Sánchez e Iglesias retoman la batalla de los presupuestos… y de la imagen

  • Si no consiguen el apoyo de los independentistas catalanes para las cuentas, Sánchez tratará de rentabilizar esa imagen
  • Miembros de la dirección de Podemos aseguran que están teniendo conversaciones con representantes del mundo independentista para pedirles “una profunda reflexión”

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, han puesto entre las prioridades en sus respectivas agendas un nuevo intento por aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Para empezar, Sánchez anunciaba anoche, en una entrevista concedida a la cadena televisiva Telecinco, que tiene previsto presentar las cuentas públicas y someterlas a la votación de la Cámara a partir del mes de enero.

Publicidad

Hace apenas unos días, el Ejecutivo tenía decidido no presentarlas si no contaban con los apoyos suficientes para sacarlas adelante. Se trataba entonces de evitar la imagen de debilidad que esa derrota parlamentaria ofrecería.

Publicidad

Este nuevo giro obedece, según fuentes próximas a Sánchez, a su intención de hacer un último intento por sacar las cuentas públicas y las medidas sociales que contienen, si los independentistas cambian su negativa a sentarse a negociar, tras constatar el ascenso de la ultraderecha y en un intento por frenar su avance. Sin embargo, si, como sospechan en el Ejecutivo, no consiguen el apoyo de los independentistas catalanes, Sánchez tratará de rentabilizar esa imagen y contrarrestar el mensaje recurrente de sus adversarios políticos de PP y C´s de que el gobierno tiene pactos secretos con el mundo independentista. Se trata de buscar la contradicción de la derecha , que en en Andalucía busca y bendice el apoyo a su gobierno de la ultraderecha de Vox, mientras critica alianzas oscuras del PSOE con los independentistas que, a la vista de la presumible derrota en el trámite presupuestario, no existen.

Desde Podemos, miembros de su dirección aseguran que están teniendo conversaciones con representantes del mundo independentista para pedirles “una profunda reflexión”, porque , según asegura uno de los consultados por cuartopoder.es, “de ellos dependerá  también el avance o no de la ultraderecha de VOX”. De momento no hay nuevas rondas públicas de contactos, como la que iniciara en su día Pablo Iglesias y que no surtió ningún efecto entre los dirigentes del independentismo catalán, pero sí ha habido conversaciones informales en las que los dirigentes de Podemos han expuesto sus opiniones y sus peticiones al mundo independentista catalán.  Por el momento, no ha habido reacción alguna por parte de los catalanes, pero las conversaciones se van a suceder en los próximos días. Desde el entorno fiel a Sánchez aseguran que también a su formación le toca hacer mucha autocrítica, pero que eso no está reñido en absoluto con los esfuerzos que están “obligados a redoblar para evitar que un partido como Vox acabe decidiendo el futuro de la política española gracias a su utilidad como comparsa parlamentaria del PP, de Ciudadanos o de ambos”.

La batalla por los presupuestos se va a retomar de inmediato, en cuanto pase el puente de la Constitución. Y transcurrirá  en paralelo a las negociaciones de la derecha, que por primera vez ha logrado sumar mayoría en el Parlamento Andaluz.