Ione Belarra: “Hay mucha gente del PSOE que quiere gobernar con Unidas Podemos”

  • Entrevista a la candidata de Unidas Podemos por Navarra al Congreso de los Diputados

Cuando Irene Montero dio a luz prematuramente el pasado 4 de julio de 2018, ella asumió la portavocía del grupo parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y tuvo que gestionar unos meses muy convulsos de la política española, la etapa del Gobierno en minoría de Pedro Sánchez tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Ione Belarra (Pamplona, 1987) es, hoy, la candidata de Unidas Podemos al Congreso por Navarra y atiende telefónicamente a cuartopoder.es inmersa en la campaña, entre un acto en Canarias y otro en Navarra. Casualidades, cuando el periodista le pregunta por el vergonzante caso de los chavales de Alsasua, el autobús de campaña de esta candidata pasa por el municipio navarro al que se está haciendo referencia.

Belarra conversa sobre el devenir de la campaña, las expectativas de Unidas Podemos, los debates televisivos que copan los debates en televisión y las predicciones de futuros gobiernos que pueden llevar a España hacia un giro a la derecha o la izquierda. «Todo está abierto», asegura, leyendo los datos de indecisos de la última encuesta del CIS. Le gusta bailar electrocumbia, tal y como describía el periodista Pedro Vallín en un precioso perfil sobre la política navarra en La Vanguardia. De momento, de gira por todo el Estado, baila a ritmo del Bella Ciao que cierra los mítines de Unidas Podemos. Y, tras bailar hasta altas horas de la madrugada entre documentos para conseguir cerrar el acuerdo presupuestario entre su grupo parlamentario y el Gobierno de Sánchez el año pasado, tendrá un papel destacado en Unidas Podemos, el Congreso, en la próxima legislatura.

– Unidos Podemos, durante la pasada legislatura, trabajó en favor de una RTVE de calidad y que garantice la independencia y la pluralidad. Con la polémica de los debates que está copando la campaña estos últimos días, ¿qué mensaje está lanzando Pedro Sánchez sobre la radiotelevisión pública?

Publicidad

«El PSOE está haciendo electoralismo evidente con los debates»

– Precisamente para evitar que ningún partido, no solo el PSOE que lo está haciendo de una manera muy evidente, pudiera hacer este electoralismo con algo tan serio como los debates, que son un derecho de la ciudadanía para conocer las propuestas de las personas que aspiran a presidir un gobierno, nos parece que tiene que estar regulado por ley. Así lo incluimos en nuestra propuesta de reforma de la LOREG, en la que incluimos que los debates sean obligatorios y, si fueran organizados por un organismo independiente, mejor que mejor. Hay que garantizar que todas las candidaturas tengan oportunidades y garantizar el derecho a información veraz de la ciudadanía.

Dicho esto, creo que el PSOE está haciendo un electoralismo tan burdo que da la sensación que toma a la gente por tonta, la gente lo está notando y eso no sale gratis.

– Los análisis políticos anticipaban que el principal objetivo de Sánchez era no cometer ningún error grave esta campaña, pues tiene a las encuestas a su favor y parece que puede ganar con facilidad las elecciones. ¿Cree que este, el de los debates, es un error grave que pueda alterar el sentido de las encuestas?

«Sánchez no quiere molestar a nadie»

– No diría tanto que su objetivo era no cometer errores, sino no molestar a nadie. Eso lo hemos visto con total claridad en la regulación de los precios de alquiler, donde el PSOE se ha plegado rápidamente a las amenazas del fondo buitre Blackstone y de los poderosos que no se presentan a las elecciones, pero siguen mandando mucho en este país. No quiere incomodar a ninguno de los poderes económicos, y eso se ha visto en todas las políticas ambiciosas que le hemos planteado para desarrollar cambios que mejoren de manera sustantiva la vida de la gente.

Esta semana, el portavoz económico del PSOE, Pedro Saura, decía que no tocarán la reforma laboral sin consenso con la patronal, lo que es lo mismo que decir que le van a pedir permiso a la patronal para derogarla, cuando nosotros tenemos un compromiso firme para derogar ambas reformas laborales. Todo esto demuestra que tiene las manos atadas y que no puede avanzar en la mayoría de los grandes retos de este país: igualdad, sostenibilidad y blindaje por los derechos sociales.

