Primer tropiezo de la recuperada unidad de acción del bloque soberanista catalán

Imagen aérea de la salida de la primera edición de la Barcelona World Race, el 6 de noviembre de 2007
Imagen aérea de la salida de la primera edición de la Barcelona World Race, el 6 de noviembre de 2007. / Barcelona World Race (@BXR_2018 / Twitter)

La inestabilidad política que vive Cataluña ha venido a poner en peligro la recién reconstituida unidad de acción del independentismo catalán, lograda tras el encarcelamiento de Jordi Turull, y otros responsables políticos del procés, y la detención de Carles Puigdemont en Alemania.

El detonante ha sido el anuncio hecho por la Fundación Navegación Oceánica Barcelona (FNOB) de la suspensión de la regata de vela Barcelona World Race, que debía comenzar el 12 de enero de 2019. Siete equipos habían confirmado ya su participación en la cuarta edición de la prueba y otros 11 estaban completando su presupuesto para inscribirse en la carrera.

Publicidad

La FNOB ha esgrimido dos razones principales para cancelar la prueba: por un lado, la falta de apoyo a la misma en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), debido a la crisis política que vivió España con dos elecciones generales en menos de un año. Esto hace que no existan beneficios fiscales para los patrocinadores.

Por otro lado, también ha contribuido “el clima de indefinición institucional y falta de estabilidad política que vive nuestro país”. La FNOB ha anunciado que ya ha comenzado los trabajos para asegurar la celebración de la edición 2022-2023.

Tras el anuncio, y ante la referencia a la falta de apoyo institucional denunciado por el patronato, el equipo municipal que preside Ada Colau ha sido objeto de duras críticas por parte de las fuerzas independentistas. Alfred Bosch, presidente de ERC en Barcelona, ha acusado a la alcaldesa de estar “acabando con los proyectos y eventos que nos proyectan al mundo. Se ha hecho otro paso atrás en la desaparición de los eventos internacionales en la ciudad”.

Maite Fandos, representante del PDeCat en el consistorio barcelonés, ha denunciado la “falta de interés” de Colau y su equipo en “pruebas deportivas de reconocido prestigio internacional” como la Barcelona World Race, que parte de la capital catalana y vuelve a ella tras dar la vuelta al mundo. Ha agregado la concejala que esta actitud se ve lamentablemente reforzada por la “fobia” que siente el Gobierno de Mariano Rajoy ante cualquier iniciativa que mejore la imagen de Cataluña en el escenario internacional.

Desde el PSC, Jaume Collboni achaca este fracaso a la “falta de liderazgo” de Colau, a la que acusó de dar “un paso más para desmantelar la promoción económica internacional” de la capital catalana. También indicó que la alcaldesa rechaza este tipo de eventos, porque considera que son elitistas. El socialista ha agregado que la Barcelona World Race llevó a la ciudad a más de 36.000 personas, durante la edición de 2014, y que el evento aportó 23 millones de euros a la economía barcelonesa.