Sánchez y Díaz: manual de arrumacos políticos para antes de unas elecciones

Fotos: EFE/Julio Muñoz

Atrás quedaron los enfrentamientos que hace dos años mantenían la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que acabaron viéndose las caras en las primarias del partido en mayo de 2017.

Publicidad

Pero en poco más de un año, las tornas han cambiado. Hoy Sánchez es presidente del Gobierno y Díaz se enfrenta a unas elecciones en diciembre. Este sábado, Sánchez ha acudido a Sevilla a apoyar la candidatura de la andaluza para los próximos comicios autonómicos. Una cita así exigía una escenificación de unidad en la que ambos no han escatimado gestos. “Estoy contigo, estamos contigo”, le ha dicho el presidente al principio de su discurso.

Publicidad

En política se suele decir que el poder actúa como un potente pegamento interno en los partidos y, en el caso del PSOE, así ha sido desde que Pedro Sánchez reconquistó la secretaría general y después, accedió a Moncloa por medio de una moción de censura. Por el momento, la grave fractura que arrastraba la formación desde el Comité Federal del 1 de octubre de 2016, en el que acabó de manera traumática la primera etapa de Sánchez al frente de la secretaría general, parece haber cicatrizado. Con el ciclo electoral que se avecina a nadie le interesa avivar cuestiones internas.

Este particular álbum de buenos gestos va en consonancia con la imagen que quiere proyectar la propia Díaz para esta campaña: positividad y alegría contra “los cenizos hablando de lo malo y de lo negro”.