– Desde antes de que comenzara la campaña, Podemos ha llevado a cabo un lenguaje beligerante contra los grandes medios de comunicación, pedían prohibir que los bancos puedan ser accionistas de los medios de comunicación. ¿Cree que la gente corriente está empatizando con este tipo de mensajes? ¿Percibe, durante la campaña, que están calando?

«La gente agradece que hayamos conectado con ese Podemos impugnatorio»

– Creo que los ciudadanos están agradeciendo que hayamos conectado con ese Podemos impugnatorio que fue capaz de ponerle nombre a la gente que todo el mundo sabe y nadie dice. Por ejemplo, que los medios de comunicación más grandes tienen un papel fundamental y que los fondos buitres y los bancos, por eso, invierten en ellos, para orientar a la opinión pública en el sentido que les beneficia. Es momento de llamar a las cosas por su nombre, de decir la verdad, por eso creo que están movilizando a la gente y conectando con gente que se había desconectado en los últimos tiempos.

Estamos señalando directamente a los culpables de que la gente viva como vive. Evidentemente, el PP es un partido corrupto que ha funcionado como una mafia y ha parasitado todas las instituciones públicas, pero quienes estaban detrás de los políticos corruptos eran las empresas que corrompían, los grandes dueños de constructoras, que son los que ponían el dinero encima de la mesa y se han hecho ricos con este negocio. Era necesario ponerle nombre a estos que mandan sin presentarse a las elecciones y meterlos en campaña, porque estos nunca salen en las campañas.

– Hemos visto en análisis de resultados electorales que son los barrios más pobres, en los de menor renta, en los que más abstención hay. ¿Qué está haciendo Podemos, en campaña y antes, para movilizar al voto a estos sectores de población?

– La desafección con la política de los sectores populares de este país tiene que ver con que, en esencia, el PP y PSOE han hecho políticas muy similares. Los niveles de paro muy altos como algo estructural, pero también las políticas sociales que han expulsado hacia los márgenes a sectores muy amplios de la población que lo han pasado mal con el PSOE y con el PP. Lo hemos dicho claro, este país se gana voto a voto y hay que pelearlo barrio a barrio.

Esto lo estamos intentando hacer de dos maneras. Primero, a través de las redes sociales, que es uno de los mecanismos que nos permite llegar a más gente, incluso a la gente que está más alejada de la política. También con presencia en los barrios, la militancia está haciendo un trabajo excepcional, y más siendo en Semana Santa, hablando con todo el mundo y permitiendo que se conozca nuestro proyecto.

– Ha nombrado la Semana Santa. ¿Qué dificultades encuentran para desarrollar una campaña coincidente con esta festividad?

– Hay mucha gente que está de vacaciones y hay menos gente en algunos sitios. El PSOE ha elegido la fecha cuando mejor le iba a él, no cuando mejor le iba a España. Nosotros seguimos yendo a todos los sitios posibles y estamos en las redes sociales, donde la gente sigue conectada. Ahora (por ayer) estoy yendo a un acto a Pamplona y vengo de Canarias.

– Se intuye que el sprint final de la campaña, a partir de la semana que viene, será transcendental. ¿Lo tienen planteado así?

«Si las mujeres y jóvenes se movilizan, podemos cambiar este país»

– Sin ninguna duda, teniendo en cuenta el porcentaje de personas indecisas que daba el CIS, más que nunca la última semana va a ser muy decisiva, por eso estamos diciendo que podemos ganar. Sin ninguna duda, podemos ser primera fuerza del bloque progresista. Ya en la campaña del 20-D, poco antes de las elecciones, nos daban un porcentaje de voto también entorno al 13% y, sin embargo, conseguimos unos muy buenos resultados pisándole los talones a uno de los pilares del bipartidismo, el PSOE.

Somos muy optimistas, estamos dando lo mejor de nosotras mismas. Pido a la gente que se movilice, estoy convencida que si las mujeres y los jóvenes se movilizan podemos cambiar este país y lo podremos hacer desde ya, el próximo 28 de abril, la historia no está escrita aún.

