¿Qué suponen para la igualdad los permisos de paternidad intransferibles?

El Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad equiparar los permisos de maternidad y paternidad. Todos los grupos han mostrado su apoyo a la proposición no de ley de Unidos Podemos que plantea unos permisos de paternidad y maternidad iguales, intransferibles y pagados al 100%. El PP, que vetó la propuesta en dos ocasiones por suponer un incremento del gasto, ahora ha asegurado que apoyaba el contenido de la medida y ha aprobado la iniciativa desde la oposición.

Pero, ¿qué supondrá la medida para los progenitores? Después del nacimiento o la adopción, ambos tendrán 16 semanas libres que no pueden cederse, sino que se conciben como un derecho individual. Las dos primeras semanas son obligatorias y las cuatro siguientes también, pero podrán usarse en cualquier otro momento del año. Las últimas seis semanas serían voluntarias y también se tendría que hacer uso de ellas en el año.

Aun así ahora empieza el período de enmiendas donde la propuesta podría modificarse. Para empezar el PSOE ha hablado de “remuneración adecuada”, en lugar de pagados al 100% como defiende Podemos. Por otro lado, Ciudadanos ya presentó su propia propuesta en la que los permisos no eran intransferibles, sino que se concebían como un derecho de la pareja. La diputada de Ciudadanos Patricia Reyes ha explicado que tienen una proposición de conciliación con medidas como extender el permiso a 34 semanas y que esperan reunir apoyos. Es probable que la iniciativa choque con la planteada por la formación morada.

Publicidad

La Plataforma por los Permisos Igualitarios e Intrasferibles (PPiiNA), compusta por un centenar de asociaciones, lleva años defendiendo la necesidad de implantar esta medida para conseguir una sociedad más igualitaria. ¿Por qué es importante?

Corresponsabilidad en los cuidados y tareas

Las madres no suelen transferir los permisos al padre, aunque pueden pasarle hasta 10 semanas de las 16 con las que cuentan –el padre solo tiene cuatro–. Este período frecuentemente lo utilizan las mujeres para amamantar. La experiencia internacional demuestra que cuando los permisos son transferibles los hombres no se los suelen coger. Si los permisos son intransferibles habrá una mayor corresponsabilidad por parte de los hombres en el cuidado de los hijos y, por extensión,en el resto de las tareas domésticas, defiende la PPiiNA.

Igualdad laboral para la mujer

La transferibilidad de los permisos, que suelen ser del hombre hacia la mujer, refuerzan la idea de que la mujer es prescindible en el mundo laboral, a diferencia del hombre. Si la mujer prolonga más que el hombre su baja maternal, supongamos, cuando ya ha dejado de amamantar el bebé –el 72% de los bebés de seis meses se alimentan con leche artificial o mixta– se expone a una larga ausencia del empleo con la que podría ser penalizada.

Con los permisos intransferibles habría una mayor igualdad efectiva en el ámbito laboral y se combatiría la discriminación laboral que sufren las mujeres por el hecho de ser madres. A ojos de las empresas, no sería tenido en cuenta si el trabajador es hombre o mujer porque ambos, en caso de ser padres, se ausentarían del trabajo, por ley, durante el mismo período de tiempo.

Una igualdad entre progenitores que se prolonga en el tiempo

La propuesta de Unidos Podemos también contempla la universalización del derecho a plaza en escuela infantil. Eso significa que los progenitores, independientemente se su nivel de ingresos, puedan acceder a una plaza de guardería con “horarios suficientes”. La dificultad de acceder a las guarderías provoca actualmente que uno de los progenitores, normalmente la mujer, se vea obligada a quedarse en casa cuidando al bebé.

Se evitará la transmisión de roles de género a los hijos e hijas

Se combate el rol de género de las madres cuidando a los bebés, mientras los padres se encuentran en el trabajo. Al tener una responsabilidad equitativa en el cuidado de los niños, la imagen que los progenitores proyectan a sus propios hijos e hijas cambiará. Con esta medida, los bebés tienen la opción de permanecer más tiempo en casa y el progenitor puede cuidar también en solitario, una situación que sin duda combate los roles de género.