimo nivel de precariedad. Por otra parte, los recortes del gasto público, incluyendo el social, han debilitado enormemente los servicios públicos como la sanidad, la educación, la vivienda social, las escuelas de infancia o los servicios domiciliarios a la gente con dependencia, que ya antes de la crisis estaban entre los servicios menos financiados de la UE-15, que son los países de semejante nivel de desarrollo de Europa. Otro tanto ha ocurrido con las transferencias públicas, tales como las pensiones, el seguro de desempleo, las ayudas familiares y otras aportaciones. Todas estas medidas impuestas, impuestas puesto que no estaban en los programas electorales de los partidos gobernantes, han hecho un enorme daño a la calidad de vida y al  bienestar de las clases populares de este país. Un gobierno progresista debería de revertir todas estas políticas, tomando medidas para que aumentara la demanda doméstica a base de aumentar el gasto público, elevar los salarios y crear buen empleo. Todo ello se puede financiar con un crecimiento de los ingresos del Estado procedente de cambios en la política fiscal que graben más a las rentas del capital y a las rentas superiores, sin necesariamente incrementar la carga fiscal de las clases populares.

—  ¿Hacia dónde cree que irá la deriva económica con el actual gobierno del PP?

— La deriva del gobierno actual, ayudado por el PSOE y Ciudadanos, es continuar con lo mismo que hemos estado sufriendo estos años en los que la mayoría de la ciudadanía ha pagado un coste elevadísimo. Hoy las rentas del capital, como porcentaje de todas las rentas, han ya casi sobrepasado a las rentas del trabajo. Y ahí está la raíz del problema económico del país. Y también la causa de la pobreza del Estado. Puesto que la mayoría de ingresos del Estado dependen de la grabación de las rentas del trabajo, vemos que, en la medida que estas rentas han ido bajando espectacularmente, los ingresos del Estado también han bajado de una manera muy marcada. La continuación de estas políticas hará un daño enorme a las clases populares. Aumentará más y más la precariedad, los salarios irán bajando y la ocupación irá disminuyendo. Este es el futuro para España que estas fuerzas políticas están configurando.

Vicenç Navarro. / D.G.

—  Usted se ha mostrado escéptico con una de las medidas económicas del Podemos originario, la Renta Básica Universal. ¿Por qué considera que no es viable esta medida hoy en día para un país como España?

— En contra de lo que se ha dicho, yo no estoy en contra de la Renta Básica Universal, pero en los países del sur de Europa, donde el Estado de Bienestar está tan poco financiado, me parece que lo más lógico es que se dé prioridad a reducir el enorme déficit de gasto público social. Una vez se haya reducido tal déficit en sanidad, en educación, en vivienda social, en escuelas de infancia y/o en servicios domiciliarios, todos ellos servicios básicos para mejorar la calidad de vida y bienestar de las clases populares, se puede entonces pensar en implantar una Renta Básica Universal, cuyo coste es bastante elevado. Yo estoy a favor de la Renta Garantizada, que es diferente a la Renta Básica Universal, y que debe aplicarse ya ahora, como propone Podemos. Y también estoy favor de una Renta Universal para todos los niños y niñas de este país, pero extender esta universalidad a toda la ciudadanía ahora es tal como comenzar una casa por el tejado. Es impensable que el Estado español financiara la Renta Básica Universal y, a la vez, corrigiera los enormes déficits de los servicios públicos y también transferencias públicas que el Estado de bienestar español tiene. De ahí que considero que es más prioritario corregir estos enormes déficits en la sanidad, educación y otros servicios, y establecer un programa de Renta Garantizada por debajo de cierto nivel de ingresos, así como establecer una Renta Básica Universal para los infantes y niños, que no extender toda la Renta Básica a toda la población. Para construir una casa se tiene que comenzar plantando los cimientos sólidos del edificio para ir construyendo piso tras piso hasta alcanzar el tejado. Yo no estoy en contra del edifico, sino de la manera cómo piensan construirlo. Por cierto, muchos de los que proponen la Renta Básica Universal en Podemos están de acuerdo conmigo.

—  Ha indicado en diferentes artículos y charlas que es muy importante la movilización social y la confrontación con el ‘establishment’ para conseguir derechos. ¿Cómo ve a los movimientos sociales después de este largo ciclo electoral? ¿Y a los sindicatos?