– Ha hablado de mujeres y jóvenes. ¿Cuáles son las medidas más importantes que Podemos propone para los jóvenes?

– Quiero lanzar un mensaje muy claro: entiendo que haya entre la gente joven personas muy desafectas con la política, porque somos una generación a la que se nos ha pedido mucho y se nos ha dado muy poco. La gente más joven lo ha dado todo, aprendiendo inglés, yendo a clases extraescolares, aprendiendo música, haciendo deportes, yendo a clases masificadas por los recortes del PP, yendo a la universidad con las tasas altísimas… Después de todo esto, lo que les ofrece este país es un trabajo precario o un empleo de muy baja cualificación para lo que es su formación. Pido a la gente joven que se implique, porque esto se puede cambiar. Pero, para eso, necesitamos que se movilicen y voten.

Tenemos propuestas muy importantes para las jóvenes, desde la bajada firme de los precios de alquiler que permitiría a mucha gente emanciparse a una tarjeta de transporte única en toda España que para los menores de 26 años sería gratuita. También incorporar en el Código Penal que solo sí es sí y atajar de una vez por todas las violencias sexuales contra las mujeres jóvenes que se movilizaron el 8-M. También proponemos una reforma del sistema productivo, a través de conseguir empleo de calidad mediante la transición energética, son retos con los que hay que ponerse ya y a medio plazo mejorarían el país de una manera sensible.

– Ha sacado el tema del «solo sí es sí». ¿Cómo valora que una candidata de la primera fuerza, hoy, en España en un debate en la televisión pública ponga en duda este consenso?

«Restarle importancia al consentimiento es intolerable»

– Le diría a Cayetana Álvarez de Toledo que al machismo le vamos a poner freno y no lo vamos a hacer solo desde Unidas Podemos, sino las millones de mujeres que salieron a las calles el 8-M. Si las mujeres se vuelven a movilizar, va a ser fácil plantarle cara al trío de Colón. Pocos días después de su manifestación en Colón, se vio dónde está la verdadera fuerza social, la del feminismo.

Creo que es irresponsable lo que hizo la candidata Álvarez de Toledo, tenemos una cultura en la cual se ha dado por hecho que si una chica se enrollaba con un chico en un bar, tenía que acabar en la cama con él. Tenemos condenas por abusos a menores como si los menores no hubieran opuesto resistencia a abusos sexuales, hemos visto casos en colegios en el seno de la Iglesia Católica y también en entrenadores, es gravísimo. Que en un contexto cultural así, con una sentencia como la de La Manada, alguien se permita restarle importancia al consentimiento, que debe ser el eje clave por el que entender las violencias sexuales en nuestro país, es intolerable. Tenemos que ponerle freno al machismo y cuanto antes mejor.

– Se presenta por Navarra. Han participado en gobiernos y mayorías conjuntas con EH-Bildu en ayuntamientos y en el ámbito autonómico. ¿Qué opinión le merece que algunos dirigentes de las derechas y ultraderechas amenacen con ilegalizar esta fuerza independentista?

– Esto forma parte de la estrategia incendiaria que han planteado el PP y Ciudadanos al ver que Vox está robándoles muchos votos. Están optando por polarizarse al máximo e incendiar el debate político hasta el extremo. Hay que responderles también en las urnas, diciéndoles que lo que queremos es diálogo, consenso y que se respete el proceso de convivencia que tanto nos ha costado construir en Navarra y el País Vasco. Eso es lo que les contestaría, son unos absolutos irresponsables haciendo afirmaciones que no pueden cumplir.

– Este clima incendiario, ¿cree que es cuestión de la campaña o que seguirá en el Congreso una vez comience la legislatura?

«Salvo que seamos primera fuerza, va a ser difícil una solución para Catalunya»

– Por desgracia, creo que seguirá. Específicamente con Catalunya, salvo que Unidas Podemos sea primera fuerza y exista un gobierno que se tome en serio la crisis territorial y le podamos dar una salida dialogada o democrática. Tanto si permitimos que gobiernen las derechas, como si gobierna el plan B de PSOE y Ciudadanos, va a ser muy difícil una solución, que se rebaje el tono y se trabaje en los consensos.

