Vuelve la máxima tensión entre la dirección de Podemos y Anticapitalistas

  • Camargo asegura que la actual dirección de Podemos no acepta críticas
  • De momento, no está sobre la mesa una ruptura de Anticapitalistas con Podemos

Si hace unos días resaltábamos el perfil de estadista, el tono moderado y sosegado del líder de Podemos, Pablo Iglesias, hoy, en una entrevista en la Cadena SER, ha vuelto el Iglesias más tenso, el que eleva el tono y evidencia su cabreo. El tono, en una política mediatizada hasta los límites, tiene hoy mucha importancia. Y la periodista estrella de la SER, Pepa Bueno, ha comprobado cómo, en más de una ocasión, Iglesias le ha espetado a que no le interrumpiera y le permitiera responder sin cortes a las cuestiones que se trataban.

Respondiendo a la propuesta del PSOE de que los candidatos a cargos institucionales tengan que jurar lealtad a la Constitución en plena crisis de formación del Govern en Catalunya, Iglesias ha deplorado esta idea socialista, asimilando esta medida con las dictaduras y no con las democracias en las que se puede poner en duda el orden constitucional: “sería como si los profesionales de la información mostraran lealtad a su empresa”. Como si Bueno hubiera tenido que mostrar su lealtad ante PRISA, se sobreentiende… Tensión. Quizás la radio no permita visualizar los gestos y muecas de los que participan, pero hay sensaciones que se evidencian.

Y es que ha vuelto el Iglesias duro, el que habla a la interna, el secretario general de un partido que, ahora mismo, se está cuestionando sobre su liderazgo –desde ayer casi medio millón de personas deciden si Iglesias y Montero seguirán al frente de la organización–; el que, sin pelos en la lengua, echa en cara a los periodistas sus malas paxis profesionales: fotos de la casa recién adquirida por él y por Montero antes de que la pareja se haya mudado a ella, paparazzis que le persiguen en sus desplazamientos por la ciudad, publicaciones de ecografías de los futuros hijos de la pareja… “No quiero que la infancia de mis hijos se desarrolle en estas circunstancias”.

Pero, el tono es muy relevante y, ahora, Iglesias, se encuentra en pleno “revocatorio” de su liderazgo. Asume el tono de líder de partido es el que se impone, no el del parlamentario, no el del estadista que opta a presidir el Estado. Marca el tablero de la disputa: o conmigo o con la caverna mediática. Debate a la interna, mensajes al censo de inscritos. Y Anticapitalistas, crítico con el proceso llama a la no participación.  En pleno debate de enmiendas de los Presupuestos Generales del Estado, en plena crisis de gobernabilidad de Catalunya, cuando el exministro Eduardo Zaplana pasa la noche en el calabozo, la mayoría de la entrevista en la SER a Iglesias ha versado sobre la consulta interna. Podemos, protagonista por sus problemas internos, cuando se debaten algunos de los mayores problemas del país.

Iglesias, Monedero, ‘Kichi’

Y en este bloque mayoritario de la entrevista en máxima audiencia, la relación con el sector Anticapitalistas dentro de Podemos se ha llevado la palma. Iglesias se ha referido a las recientes palabras de José María gonzález ‘Kichi’, el único alcalde específicamente de Podemos de una ciudad importante, Cádiz. Previamente, el alcalde, de la corriente Anticapitalistas, había respondido en una carta a Juan Carlos Monedero, fundador del partido pero actualmente sin cargo orgánico, tras unas declaraciones de este en las que recriminaba al gaditano que los anticapitalistas “aprovechen esta situación para intentar crecer posiciones”. “Apoyan la independencia en Catalunya, que nosotros entendemos que es un desliz, o callan cuando un alcalde suyo vende armas a la dictadura de Arabia Saudí o cuando se condecora una virgen, que lo entendemos porque en su función de alcalde tiene que hacerlo”, afirmó, Monedero, en alusión a González.

La respuesta de ‘Kichi’ a Monedero no se hizo esperar y en una carta abierta en La Voz de Cádiz le recordaba: “A ti, que tocabas palmas y cantabas algo parecido difícilmente a una alegría extraña y burlona en tus mítines en Andalucía, me quedé con ganas de decirte que a la gente de Cádiz y de Andalucía nos molesta como una ardentía que imiten nuestro acento, que toqueteen nuestro arte con descuido, con malaje”. Duro ‘Kichi’. La misiva del alcalde andaluz prosigue enumerando algunas situaciones en que la prensa se ha entrometido en momentos íntimos de su vida, reconociendo “una columna muy malaje en la que se toqueteaba la vida de toda mi familia incluidos mis hijos que tienen una edad ya, Juan Carlos, en la que los niños se enteran de todo, eso tiene mucha malaje. Nada me dolió más que eso”.

