Compensar la infrafinanciación valenciana en los PGE, clave para el apoyo de Compromís

  • Los diputados valencianos advierten a Sánchez que no puede dar por hecho su apoyo a los presupuestos
  • El grupo liderado por Baldoví es consciente de que no se puede reformar el sistema de financiación autonómico antes de la negociación de los PGE

Todos los focos están puestos en las conversaciones y mesas de negociación que el Gobierno socialista mantiene con Unidos Podemos en torno a los presupuestos. Sin embargo, el simple apoyo y acuerdo con el grupo parlamentario presidido por Pablo Iglesias no le es suficiente a Pedro Sánchez para sacar las cuentas del 2019 adelante. Las negociaciones están siendo complicadas y los cruces de llamadas entre los distintos grupos políticos, una constante. Tal y como informaba cuartopoder.es hace unos meses, la cuestión valenciana pide paso esta legislatura.

Si los independentistas catalanes de ERC y PDeCat aprietan con que su apoyo a los presupuestos estará relacionado con la salida de prisión preventiva de los presos políticos encausados por el 1-O y los pasos que se puedan dar, desde Valencia recuerdan su causa: la infrafinanciación de esta comunidad y el déficit de inversiones del Estado en Valencia, Alicante y Castellón. El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, lo deja claro en los plenos y sesiones de control al Ejecutivo desde que tuvo lugar la moción de censura que sacó de Moncloa a Mariano Rajoy. No permitirán que Sánchez se comporte como hizo el PP en relación a la "deuda histórica" que el Estado mantiene con las tierras valencianas. No le permitirán a Sánchez que haga "un Montoro".

Fuentes de Compromís en la Carrera de San Jerónimo aseguran a este medio que no hay abiertas unas negociaciones con el Gobierno de momento, pero que los contactos son continuados con integrantes del mismo y del Grupo Parlamentario Socialista. Saben que no es posible negociar y sacar adelante una reforma del sistema de financiación autonómico antes de los presupuestos. El Gobierno tiene que presentar unas cuentas a Bruselas antes del próximo 15 de octubre. Esto no quita para que desde Compromís sigan presionando al Gobierno para que se abra el debate pronto, en esta misma legislatura incluso, si Sánchez consigue terminarla o alargarla. La legislatura, por momentos, parece pender de un hilo.

Publicidad

Ya que no es posible abrir el melón de un nuevo sistema de financiación autonómica en los pocos días que quedan para que el Gobierno presente unas cuentas en Bruselas, estas fuentes de Compromís en el Congreso advierten a los socialistas que todavía no pueden contar con su apoyo, que no pueden darlo por descontado. Hay otras maneras de compensar el déficit de financiación e inversiones que padece la Comunidad Valenciana en relación con el Estado, explican a este medio. Quieren dejar claro que en las partidas presupuestarias se tiene que notar la solidaridad presupuestaria con las comunidades autónomas que peor financiadas están, como la valenciana. La cuestión valenciana pide protagonismo.

Una gran mayoría social de esta comunidad reclama una mejora en la financiación, un aumento en la inversión del Estado en este territorio y una solución a la “deuda histórica”, tal y como vimos hace algo menos de un año, en noviembre de 2017, en una multitudinaria manifestación en Valencia que unió a sindicatos, patronal, organizaciones sociales de diverso índole y partidos políticos.

“Somos solidarios con otras comunidades autónomas más ricas que la nuestra, y, además, somos cumplidores, y lo digo con la voz bien alta, somos cumplidores, gastamos menos por habitante que la media española en educación, servicios sociales y otros servicios que tenemos transferidos”, decía el portavoz valenciano, Joan Baldoví, desde su escaño el pasado mes de junio. “Nuestra deuda es de 46.000 millones. Cada valenciana y valenciano, cuando viene al mundo, debe 9.600 euros y esto es motivo de esa infrafinanciación”, añadía. “No puede hacer un Montoro. No le votamos para que hiciera lo mismo que el PP”, concluía su intervención Baldoví.

Además, el Govern del Botànic, formado por PSPV y Compromís, apoyado externamente por Podem, que lleva las riendas de la Generalitat Valenciana capitaneado por el socialista Ximo Puig y Mónica Oltra de Compromís, necesita mostrar a la población valenciana un cambio de actitud y de cifras ante la ciudadanía con respecto al PP. Las autonómicas están a la vuelta de la esquina. El Gobierno del PSOE, en su delicada maniobra para conseguir sacar adelante las cuentas del año que viene, tiene, también, que hablar valenciano.

Reunión entre Sánchez y Puig en Moncloa

Hoy se reúnen en Moncloa los presidentes español y valenciano, Sánchez y Puig. El segundo, reclamará al primero unas inversiones de entre el 10 y el 11% del total contempladas en los presupuestos del 2019. Una cantidad que se corresponde con el peso demográfico de esta comunidad en relación con España. Por su parte, Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, de Compromís, aseguraba ayer ante las preguntas de periodistas que tiene "esperanzas" de que Sánchez atienda las peticiones "justas y necesarias" que le va a trasladar el president de la Generalitat.

Además, para Oltra, hay otros asuntos troncales: la infrafinanciación, la regularización de la deuda, la falta de inversión, la fiscalidad o el pacto del agua. Puig también pondrá sobre la mesa de Moncloa asuntos como la cofinanciación de la dependencia, la homologación del personal sanitario de servicios sociales o una política común de atención a la infancia migrante no acompañada que llega a España. El gobierno de las izquierdas valencianas necesita mejorar la financiación e inversiones con respecto a lo que llega del Estado. Como decimos, las elecciones autonómicas y municipales están a la vuelta de la esquina.