Los papeles que han llevado a la detención de Zaplana

  • Los documentos que inculpan al exministro de Trabajo en la era de Aznar fueron hallados en un falso techo en un piso de Valencia
  • La indagación ha permanecido declarada secreta y se está desarrollando en coordinación con la Fiscalía

Marcos Benavent, más conocido como ‘el yonki del dinero’ y el que fuera hombre de confianza de Alfonso Rus, ha sido el encargado de entregar lo papeles que han llevado a Eduardo Zaplana a ser detenido por la Guardia Civil. Los documentos que inculpan al exministro de Trabajo en la era de Aznar fueron hallados en un falso techo en un piso de Valencia, mientras se desarrollaban unas obras.

Los documentos fueron encontrados, al parecer, por un imán sirio en la realización de las obras de la vivienda. Éste, a su vez, los entregó a Marcos Benavent, quien los ha llevado a la justicia. La documentación encontrada son unos esquemas, hechos a mano presumiblemente por Eduardo Zaplana, y que recogen movimientos ilícitos de dinero. Zaplana, ahora detenido, está siendo investigado por blanqueamiento de capitales y un delito fiscal.

La entrega de estos documentos no es reciente, sino que, como informa Europa Press, el dossier de información se entregó en 2015, durante la investigación del caso Imelsa. Ahora, forman parte de una investigación llevada a cabo por el Juzgado de Instrucción nº8 de Valencia. La indagación ha permanecido declarada secreta y se está desarrollando en coordinación con la Fiscalía.

Publicidad

Entre la documentación presentada, también se encuentra información relativa a la concesión de las ITV y del Plan Eólico diseñado durante la etapa de Zaplana al frente del Gobierno valenciano.

No es la primera vez que Benavent entrega información en investigaciones de corrupción. Él también estuvo investigado por ser el gerente de la empresa Imelsa, empresa imputada en la causa Gürtel por haber pagado casi 35.000 euros a implicados en la red de corrupción.

Quién es Marcos Benavent

Marcos Benavent se convirtió en clave por ser el chivato en la Operación Taula, presentando ante la justicia centenares de grabaciones con las que se abrió investigación y se finalizó con la imputación de 24 personas, entre ellas diversos cargos del PP valenciano como Alfonso Rus o Rita Barberá, quien estuvo investigada por las informaciones contenidas en la documentación.

En 2015, durante la investigación de la Operación Taula, declaró que era «un yonki del dinero» y que se «había llevado de todo» durante esos años. También amenazó: «Va a salir mierda a puntapala» cuando decidió ser confesor y colaborar con la Justicia en los casos de corrupción valenciana. Sus audios fueron una de las pruebas clave para imputar a Alfonso Rus. En ellos, se escuchaba al político del PP contando «los dos millones de pelas» procedente, presuntamente, de pagos de comisiones irregulares.