Iglesias: “Patriotismo se llama República”

  • El secretario general de Podemos cierra la Uni de Otoño del partido con un discurso muy duro contra la monarquía
  • Especial relevancia al tema europeo, Iglesias ha estado acompañado de dirigentes de Bloco de Esquerda, Die Linke y La France Insoumise

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cerrado la Uni de Otoño que se ha celebrado este fin de semana en Madrid con un discurso crítico con la monarquía en el que ha puesto en valor el acuerdo llegado con el Gobierno esta semana sobre los presupuestos. En el acto de clausura, ha estado acompañado por la co-presidenta del partido izquierdista alemán Die Linke, Katja Kipping, la coordinadora del Bloco de Esquerda de Portugal, Catarina Martins y el eurodiputado de La France Insoumise, Younous Omarjee. La presentación ha corrido a cargo del responsable de la Secretaría de Europa y eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán.

Iglesias ha aprovechado el acto para poner en valor el acuerdo firmado esta semana con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en materia presupuestaria. "No ha sido nada fácil, nos han dicho de todo, han sido capaces de crear guerras internas", ha explicado, en relación con las presiones y comentarios vertidos sobre Unidos Podemos las últimas semanas, para, después, reivindicar: "Hay gente que alucina con el SMI de 900 euros, con haber conseguido para los ayuntamientos competencias en alquiler, las mejoras en ayudas a la dependencia, con que los ayuntamientos puedan usar superávit, ganado a pulso, para construir escuelas de educación infantil de los cero a tres años". El líder morado ha recordado que "todo esto ha sido posible porque en su momento dijimos que no al pacto de Rivera con Sánchez".

Pero el acuerdo todavía no está materializado, a la supervisión de Bruselas se le suma la negociación con otros grupos de la Cámara para que pueda salir adelante, hace falta sumar, números. "Ahora toca ganar esos números, para eso hay que hacer política". Y ha desvelado un secreto que le susurró Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos y cabeza de las negociaciones con el Gobierno: "Los pactos en política no tienen que ver con la proximidad ideología, tienen que ver con los diputados que tienes". Saca pecho Iglesias: este pacto ha sido posible, "porque tenemos 67 diputados". Las negociaciones satisfactorias de este pacto hacen cotizar al alza a dos figuras del partido, el propio Echenique e Ione Belarra, actual portavoz parlamentaria. Iglesias se lo ha reconocido y el auditorio de la Uni de Otoño se lo ha agradecido con una cerrada ovación para ambos.

Publicidad

"Toca dar un paso más, ese documento no es satisfactorio", reclama el líder de Podemos, para quien, la tarea inmediata es "revalidar los ayuntamientos del cambio, ganar más ayuntamientos, gobernar en más comunidades autónomas". En este último caso, ha realizado un reconocimiento expreso José García Molina, vicepresidente del gobierno castellano-manchego de Emiliano García-Page. Y, tras las batallas autonómicas y municipales, Iglesias marca el horizonte de las próximas generales: "Vamos a salir a ganar para tener más diputados, para que España sea un referente dignidad y antifascismo".

Entre la ironía y la socarronería y la dureza, se ha referido a las derechas y extremas derechas españolas. "La extrema derecha monárquica, anticatalanista, sabe mucho de protocolos", ha ironizado, tras la polémica suscitada tras la recepción real del 12 de octubre, en la que Sánchez dudó si quedarse junto a los reyes en el besamanos. "Si Pedro Sánchez estaba en el acto oficial del 12-O era porque en el Parlamento le elegimos presidente. Al rey de España no le ha elegido nadie", declaraba Iglesias, mientras el público enloquecía. Ha reclamado el patriotismo "de las cosas de comer", frente al "patriotismo de protocolo". El colofón final de esta reflexión ha sido: "Patriotismo se llama república".

"Mientras en la extrema derecha en España sigan preocupados por ver quién tiene más grande la bandera, estarán lejos del gobierno", ha ironizado sobre la batalla que mantienen PP y Ciudadanos, con la irrupción en escena, además, del neofascista Vox. A los tres, les ha dicho: "Sois lo que habéis sido siempre, fachas en favor de los privilegiados". "Que se dediquen a poner banderas, que para gobernar ya estamos nosotros", ha proseguido.

En relación con Europa, ha analizado: "La Europa de Salvini es hija de la de Merkel. Salvini es sólo posible porque existía Merkel. El neoliberalismo ha destruido las garantías sociales". Y ha alertado, ironizando sobre el nivel político de los debates generados por las derechas españolas, "puede que alguna vez, la extrema derecha empiece a leer". Frente a esto, previene: "Estamos contra Salvini, pero Salvini no es Berlusconi, es un drama". Ha mostrado preocupación porque "muchos votantes del M5E" mantengan el proyecto xenófobo de Salvini. "Hay que estudiar", ha animado a su miltancia. La receta contra la extrema derecha la ha situado en llegar al Gobierno: "Gobernando, siendo una alternativa al neoliberalismo". "Pensando en Italia es donde adquiere valor ese documento que hemos logrado firmar", ha continuado, refiriéndose al pacto de esta semana.

Duro también con la socialdemocracia y su asimilación neoliberal de las últimas décadas, duro con la tercera vía de Toni Blair y Gerhard Schröder. Y en esa tendencia política ha situado a Susana Díaz. "Pronto veremos en Andalucía el peor resultado de la historia del PSOE de Susana Díaz", ha dicho, advirtiendo, de cara a los comicios andaluces: "No salimos a negociar la investidura de Díaz, salimos a ganar y a hacer a Teresa Rodríguez presidenta".