Más adelante, en el texto, ‘Kichi’ parece hablar, secundariamente, con su secretario general, Iglesias, aunque su interlocutor directo, en la carta pública, sea Monedero. “La gente me ve tantas veces por la calle que ya formo parte del paisaje y eso me hace recuperar una especie de íntima popularidad, popularidad no de famoseo sino de pueblo”. “Nada de eso perturba mi vida, de momento, por eso quizás no he sentido la necesidad de irme lejos”, le dice a Iglesias, o a Monedero, asegurando que ser alcalde es de las “cosas más duras que me ha tocado vivir”, por cuestiones como “la última persona sin hogar que se te murió en la calle”. “Que se te murió, Juan Carlos, porque las personas sin hogar cuando eres alcalde o alcaldesa no se mueren, se te mueren”, asevera.

“Has dicho que yo vendo armas a la dictadura de Arabia Saudí, como si tuviera un arsenal en el Ayuntamiento o en mi casa de 40 metros cuadrados, yo no tomo decisiones sobre lo que fabrica Navantia”, explica, informando: “Hemos encargado un estudio para ofrecer una alternativa completa a la industria de la guerra en Cádiz, hemos trabajado mano a mano los colectivos y los trabajadores y trabajadoras para ofrecer una alternativa a la industria de la guerra, seguiremos en esa línea y exigiendo la reindustrialización sostenible de nuestra tierra”. “Yo puedo haber incurrido en contradicciones en mi gestión, con mi mera opinión sobre la carga de trabajo militar o la condecoración de la patrona de la ciudad, pero nunca lo hice para beneficio propio, lo hice para, si me equivocaba, equivocarme con mi pueblo”, prosigue, dejando abierto a qué aspecto concreto se refiere con estas palabras.

Y vuelve a escoger, parece, a Iglesias como interlocutor: “Teófila fue alcaldesa de Cádiz más de 20 años viviendo en un chalé fuera de Cádiz. ¿Por qué crees que son tan jartibles con esto del domicilio de los de Podemos?”. Se responde a esa misma pregunta: “La gente está dispuesta a perdonarnos que nos equivoquemos con casi todo, que nos pasemos de rojos, que nos quedemos cortos de rojos, que nos pasemos de puros, que asumamos contradicciones, pero difícilmente nos van a perdonar que nos equivoquemos de bando, porque, como tú y yo sabemos, diga lo que diga Ciudadanos, hay muchas Españas y nosotros nos debemos a la de la gente humilde“. Cambiarse de bando, ¿hacia quién dirige esas palabras?

Volvemos a la entrevista de la SER. Iglesias ha interpelado a su alcalde con los siguientes argumentos: “Siempre he defendido a ‘Kichi’, incluso cuando no entendía la decisión de dar una medalla a una virgen de madera”. También ha hecho referencia a cuando, en una entrevista con Jordi Évole, le vio tragar saliva ante el famoso periodista por lo de Arabia Saudí… “Cuando Anticapitalistas respaldaba la independencia de Catalunya y ‘Kichi’ dijo que se equivocaban, lo entendí, porque actuó como alcalde; cuando quisimos hacer un encuentro para buscar una solución al conflicto catalán, Kichi me dijo que no podía permitir hacerlo en Cádiz y se hizo en Zaragoza “, ha añadido. “Le he defendido siempre, si quiere criticarme, tiene todo el derecho a hacerlo, si quiere votar para que dimita, tiene el derecho, pero él, seguirá contando con mi apoyo”, ha ofrecido, Iglesias, al gaditano.

Tensión entre Anticapitalistas y ‘pablistas’

La tensión en el seno de Anticapitalistas es evidente. Así como la existente entre la dirección estatal de Podemos y este sector más izquierdista de la formación. Hace meses, un comunicado de Anticapitalistas en el que se dejaba entrever una suerte de reconocimiento a la República Catalana llevó a Iglesias a advertir que Anticapitalistas se situaba fuera de la organización. A mediados del mes pasado, Anticapitalistas decidía no formar parte de las primarias ganadas por Íñigo Errejón para escoger la lista de la formación morada a las autonómicas madrileñas del año que viene. Desde entonces, las críticas de este sector a la decisión de Iglesias y Montero de preguntar a las bases por un tema que consideran “estrictamente personal” han sido constantes.

