Vox irrumpe en un parlamento autonómico que desea eliminar

  • La formación ultraderechista ha sido la sorpresa de la noche, sacando 12 escaños que no preveía ninguna encuesta
  • Ciudadanos también ha protagonizado una subida potente, pero sin llegar a sobrepasar a los populares

“Un solo gobierno y un solo parlamento para toda España”. Es la sexta medida que presenta en su programa estatal el partido Vox, que tras las elecciones andaluzas de este domingo tiene 12 escaños en el Parlamento autonómico. La formación ultraderechista ha sido la sorpresa de la noche junto a la posibilidad de que, por primera vez en 36 años, PP, Ciudadanos y Vox puedan arrebatarle el Gobierno al PSOE. Los naranjas también han protagonizado una subida potente, pero sin llegar a sobrepasar a los populares.

Durante las últimas semanas, Vox ha protagonizado parte de la campaña electoral gracias a los resultados de encuestas como el CIS, que le daban un escaño por Almería, y a la insistencia de Susana Díaz en saber si PP y Ciudadanos pactarían con la formación de ultraderecha. Sin embargo, ha sido con la encuesta realizada por la empresa de demoscopia GAD3 y publicada en ABC con la que han saltado las alarmas a última hora de la tarde del domingo. Pronosticaba de 8 a 10 escaños y se ha quedado corta. Finalmente han conseguido 12.

Publicidad

En la sede de la formación ultraderechista lo celebraban cantando “¡Adiós, Susanita, adiós!”. Ahora no necesitarán las referencias de otras formaciones para situarse en el debate político. Gozarán de los recursos y la visibilidad que dan los escaños para exhibir sus propuestas contra la inmigración ilegal o las organizaciones feministas. El líder autonómico, Francisco Serrano, ha advertido de que esta victoria histórica es el inicio de la “la reconquista” del resto de España. Vienen para quedarse.

Publicidad

Vox ha obtenido escaños en todas las provincias, aunque en Almería han conseguido convertirse en tercera fuerza con el 16,79% de los votos y dos diputados, una cifra que repiten también en Cádiz, Sevilla y Málaga. 

El aumento de Ciudadanos 

Tanto PP como Ciudadanos han abierto la puerta al cambio, aunque sea pidiendo el apoyo de Vox. De hecho, tanto Juan Marín como Juanma Moreno se han ofrecido candidatos a una posible investidura. “Presentaremos nuestra candidatura a la presidencia, vamos a gobernar y a echar al PSOE de la Junta”, ha asegurado Rivera, consciente de que su formación es la que más ha crecido frente a un bipartidismo tocado en el que el PP también mengua. Con este argumento, podrían intentar liderar el cambio en la Junta, aunque sean el tercer partido más votado.

El líder estatal ha aprovechado el escaparate andaluz para lanzar un mensaje en clave nacional, una estrategia que ha usado en toda la campaña y que ha funcionado: “Ya le ganamos a los separatistas en Cataluña, ahora lideraremos un gobierno de cambio en Andalucía. Y cuando Sánchez deje de esconderse y convoque elecciones, también les ganaremos en las urnas y lideraremos un gobierno constitucionalista”. Tanto él como Inés Arrimadas han apoyado a Marín durante toda la campaña.

El CIS ya auguraba un crecimiento importante de Ciudadanos. Si en 2015 consiguieron 9 escaños, este sondeo le daba entre 20 y 22. Finalmente han logrado 21 asientos en el Parlamento andaluz, que harán valer. Han mejorado resultados en todas las provincias andaluzas, con especial atención a Málaga (con un 19,80% de apoyo) y a Cádiz (20,88%).  Sin embargo, no han logrado sobrepasar al PP, que ha quedado en 26 diputados autonómicos.

Una victoria pírrica para el PP

La alegría que ha exhibido Moreno en su comparecencia tras los resultados contrastaba con la bajada en escaños. Si en 2015 obtuvieron 33 asientos en el Parlamento andaluz, cuatro años después han conseguido 26. La bajada también ha sido histórica. Sin embargo, se compensa con la ilusión de poder arrebatarle el trono andaluz al PSOE, algo que ninguna encuesta aseguraba.

También era un primer examen para Pablo Casado. Son sus primeras elecciones al frente de la dirección del PP nacional. Su giro a la derecha se ha dejado notar durante la campaña en cuestiones esenciales para Andalucía, como la recepción de migrantes. Llegó a decir que “o los inmigrantes respetan las costumbres occidentales o se han equivocado de país”.

Durante el domingo, aprovechó su discurso para hacer un guiño a los votantes de Ciudadanos y Vox, recordándoles que el PP quiere liderar “todo lo que esté a la derecha del PSOE”. Es decir, recuperar el espectro político que antes representaban en solitario y que ahora se ha fraccionado en tres partidos. La competencia en el próximo ciclo electoral será reñida entre las derechas.