Por lo que nos dicen los datos del CIS, crece la preocupación por los políticos entre la gente. En un momento en el que se exige diálogo y consenso, que nos pongamos de acuerdo sobre los grandes temas, como la lucha contra las violencias machistas o contra el cambio climático, vemos políticos que no solo no hablan de lo que le importa a la gente sino que se dedican a incendiar y a embarrar el terreno de juego.

– Otro tema caliente de Navarra es Alsasua. ¿Qué opinión le merece que estos chavales lleven tanto tiempo en prisión?

– Lo hemos denunciado desde el principio. Es un caso paradigmático de desproporción en la Justicia. Revela una vez más que no está habiendo una Justicia independiente. Hemos denunciado hasta la saciedad la desproporción de este caso. Es una aberración democrática que algo por lo que unos chavales habrían tenido una multa en cualquier otro lugar de España, se haya utilizado de forma partidista y se haya hecho una aberración jurídica así. Son penas asimilables por su duración a terrorismo.

– Durante esta campaña, han señalado que Unidas Podemos está más cerca que nunca de gobernar. Usted fue un pilar clave en el acuerdo presupuestario o de legislatura entre Unidos Podemos y el Gobierno del año pasado. ¿Ha mantenido contactos con la gente con la que negociaba del PSOE desde que se convocaron las elecciones? ¿Ve a gente del PSOE favorable a un acuerdo de gobierno con ustedes tras las elecciones?

«Que Unidas Podemos no entre en el gobierno es una prioridad para las élites de este país»

– No me cabe duda y lo sé a ciencia cierta que hay mucha gente en el PSOE que querría gobernar con nosotros, que nos prefiere a Ciudadanos. El problema no es tanto eso, sino que al PSOE no le van a dejar. Al Gobierno le han temblado las piernas cuando Blackstone le ha amenazado y no se han atrevido a ponerle un impuesto a la banca. El que el PSOE le deba tanto dinero a los bancos o tenga tanta relación con las eléctricas porque políticos suyos están participando ahí les hace ser un partido muy dependiente de las élites de este país.

Les obligan a mirar a la derecha, así se lo van a exigir. Lo hemos visto con las cloacas del Estado o con gente muy poderosa como Villar Mir. El hecho de que Unidas Podemos no entre en el gobierno es una prioridad política para las élites de este país.

– ¿No entrar en el próximo gobierno sería un fracaso para el proyecto actual de la dirección de Podemos?

– Como dice Iglesias, los partidos se analizan una vez se han acabado, y no antes. Nosotros nos hemos marcado ese objetivo porque hemos visto estos meses que las cosas se cambian con el BOE en la mano, desde el gobierno. Que estuviéramos en el gobierno sería una garantía para que se cambien las políticas prioritarias para la gente en este país. Eso solo se garantiza si tenemos un buen resultado.

Sería más fácil poder crear una empresa eléctrica pública o hacer de Bankia una banca pública, que apueste por dar créditos a los autónomos y a las pymes y apueste por los sectores estratégicos, si somos primera fuerza. Es por lo que estamos trabajando, hay margen, mucha gente indecisa y vamos a dejarnos la piel para hacerlo posible.

– Para terminar, ¿cómo valora que Vox esté llenando los mítines y se esté quedando gente fuera?

«Vox es la escisión más franquista y machista del PP»

– Me preocupa el bloque de derechas en su conjunto. Vox es la escisión más franquista y machista del PP, pero tienen el mismo objetivo político que PP y Ciudadanos. Lo hemos visto en la Junta de Andalucía, lo primero que han hecho es subirse el sueldo y bajarle los impuestos a los ricos. Si llegan a gobernar en España, lo primero que harán será ponerle una alfombra roja a los buitres y la banca. Me preocupa que ese bloque consiga mayoría y nos lleve a una España en blanco y negro, recortando derechos que creíamos que estaban consolidados, como los de las mujeres o del colectivo LGTBI. Eso es lo que nos preocupa, queremos un gobierno de cambio que no sea ni el de los tres de Colón o el plan b de Ciudadanos y el PSOE.