Así lo hace saber a cuartopoder.es, Raúl Camargo, portavoz de esta corriente y diputado en la Asamblea de Madrid. Preguntado sobre si el líder de Podemos ha sido duro con los Anticapitalistas en las declaraciones a la Cadena SER, responde: “No es ninguna novedad, llevan siendo así de duros mucho tiempo, ya nos purgaron de Madrid, con lo de Catalunya nos dijeron que estábamos fuera…”. Para este diputado autonómico, la actual dirección de Podemos “no acepta la crítica, en este caso, tampoco”, lo cual considera “muy triste”. “Cualquier crítica, realizada de forma correcta, no se puede tomar como un ataque”, considera, añadiendo: “No se puede construir una fuerza política sana de esta manera”.

Este portavoz anticapitalista añade: “Seguiremos planteando nuestras posiciones y las advertencias y amenazas de gente como Monedero, no nos van a hacer bajar la cabeza, todo lo contrario”. “Fuimos una pieza imprescindible para el nacimiento de Podemos, es una organización que sentimos nuestra y diremos siempre lo que pensamos”, prosigue. Camargo asegura que, hoy en día, “no está sobre la mesa la idea de romper con Podemos, seguimos en Podemos”, pero reconoce que es un momento de mucha tensión entre esta corriente izquierdista y la actual dirección: “Es un momento muy tenso, pero han habido otros muchos desde el principio, ya en Vistalegre I aplicaron una norma para echarnos fuera, pero aguantamos y aquí seguimos”.

Contexto complicado

El momento y contexto son complicados. A la interna, el sector de Errejón ha cerrado filas oficialmente en torno al apoyo a Iglesias y Montero. El propio Errejón, en declaraciones a los medios, así lo demostró. Esto viene a pocas semanas de una guerra interna sobre cómo y cuándo se debían celebrar las primarias madrileñas que se cerró con el acuerdo de candidatura unitaria entre el sector de Errejón y de Ramón Espinar, secretario general de Podemos Comunidad de Madrid, próximo a Iglesias. Los Anticapitalistas, como decíamos, quedaron fuera de este proceso. Por otro lado, a pesar de este posicionamiento de Errejón, las redes sociales echan humo, canales públicos y privados. Muchos afines al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid están descontentos con la consulta.

En las bases de Anticapitalistas, como decíamos, nerviosismo y tristeza. Esta corriente ya ha convocado su tradicional universidad de verano, se celebrará desde el 21 al 26 de agosto en La Granja (Segovia). La continuidad en Podemos, ahora, no está en duda, pero las voces críticas aumentan. Una universidad de verano donde, durante varios días, los simpatizantes debaten y se forman sobre diferentes temas políticos. Es la universidad previa al inicio de un año electoral y debatirán sobre qué estrategia seguir: municipales, autonómicas en la mayoría de comunidades y europeas. Y también andaluzas. En Andalucía el control del partido es de Teresa Rodríguez, anticapitalista. Donde Rodríguez negocia una confluencia especial con la IU de Antonio Maíllo. Rodríguez, quien viene pidiendo mayor autonomía del partido en Andalucía con respecto a la dirección estatal.

Mientras tanto, en Madrid, Anticapitalistas, que no participó en las primarias de Podemos Comunidad de Madrid, busca “crear unidad popular con otras organizaciones sociales y políticas desde abajo”, tal y como describe Camargo. En esta línea, IU Madrid ya ha empezado un proceso de confluencia en diálogo con otras organizaciones, entre las que se encuentra Anticapitalistas. Esto en ningún momento excluye a Podemos. Todo podría cerrarse en Madrid con un acuerdo final de una candidatura unitaria, con primarias conjuntas o sin primarias conjuntas, negociando puestos en las listas una vez IU, junto a otras organizaciones, hayan celebrado sus propias primarias. A nivel estatal, los secretarios de Organización de Podemos, Pablo Echenique, e IU, Ismael González, siguen negociando el acuerdo marco para las confluencias del año que viene. La consulta sobre la permanencia o no al frente de Podemos de Iglesias y Montero llega en un momento sumamente delicado para las izquierdas.

Publicidad