Abusos sin eufemismos: si has hecho algo de esto, has cometido violencia sexual

No ligaron, las acosaron. No la besó, la forzó. No la acarició, la manoseó. No se arrimó, abusó. No follaron en un portal, la violaron. La Federación de Mujeres Progresistas (FMP) ha lanzado la campaña 'Cortando con la violencia sexual', donde se refleja sin eufemismos los abusos que sufren muchas mujeres. Proponen un cambio de enfoque. No salen víctimas, salen espacios, palabras y, por último, un potente mensaje: "Si has hecho algo de esto, has cometido violencia sexual. Y no te confundas.El único responsable eres tú". Es una campaña dirigida a los hombres.

La FMP ha decidido presentar la propuesta a la prensa en un lugar simbólico: la sala Equis de Madrid, un antiguo cine porno reconvertido en espacio cultural. Está dirigida principalmente a los jóvenes, por lo que han escogido el formato audiovisual, con un vídeo producido por Cuatro Tuercas, que pretenden viralizar en redes sociales.

Publicidad

"No todos los hombres agreden, pero todos los que agreden son hombres", ha explicado Yolanda Besteiro, presidenta de la federación. A las mujeres se las educa para no ser violadas ("No vayas sola por la calle", "no hables con chicos", "no bebas), lo que acaba generando un sentimiento de culpa cuando se produce una agresión. Esta campaña pretende dirigirse al verdadero responsable sin eufemismos ni excusas, ellos, que han crecido pensando que pueden "decir, hacer y tener lo que quieran". El que la sigue, no la consigue, la acosa.

Durante la preparación de la campaña, se ha preguntado y discutido con dos grupos de jóvenes de tres institutos, dos en Madrid y uno en Salamanca. Sus percepciones permitieron ajustar el mensaje con algunas sorpresas que se encontraron los entrevistadores. "Las chicas tienen más miedo a sufrir violencia sexual de lo que pensamos", argumentaba Yolanda Mateo, responsable del proyecto, que también advirtió que las adolescentes "sufren actitudes de violencia y no saben a quién contárselo". La experta ha alertado de que en esas franjas de edad "la escala de violencia es muy rápida", incluso cuando las relaciones son poco duraderas.

También se encontraron que los chicos muchas veces "no son conscientes de la violencia sexual que realizan" sobre sus amigas, novias o jóvenes que conocen en discotecas o durante un botellón. Por eso, era importante resaltar los espacios donde se ejercen esos abusos, que nada tienen que ver con un callejón oscuro: son tocamientos en el metro, en la propia aula, en un parque tras beber o en una cama. La mayoría de los agresores están en los entornos. Por eso, hay que ayudar a los jóvenes a reconocer esas actitudes, señalándola sin tapujos: un beso sin correspondencia es un beso forzado, acariciar sin permiso es manoseo, piropear por la calle es acoso, insistir a una mujer hasta que cede a tener sexo sin deseo es una violación. Nada es banal ni carece de importancia, ni se soluciona con un "solo estábamos ligando" o "eres una exagerada", excusas que ellas suelen oír.

Las expertas han insistido en que ante la ausencia de la educación afectivo-sexual, los chicos sacian su curiosidad en el porno, las redes sociales o las películas, haciéndose ideas equivocadas del sexo y el amor que se traducen después en comportamientos. Mateo alerta de que cuando ellos sí reconocen algunas de estas actitudes en sus compañeros, "no saben qué hacer, ni qué argumentos usar para decirle a su amigo que lo está haciendo mal". Por tanto, el mensaje también interpela a los entornos, a lo social, a las posibles 'manadas': "Está en su mano elegir. Ellos son los responsables de optar por la alternativa. Es su única responsabilidad", ha argumentado Besteiro.

El secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, ha sido el último en intervenir en el acto y ha anunciado que próximamente se lanzará una encuesta estatal sobre percepción de la violencia sexual que permita ver la magnitud de este fenómeno.