— Todo lo que se consigue a nivel del Parlamento va siempre precedido por movilizaciones populares. De ahí la enorme importancia de mantener viva la sociedad civil, y alentar y ayudar a los instrumentos como los sindicatos y los movimientos vecinales, así como los movimientos reivindicativos de los distintos sectores que defienden los intereses de las clases populares. La lucha por el cambio toma lugar tanto en la calle como en el Parlamento.

— Hablemos de Cataluña. El ‘Govern’ asegura que celebrará un referéndum en 2017, mientras que el Gobierno de Rajoy niega la mayor. ¿Cómo cree que se solucionará este conflicto?

— Este conflicto tiene una rentabilidad política muy elevada para los partidos nacionalistas gobernantes tanto en España como en Cataluña, de ahí su difícil solución, pues a los dos les va bien agitar las banderas para ocultar su responsabilidad en las enormes crisis sociales en las que actualmente viven las clases populares de España, incluyendo las de Cataluña. Lo que no se reconoce en partes de España es que el Partido Popular es tan nacionalista como Convergència (ahora el PDeCAT). En realidad, el nacionalismo españolista del Partido Popular es asfixiante para aquellos que no comulguen con él. De ahí la fuerza del independentismo en Cataluña. La solución de la situación en Cataluña no se resolverá sin un cambio profundo en la correlación de fuerzas políticas en el Estado español. Esto es lo que los independentistas no entienden o no quieren entender, pues les va bien la imagen antipática que ofrece España. Confunden España con el Estado español,

—  ¿Cuál es su opción personal con respecto al encaje territorial de Cataluña y España?

«No descarto que Cataluña se decida por la secesión, vista la torpeza de PP, PSOE y C´s»

— Tiene que respetarse que España es una entidad plurinacional y que está constituida por varias naciones, cada una de las cuales debe de tener el derecho de decisión sobre su encaje con el Estado español. Cataluña tiene que decidir qué es lo que desearía y pactarlo con el Estado español en el caso de que fuera una secesión, que creo improbable que ocurra, aunque debido a la extraordinaria torpeza del Partido Popular, de la actual dirección del PSOE y de Ciudadanos, no descarto que ocurra.

— Usted forma parte del grupo impulsor del nuevo sujeto político que se está forjando en Cataluña en el entorno de «los comunes». ¿Qué puede aportar este sujeto político al conflicto territorial?

— La formación de los comunes es uno de los aspectos más positivos de la actualidad política de Cataluña, y es enormemente positivo no solo para Cataluña, sino también para España. Es claramente un movimiento de izquierdas que intenta aunar las distintas sensibilidades políticas de carácter progresista, con un claro compromiso con el bienestar de las clases populares en Cataluña y con una nueva visión plurinacional de España, visión compartida con otras fuerzas hermanas a lo largo del territorio español.

— ERC, las CUP, PSC… ¿Qué espacio político queda para otra formación en Cataluña?

— ERC y la CUP son independentistas, y el PSC ha dejado de apoyar el derecho a decidir, con lo cual no hay ninguna opción política de izquierdas, excepto En Comú Podem, que, sin ser independentista, defienda una versión plurinacional de España, promoviendo un cambio profundo no sólo nacional, sino también y predominantemente social, proyecto que comparte, tal como he dicho, con otras fuerzas políticas hermanas en el resto del país.

— ¿Por qué considera que ganó ‘En Comú Podem’ las dos últimas elecciones generales en Cataluña y, sin embargo, las encuestas no le dan como vencedor en unas elecciones catalanas, que dan como vencedora a ERC?

— Porque cuando el tema social es central en la campaña electoral, gana En Comú Podem, pero cuando el tema nacional es el central, no gana En Comú Podem, puesto que la visión hegemónica sobre el tema nacional en Cataluña es la de los independentistas, que además consideran En Comú Podem como su máximo adversario, pues presenta una visión de España distinta y opuesta a la que ellos quieren promover, la España antipática y la España opresora. Confunden al Estado español con España, sin reconocer que no sólo las izquierdas catalanas, sino también las españolas, lucharon siempre por otra España, de carácter plurinacional. Hay que recuperar esta visión, siempre identificada en España con las fuerzas progresistas.