¿Cuánto cuesta el Palacio de la Moncloa?

Mariano Rajoy con los niños de la Escuela de Verano de La Moncloa 2017.
El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibe a los niños del campamento de verano de La Moncloa en el edificio de Consejo de Ministros. / Diego Crespo (Presidencia del Gobierno)

En este mundo traidor, donde todo es subjetivo y arbitrario, según la Ley Campoamor, cada cosa tiene un precio. Y así podemos preguntarnos cuánto vale el Palacio de la Moncloa que habita el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o el del Congreso de los Diputados o el palacete de la Real Academia, por ejemplo.

Para encontrar la respuesta hemos de saber que una ley dictada en 2003 por el Gobierno de José María Aznar asignó a los distintos organismos de la Administración del Estado o vinculados a ella la gestión del inventario de los bienes y derechos del Patrimonio del Estado de dominio público que utilizan y administran. A partir de ahí, estos inmuebles estatales no se registran en el Inventario General de Bienes y Derechos del Estado que gestiona la Dirección General del Patrimonio del Estado (Ministerio de la Presidencia), sino en el registro especial creado por los órganos gestores, lo cual dispersa los datos y dificulta, por tanto, el conocimiento preciso de la situación de cada uno de los edificios en un momento preciso.

Publicidad

Con todo, la Central de Información de Bienes Inventariables (CIBI) permite conocer el "valor contable" de numerosos inmuebles utilizados por los representantes de los tres poderes del Estado. Este valor incluye el precio de la adquisición o construcción de los inmuebles, más las mejoras e inversiones realizadas en los mismos. Si el edificio o sede está siendo amortizada a medio y largo plazo, se incorpora el dato de lo amortizado hasta el momento. Si el valor se desconoce, se aplica el que dicte el catastro.


Lo que cuesta cada edificio del complejo de La Moncloa. Sitúe el cursor sobre los puntos. / Ana Isabel Cordobés

De este modo sabemos que el palacio que sirve de vivienda, en La Moncloa, al presidente Rajoy y su familia figura con un valor de 3,9 millones de euros, a todas luces inferior al del precio de mercado, que alguna agencia inmobiliaria llegó a situar en 122 millones de euros. El presidente y sus familiares disponen de 3.270 metros cuadrados de superficie de uso, si bien utilizan poco más de 200 metros como vivienda privada (ocho habitaciones y nueve baños). El resto del palacio está destinado a la tarea oficial. Recuérdese que Felipe González mandó hacer una bodeguilla y cultivaba bonsáis, aquellos arbolillos que luego donó al Jardín Botánico, y que Aznar instaló unas pistas de pádel para jugar con sus amigos. Las innovaciones de quita y pon no figuran en el precio del inmueble, como tampoco el contenido. En cambio, la vivienda del jardinero está consignada con un valor de 47.000 euros.

Pero La Moncloa es mucho más, son 20 hectáreas con doce edificios, algunos conectados mediante galerías subterráneas, cuyo valor figuraba registrado en abril pasado en 54.415.000 euros, una cifra cinco veces inferior al precio de mercado en la zona, que alcanza 2.700 euros por metro cuadrado construido. El ojo de mal cubero de los tasadores no resulta preocupante porque ni la sede palatina, inaugurada en 1955 y utilizada durante la dictadura como residencia de los escasos jefes de gobierno y de Estado que visitaban España, ni el resto del complejo están en venta, lo que no quiere decir que entre el valor catastral consignado (esos 54,4 millones de euros) y el real no medie la desidia administrativa.

El valor del Congreso de los Diputados, incluida la espaciosa vivienda de su presidenta, Ana Pastor Julián, se cifra en 206,57 millones de euros. Llama la atención que el palacio, construido en el último tercio del siglo XIX tenga menor valor contable (23,3 millones) que las sucesivas ampliaciones. Sin apelar a Antonio Machado cuando dijo que todo necio confunde valor y precio, parece claro que entre el valor (incalculable) del palacio y el precio oficialmente consignado ha intervenido algún necio. Con el Senado, que también existe, pasa otro tanto de lo mismo: el palacio está valorado en 18 millones y las ampliaciones en 33,8 y 34 millones. A ello se suma el elemento vivienda del presidente: 2,6 millones de euros.

¿Cuánto vale ese edificio circular que alberga el Tribunal Constitucional? Oficialmente, 44,65 millones de euros. Sus más de 20.000 metros cuadrados resultan, no obstante, escasos para albergar a juristas, letrados y funcionarios administrativos, de modo que el alto tribunal dispone de otro inmueble de 1.391 metros cuadrados para sus necesidades habitacionales. No ocurre esto con el Consejo General del Poder Judicial, que ha de conformarse con los 7.600 metros de su sede palatina en la margen derecha del Supremo, valorada en 14,7 millones de euros.

Otros palacios utilizados como sede de las altas instituciones del Estado, como el de los Consejos y la antigua Capitanía General de Madrid, en la calle Mayor, se podrían mercar a precio de saldo. En efecto, ambos palacios do sientan cátedra los consejeros de Estado bajo la presidencia de José Manuel Romay Beccaría no llegan a 20 millones de euros de valor contable. Un chollo. El Palacio Bermejillo, sede de la defensora del pueblo, Soledad Becerril, con la mitad menos de metros cuadrados vale 20,9. Luego ya, para saciar la curiosidad sobre el lugar donde encierran a las palabras en cajetines, se puede añadir que el palacete de la Real Academia está valorado en 8,5 millones de euros.