IU, muy crítica con el acercamiento a Cs de Sánchez sobre el Valle de los Caídos

  • Ahora Sánchez recula en resignificar el Valle de los Caídos
  • IU recuerda a las miles de personas enterradas en Cuelgamuros y que el mausoleo fue construido por esclavos

La gira latinoamericana de Pedro Sánchez está resultando sorprendente por los anuncios que, sobre política estatal, está realizando desde la lejanía tras tantas semanas de silencio. Después de virar en el tema Llarena y asegurar desde Chile que es «una cuestión de Estado» la defensa del juez del Tribunal Supremo, Sánchez ha anunciado, tras reunirse con la hija de Salvador Allende, un viraje sobre el Valle de los Caídos.

«La opinión del Gobierno es que el Valle no puede ser un lugar que se deba resignificar, no puede ser un lugar de reconciliación. Tiene que ser un lugar de reposo, un cementerio civil para las víctimas de la contienda y el franquismo. Esa es la propuesta y la opinión del Gobierno», esta propuesta de Sánchez formulada desde Chile se acerca, paso a paso, a la de Ciudadanos. Crear un Arlington español, un cementerio civil que reúna tanto a las víctimas del franquismo como de la contienda. El cementerio de Arlington, en el estado norteamericano de Virginia, reúne a distintas víctimas de todas las guerras, desde la de Independencia, hasta la de Irak o Afganistán.

La responsable federal de Memoria Democrática de IU, Esther López Barceló, se muestra, consultada por cuartopoder.es, muy crítica con este nuevo bandazo del Gobierno. «Este cambio nos ha sorprendido para mal, además, lo hace desde fuera del país, lo que elimina cualquier posibilidad de interlocución y negociación», critica la dirigente de IU, que recuerda que la posición de la federación izquierdista es clara: «Se trata de terminar con el Valle de los Caídos y de recordar que ahí, además de estar enterrado el dictador y genocida Francisco Franco, hay enterradas miles de personas que dieron su vida por la democracia, de recordar que ese mausoleo fue construido por mano de obra esclava».

Publicidad

«De nuevo, parece que el PSOE no se atreve a garantizar los derechos y principios de verdad, justicia y reparación a las víctimas del franquismo. Nos parece muy preocupante que pueda pasar lo que ocurrió con la Ley de Memoria Histórica de Zapatero, que se quede a medias, sin afrontar los aspectos más importantes para las víctimas y para una democracia», advierte López Barceló, añadiendo: «Después de más de 40 años desde que muriera el dictador, creemos que ya es hora de que se asuma, con responsabilidad, una solución democrática a este aspecto, en el sentido que nos señalan las propias Naciones Unidas».

IU registró el pasado 29 de junio una proposición de ley de Memoria Democrática y Reconocimiento de las Víctimas del Franquismo y la Transición. En ella, se apuesta por la resignificación del valle de Cuelgamuros como un lugar de memoria antifascista, como se ha hecho en otros países de Europa en los que la lacra del fascismo actuó, entre otras muchas medidas más, tal y como contamos entonces en este medio. En un principio, el PSOE apostaba también por la resignificación del Valle de los Caídos. Los socialistas presentaron en una propuesta de reforma de la ley de memoria histórica para convertirlo en «un centro nacional de memoria, impulsor de la cultura de la reconciliación, la memoria colectiva democrática y la dignificación y reconocimiento de las victimas de la guerra civil y la dictadura». Ahora Sánchez dice que ese memorial deberá estar fuera de Cuelgamuros.

«Parece que Sánchez quiere ir de la mano de Ciudadanos, como en Andalucía, también en este aspecto, en vez de trabajar con las fuerzas de izquierdas para establecer una política seria de memoria democrática en la línea de lo que señala Naciones Unidas», advierte López Barceló, quien, preguntada sobre si con este nuevo bandazo socialista está en juego el voto de IU en relación con la exhumación de los restos del dictador, responde: «IU siempre estará a favor de la exhumación de Franco, es una de las medidas que exige la ONU y, además, una de nuestras exigencias históricas. Siempre hemos sido la primera fuerza en reclamarlo y es una responsabilidad que asumimos».