21-D / Moncloa teme que el expresident intente votar en Cataluña

Puigdemont no podrá votarse a sí mismo

0
Videoconferencia desde Bruselas con Carles Puigdemont y Lluis Puig en los momentos finales del mitin de Junts per Catalunya en Terrassa
Videoconferencia desde Bruselas con Carles Puigdemont y Lluís Puig en los momentos finales del mitin de Junts per Catalunya en Terrassa. Toni Albir / Efe

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha reiterado su disposición a ser detenido si tiene la posibilidad de ser presidente, pues, en ese caso --asegura-- correría el riesgo. No lo ha corrido hasta la fecha para poder ejercer su derecho al voto y solamente esa aparición por sorpresa en su colegio electoral el 21-D, la que tanto teme el gobierno de Mariano Rajoy, podría permitírselo. Para evitarlo se ha reforzado la presencia policial en todos los pasos fronterizos.

Agotado el plazo para emitir el voto por correo (se cerró el pasado 11 de diciembre), la única posibilidad que tendría Puigdemont sería acudir a una embajada o dependencias consular para votar el próximo jueves. Eso supondría asumir exactamente el mismo riesgo que en su colegio electoral, en Girona, puesto que, como aclara un alto cargo del gobierno del PP, “embajadas y consulados alrededor del mundo son territorio español y en ellos hay representación de las fuerzas de seguridad del Estado, que estarían obligados a proceder a la detención de Puigdemont”.

Tras la retirada, por parte del juez Pablo Llarena, de la euroorden que dictó en su día la jueza Carmen Lamela, para reclamar la entrega a España de Puigdemont y los cuatro exconsellers del gobierno catalán por parte de la Justicia belga, el exmolt honorable puede moverse con libertad por Bélgica y por cualquier otro país del mundo, excepto por España, donde, de ser localizado, sería detenido y puesto a disposición judicial.

Con este panorama, los miembros del Ejecutivo consultados por este diario apuestan a que Puigdemont no va a arriesgarse a ser detenido en ninguna embajada ni consulado. “De hacer algún movimiento”, asegura un miembro del Ejecutivo, “lo hará en España y, concretamente, en su tierra, algo que le daría mucha más notoriedad e iría en la linea de desestabilizar la jornada electoral”.

Con todo y más allá de las sospechas gubernamentales, no parece que Puigdemont vaya a conseguir votar a la lista que encabeza el próximo 21-D. Si lo hace, eso sí, tendrá garantizada toda la notoriedad e incluso la expectación de la jornada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.