Los datos para desmontar a Vox en las sobremesas navideñas

  • Hay muchos datos y evidencias que desmontan su discurso contra la inmigración y el feminismo. En caso de que quieras desmentir sus afirmaciones, te ofrecemos los datos y te deseamos suerte

En estos días en los que pasamos muchas horas con la familia y los amigos, en las sobremesas que se alargan más allá de lo posible, es probable que acabemos hablando de actualidad política. El terreno es seguro pantanoso, pero la conversación es prácticamente inevitable. Probablemente toque hablar de Vox porque, aunque solo ha conquistado un 10% de los votos en Andalucía, su irrupción en un parlamento autonómico ha hecho saltar alarmas por sus ideas incendiarias, abiertamente discriminatorias y contrarias a los Derechos Humanos.

En esta conversación puede que nos llevemos alguna desagradable sorpresa –o quizás no tan sorpresa–. Quizás coincidamos con personas seducidas por las propuestas de Santiago Abascal y compañía, y decidan defender sus ideas. Ocurre, sin embargo, que el discurso de Vox está construido sobre falsedades y mentiras. Hay muchos datos y evidencias que desmontan su discurso contra la inmigración y el feminismo. En caso de que quieras realizar la labor tan encomiable de desmentir sus afirmaciones, te ofrecemos los datos y te deseamos suerte.

Publicidad

1. “Un país tiene que tener fronteras, al contrario de lo que ha venido diciendo Mariano Rajoy de que todos podemos circular libremente. Las alambradas, que sean sustituidas por muros”, Santiago Abascal.

La idea de “invasión” a España por inmigrantes de fuera de Europa es una de las ideas más defendidas por el partido de Santiago Abascal. Sin embargo, no se sostiene. En España hay 46 millones de personas, de las cuales solo cerca del 10% son extranjeros, según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE). El porcentaje aún se puede desglosar más: el 37,7% proviene de la Unión Europea, mientras que un 59,5% no es comunitario.

En esta frase Abascal se refiere, por un lado, a suspender el espacio Schengen, que supone la libre circulación de ciudadanos en Europa, que no depende ni de Rajoy ni de ningún Gobierno. Por otro lado, las alambradas de las que habla el líder de Vox ya son dobles o triples en algunos lugares y están reforzadas con concertinas. España en realidad incumple la normativa internacional al practicar las “devoluciones en caliente”, que significan expulsar al migrante negándole de inmediato el derecho a pedir asilo.

En cuanto a los muros, hoy en día hay 65 erigidos o en proceso de construcción en todo el mundo. Según expertos como Elisabeth Vallet, politóloga y geógrafa de la Universidad de Quebec en Montreal (Canadá) estas experiencias demuestran que los muros terminan finalmente por crear cuellos de botella que canalizan los flujos de emigrantes hacia determinados países, que sufrirán un desborde. Además, de esta manera no se frena la necesidad de migrar, sino que los migrantes recurren a traficantes para poder viajar y se crean cada vez rutas más peligrosas y más violentas.

2. “Que nuestras abuelas puedan caminar por la calle sin que un delincuente español o extranjero, mayoritariamente son extranjeros, le tire del bolso”, Santiago Abascal.

La criminalización de las personas que migran a nuestro país es una constante de Vox. Santiago Abascal desliza, en frases como esta, que los extranjeros cometen más delitos y es rotundamente falso. Según los datos del INE de 2017, el 77% de los condenados por delitos fueron españoles. Del 23% restante, un tercio eran extranjeros de países de la Unión Europea.

De cualquier manera, España es uno de los países más seguros, con las tasas de asesinato más bajas no solo de la Unión Europea, sino del mundo. Por homicidio muere el 0,7 de casa 100.000 habitantes en nuestro país. Estamos muy por debajo de la media mundial, que asciende a 5,3%.

3. “Hay muchos españoles en paro a los que no les llegan las ayudas que sí alcanza a la inmigración, porque las instituciones públicas dice que ellos sí tienen arraigo”, Santiago Abascal.

También es falso. Amnistía Internacional recuerda que “las personas inmigrantes no acaparan las ayudas sociales”. Según apunta la ONG, el acceso a los servicios sociales es un derecho reconocido en todos los ámbitos administrativos –autonómico, estatal y europeo– y se rige por un mismo criterio: la situación socieconómica personal o familiar, no la nacionalidad española.

Pese a que los inmigrantes tienen una elevada tasa de pobreza, el uso por personas que hacen del Sistema Integrado de Usuarios de Servicios Sociales no pasa del 12,5%. Al ser una población mayoritariamente joven, apenas representan el 1% de las personas beneficiarias de pensiones en España –y de este mínimo porcentaje más de la mitad proceden de la UE– y tampoco “saturan” la Sanidad.

Además, numerosos estudios han demostrado que la inmigración es beneficiosa para la economía. En concreto, un estudio de La Caixa de 2011 – en plena crisis y cuando el porcentaje de habitantes de España nacidos en el extranjero ya había superado el 10%– reveló que los inmigrantes aportaban a la economía más de lo que recibían.

4. “Cualquiera pueda elegir el sitio del mundo en el que vive, es decir, que puede venir a España, que es un país que cuando ha emigrado lo ha hecho con orden y concierto.[Pero ahora se quiere que cualquiera] pueda venir a España con desorden y concierto y que tengamos que aceptarlo”, Santiago Abascal.

Publicidad

Tampoco es cierto que los españoles emigraran “con orden y concierto”, o al menos es una afirmación engañosa. Según los registros de la dictadura, dos millones de personas partieron sin contrato de trabajo a otros países y el 80% eran analfabetos. Desconocían donde se situaba en el mapa países como Alemania o Suecia.

5. ¿Quiénes son los autores de los asesinatos de mujeres?¿Cuál es su procedencia? ¿De qué nacionalidad son? Tiene también que ver con algunos problemas culturales”, Santiago Abascal

Abascal ha llegado a decir que la mayoría de la mayoría de agresiones y asesinatos machistas son perpetrados por extranjeros, pero que el dato se oculta. Las cifras ya existen y demuestran que la mayoría de estos crímenes son cometidos por hombres de nacionalidad española. En 2017 el 66,7% de los asesinatos fueron cometidos por españoles, en 2016 el 65,3% fueron también cometidos por nacionales y en 2015 fueron un 73,3%.

6. “Mueren 30 hombres al año, pero estas cifras no se dan desde 2005. No se refleja esa estadística”, Rocío Monasterio.

Vox considera que hay que abolir la ley de violencia de género y, para argumentarlo, se basa en datos que son falsos. Además, dice que no hay estadísticas sobre ello, cuando el Consejo General del Poder Judicial realiza todos los años informes que son públicos. Los últimos datos son del año 2016: en el ámbito de la violencia doméstica murieron 38 mujeres frente a 10 hombres. De estos 10, al menos 3 fueron asesinados por otros hombres.

Otra de las afirmaciones que defiende Vox es que las memorias de la Fiscalía General no recogen un porcentaje de denuncias falsas por violencia de género, que supuestamente es muy alto. Esa afirmación se sustenta en ninguna estadística oficial. En 2017 la Fiscalía recogió que había habido un porcentaje de 0,078% (96) de condenas por denuncia falsa frente a las 1.222.172 (136) denuncias interpuestas desde 2009. Si sumamos los casos que todavía están bajo investigación, se llega hasta el 0,1%.