El Supremo procesa por rebelión a Puigdemont y a la cúpula independentista

2

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado el procesamiento por los delitos de rebelión, desobediencia y malversación de caudales del expresident Carles Puigdemont y del resto de la cúpula independentista, compuesta por otros 14 investigados. Según los magistrados es “suficientemente razonable” pensar que existió “un alzamiento” con un uso “torticero” del poder para conseguir la independencia de Cataluña al margen de la ley.

Los tres magistrados de la sala han rechazado los recursos interpuestos por los 15 imputados contra el auto de procesamiento del juez Pablo Llarena y han hecho firme la acusación por rebelión contra Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sánchez y Raül Romeva. Según el auto, aunque “la violencia deba estar presente” cabe “una rebelión sin armas” o que “la aplicación de la Ley penal no puede quedar aparcada con la excusa de que también se pretendía alcanzar un objetivo político”.

El auto consigue la inmediata inhabilitación de Puigdemont y Junqueras como diputados, así como de todo cargo público debido a que el procesamiento es firme. Esta inhabilitación afecta a los líderes del procés que se encuentran en la cárcel y a aquellos que están en búsqueda y captura. No dejan sus escaños, pero son apartados hasta que se dicte la sentencia, cuando, en caso de condena, se dictará la duración de la inhabilitación para cada uno de ellos.

Publicidad

Los magistrados también indican en el auto, respecto al referéndum del 1 de octubre, que “el derecho a votar no se ejerce en cualquier momento, de cualquier manera y sobre cualquier aspecto, sino con arreglo a la Ley”. Aunque la sala de apelaciones defiende a la acusación por rebelión, no cierra la puerta a que las partes puedan acusarles finalmente por delito de sedición, penada con menos años de cárcel.

Además, los jueces contestan también a una petición de libertad Jordi Cuixart, preso de manera provisional en Soto del Real desde octubre. El líder independentista argumentó que su encarcelamiento hacía daño a sus hijos menores de edad. Los magistrados consideran que estos daños a terceros no son “deseables”, pero argumentan que son una consecuencia inevitable de la prisión.

2 Comments
  1. LDMuras says

    Y a Puigdemont y los otros los quemaran en efigie como en las épocas de
    la inquisición?

  2. ninja45 says

    Lamela dijo que garantizaba a Bélgica los derechos de Puigdemont. Mentira podrida.
    España, ahora mismo no es garantia nada, pues un «Govern» elegido en las urnas fué
    destituido y encarcelado por un Gobierno oligárquico, digno de cualquier dictadura
    tercermundista, formado mayoritariamente por fascistas y corruptos en estrecha
    colaboración con una Fiscalia que «afina» en manos de la extrema derecha de Vox,
    una Injusticia Española totalmente politizada y un Tribunal Inconstitucional
    anclado en la época de Franco. La Audiencia Nacional es la heredera directa del
    «Tribunal de Orden Público» franquista. Y luego afirman descaradamente que no son
    presos políticos, cuando los tratan peor que a delincuentes barriobajeros, por
    escuchar la voz del Pueblo de Cataluña a la que representan. El impresentable
    Zoido dijo: «Nadie va a dar lecciones a España de separación de poderes». Si los
    hubiera, ni Cuixart, ni Sanchez, ni nuestros «consellers» estarían en prisión.
    Puigdemont: «Un Gobierno democrático hubiera negociado». De hecho, muchos de los
    encarcelados eran cabeza de lista en las elecciones del 21-12. Eso da una idea del
    talante «democrático» de estos memos fascistoides. Cuánto antes nos libremos de
    ellos, mejor para todos. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.