Sánchez propondrá una reforma constitucional para acabar con los aforamientos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que propondrá una reforma de la Constitución para suprimir los aforamientos que podría estar lista en 60 días de comienzo de su tramitación. El socialista recupera así la iniciativa que le 'robó' Ciudadanos la semana pasada y, de paso, le hurta el discurso de la regeneración con el que los naranjas le han intentado desgastar. El mensaje a las 'derechas' es doble. El debate sobre los aforamientos ha reaparecido gracias al 'caso máster' del líder del PP, Pablo Casado.

Si la semana pasada fue tensa para el presidente, este lunes ha decidido dar un golpe en la mesa y anunciar, en un discurso en Casa de América, que el Consejo de Ministros aprobará una propuesta de reforma constitucional para suprimir los aforamientos. El presidente prevé hacerlo de forma 'exprés' y en 60 días. Los socialistas se adelantan a los naranjas, que este martes iban a obligarles a posicionarse precisamente sobre esta cuestión mediante una moción en el Congreso.

SI la reforma constitucional se llevase a cabo, se pondría fin a un debate que lleva años en la calle y en las instituciones. Los aforados, entre los que hay políticos, presidentes autonómicos o jueces, ascienden a 17.621 (sin contar los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los que aumentaría a unos 250.000) y son cargos públicos que debido al ejercicio de su profesión son juzgados por un tribunal distinto al de cualquier ciudadano. En este caso, en el Supremo. Este anuncio coincide con el 'caso máster' en el que está inmerso el actual jefe de la oposición, Pablo Casado, cuya investigación ya está judicializada y que le habría llevado a la imputación si no fuera por esta protección.

Publicidad

El tema ya se planteó hace unos días en la Cámara Baja y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, aseguró que el Gobierno ya estaba estudiando cómo limitar esta figura, aunque se mostró menos contundente de lo que lo ha hecho el presidente del Gobierno este lunes. Delgado sí reconoció que el número de aforados es "excesivo" y que se contemplaba su limitación a su actividad como cargos públicos.

Sánchez no ha dado más detalles y los interrogantes tendrán que resolverse en los próximos días. Tendrá que explicar cómo será el alcance de esa supresión y si contará con el PP para esa reforma, un partido clave por ser el que tiene mayoría de diputados en la Cámara.

Un discurso europeísta

Ante la mayoría de sus ministros, Sánchez ha hecho un discurso europeísta, apelando además a los valores de la Revolución francesa, en un contexto en el que el que "se libra una batalla muy dura" por la defensa de Europa. Aunque ha reconocido que se cometieron "muchos errores"  en los 10 años de gestión de la crisis económica, el socialista está dispuesto a convencer a los "que han dejado de creer en Europa", a las puertas de las elecciones europeas

El presidente también ha apelado a los valores que, a su juicio, forman parte de la identidad de España (unión, convivencia, respeto, diversidad, integración...) frente a aquellos que ponen el "acento en las identidades que dividen y segregan". Con un discurso fuertemente social, en el que han tenido cabida desde 'Las Kellys' a los falsos autónomos pasando por las cuidadoras de personas dependientes, el presidente ha vuelto a poner su horizonte de cambio en 2030: "España necesita ganar una década".