Frente a la islamofobia los musulmanes responden con la condena del terrorismo

La comunidad musulmana de Extremadura en una concentración este domingo para mostrar su rechazo a los atentados de Cataluña y condenar el terrorismo.
La comunidad musulmana de Extremadura en una concentración este domingo para mostrar su rechazo a los atentados de Cataluña y condenar el terrorismo. / Gregorio Zarco (Facebook)

Los atentados que en Barcelona y Cambrils, que han dejado al menos 14 muertos y un centenar de heridos, han provocado las muestras de odio de grupos de extrema derecha que vienen siendo habituales en Europa tras los golpes del yihadismo. Las acciones de los grupos xenófobos e islamófobos han supuesto una reacción instantánea sin precedentes en el Estado. Una oleada similar podría haberse repetido tras el 11M, pero en aquel entonces, en 2004, el ataque yihadista fue atribuido desde un inicio a ETA por el entonces ministro de Interior, Ángel Acebes. Las pintadas y los intentos de boicot a los actos de homenaje que han tenido lugar estos días, han sido contrarrestadas por un movimiento también inaudito: la comunidad musulmana ha salido rápidamente a las calles para solidarizarse con las víctimas y mostrar su repulsión a la violencia.

Publicidad

Anuncio

Es nuevo este repentino despliegue de muestras xenófobas tras el atentado, pero los actos de odio contra los musulmanes van en incremento desde hace años. La Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia registró hasta 574 incidentes de islamofobia en 2016, un aumento de más del doble respecto al año anterior. La cifra es algo mayor que la oficial. El Sistema Estadístico de Criminalidad registró un total de 415 casos de delitos de odio por racismo y/o xenofobia durante el año pasado.

Los ataques contra las mezquitas durante estos últimos días se han dado en Cataluña, pero también en otros lugares. El día después de los atentados, la fachada del templo de Montblanc, en Tarragona, aparecía cubierta de varias pintadas que repetían las misma frase: “Vais a morir putos moros”. Mensajes de odio similares se repetían en todo el Estado. Las palabras “muerte al Islam” o “Dios con nosotros”, acompañadas del dibujo de una diana, aparecieron en la entrada de la mezquita en Fuenlabrada (Madrid). En el suelo, los autores dejaron una cabeza de cerdo. Lo mismo en Sevilla, donde la comunidad musulmana se encontró con varios mensajes de amenaza: “Moro que reza, machete a la cabeza” o “asesinos, lo vais a pagar”.

ticketea

Más allá de las pintadas, un día después del doble atentado en Cataluña, un grupo de 50 ultraderechistas se concentraba en la Rambla bajo lemas como “los terroristas no son bienvenidos”o “stop islamización de Europa”. Unos pocos cientos de vecinos y antifascistas expulsaron del barrio a los manifestantes, que tuvieron que ser escoltados por los Mossos. El mismo día, en la capital, el colectivo neonazi Hogar Social Madrid interrumpía el minuto de silencio en el acto de solidaridad en el Ayuntamiento de Madrid. Intentaron encadenarse a la del consistorio y portaban bolsas de tomate frito que, finalmente, no lograron arrojar a los presentes. Tras la intervención de las autoridades, el acto pudo desarrollarse con normalidad.

Otro incidente tuvo lugar en la mezquita del Albaicín, en Granada, donde unos doce miembros del grupo neonazi Hogar Social usaron bengalas y mensajes islamófobos para expulsar a los musulmanes que se encontraban en el lugar. Los ultraderechistas portaban una pancarta en la que podía leerse: “Quién financió esta mezquita, financia el terrorismo. ¿Por qué callan las autoridades?”.

Los mensajes de odio han circulado sin control por las redes sociales. En Twitter, la etiqueta #StopIslam ha llegado a ser Trendin Topic con mensajes como estos: “Las consecuencias de vuestra democracia, la inmigración o la interculturalidad” o “crear un hashtag que diga #StopIslam está muy bien, pero ahora hay que llevarlo a cabo y comenzar a deportar islamistas cuanto antes”. Algunos periodistas se sumaban a la oleada de odio. Alfono Rojo, director de Libertad Digital comentaba: “Quizá habría que pedir ahora cuentas a los políticos que potenciaron la emigración a Cataluña de no hispanoablantes”. Isabel San Sebastián escribía en su cuenta: “Malditos seáis, islamistas hijos de… Ya os echamos de aquí una vez y volveremos a hacerlo. España será occidental, libre y democrática”.

La cara B: una movilización de la comunidad musulmana por la paz

La manifestación más llamativa, no por numerosa, ha sido la de Ripoll, donde las cuatro madres de los terroristas participaron para condenar los ataques perpetrados por sus hijos. Una treintena de familiares y amigos de los atacantes se concentraron en el pueblo en señal de duelo y para pedir paz. Portaban mensajes de “no en mi nombre” o “no al terrorismo”. Ghanno Gananimi, la madre del joven autor del atentado que es el único que sigue en búsqueda y captura, Younes Abouyaaqoub, pedía ese sábado en la concentración que su hijo se entregara porque es mejor que esté preso a que muera. Al mismo tiempo, rechazaba los asesinatos.

En Cataluña los musulmanes han salido a la calle durante todo el fin de semana. Este domingo cientos de miembros de la comunidad musulmana de Barcelona se concentraban en la Plaza Cataluña para gritar: “islam es paz” y “somos musulmanes, no terroristas”.  El viernes varios musulmanes también participaban en el minuto de silencio que había sido convocado en Barcelona, mientras que este sábado decenas de manifestantes acudían a la convocatoria del Centro Cultural Islámico Catalán con consignas como “no en nuestro nombre”. Madrid también se concentraban en la Puerta del Sol al grito de “no nos representan, todos unidos contra el terrorismo”. Pero la oleada no solo llegaba a las dos ciudades, sino que otras comunidades como la extremeña han salido a las calles para mostrar su rechazo a los atentados.

Asimismo, han condenado los atentados y el terrorismo la Comisión Islámica, el organismo que coordina a las dos federaciones más importantes de musulmanes en España que engloba a la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI). A la condena se unieron el Instituto Halal, la Junta Islámica de España y la Unión de Comunidades Islámicas de Cataluña. No hay que olvidar que las principales víctimas del yihadismo son musulmanes. En lo que va de año, el 95% de las víctimas del Daesh proceden de países de mayoría musulmana, según el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET).

Publicidad