Rajoy teme que la Administración catalana boicotee la aplicación del artículo 155

artículo 155
Mariano Rajoy en una imagen de archivo. / Efe

El Gobierno que preside Mariano Rajoy sigue dudando, a 48 horas de la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución Española. Fuentes próximas al presidente del Gobierno se inclinan por “una versión light” de la aplicación del mencionado artículo, según han asegurado a cuartopoder.es. En todo caso, esa “versión light” conllevaría el orden público y el control de los Mossos d´Esquadra, las cuentas y finanzas catalanas (que ya están siendo controladas en la práctica desde el Ministerio de Hacienda) y la Televisión Pública TV3, entre otros organismos, según los allegados a Rajoy.

Otro de los problemas más inmediatos que vislumbran desde el entorno monclovita es la coexistencia del Parlamento catalán con los administradores del Gobierno de Cataluña que se designen, porque nadie se plantea a estas alturas en el Gobierno de Rajoy “una suspensión total de los organismos elegidos democráticamente por el pueblo catalán (¡esta vez sí, del conjunto del pueblo catalán!, no de una parte, como acostumbra a hacer Puigdemont)”, afirma un dirigente del PP.Estas mismas fuentes añaden que, si no hay una marcha atrás expresa del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, algo que no ven factible, según confiesan con pesar, la aplicación del artículo 155 “es absolutamente inevitable, pero hay muchas dudas sobre cómo aplicarlo…” Dan por descontado la suspensión no sólo del presidente Puigdemont, sino de todo el consell de Govern, pero a renglón seguido añaden su preocupación por las muchas incertidumbres que se abren con esta situación anómala que están dispuestos a asumir con los apoyos de PSOE y C’s. Argumentan desde el entorno del presidente Rajoy que el relevo del president y los consellers no garantiza automáticamente el control del Gobierno autonómico de Cataluña, aunque el Ejecutivo tenga ya sobre la mesa informes elaborados en todos los ministerios sobre cómo llevar el día a día en cada una de las consejerías. Les preocupa la actitud de viceconsejeros, directores generales y altos funcionarios que han llegado a sus puestos de la mano de unos políticos y sus objetivos. “Podemos encontrarnos con que no colaboren o, incluso, entorpezcan la labor de los nuevos administradores”, previene uno de los más estrechos colaboradores de Rajoy.

A 48 horas de la más que probable aplicación definitiva del artículo 155 de la Constitución, que establece que “el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la comunidad autónoma y en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”, Rajoy tiene serias dudas sobre el alcance de la suspensión que comportaría  la aplicación de ese artículo que el legislador, deliberadamente o no, redactó con tanta ambigüedad.Precisamente por todos esos interrogantes, el entorno de Mariano Rajoy se aventura a pensar en un periodo breve y coyuntural de suspensión de la autonomía, hasta desembocar en unas elecciones autonómicas. Sin embargo, aquí vuelven a asaltarles las dudas: ¿colaborarían todos los alcaldes catalanes en la preparación de esas hipotéticas elecciones o las boicotearían desde su responsabilidad de comunicación de censos, sorteos de responsables de las mesas, apertura de colegios electorales, etcétera?

Si se cumplen los augurios del entorno del presidente del Gobierno, el jueves 19 expiraría el último plazo concedido a Puigdemont y se activaría el artículo 155. Desde ese momento, en apenas 5 días hábiles (mediada la semana próxima) el Gobierno catalán podría estar ya suspendido de sus funciones. Sólo la rectificación de Puigdemont o la convocatoria de elecciones anticipadas en Cataluña, con la previa disolución del Parlament (competencia exclusiva del presidente de la Generalitat) podrán frenar la entrada en vigor del artículo 155, según los cálculos del Ejecutivo.

Publicidad