Del póker monocolor al as morado: las posibles jugadas del PSOE tras el 28A

  • Prefieren un gobierno monocolor, ven a Podemos como un socio leal y no descartan otras opciones.

2

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha comenzado Semana Santa de la peor manera. La decisión de celebrar el debate electoral el día 23 en TVE, comprometiendo también la independencia de la dirección de la cadena, ha supuesto el primer gran error de una campaña que el partido quería transitar de la manera más tranquila posible. Solo esta polémica ha sido capaz de desviar el foco de los programas o de los pactos poselectorales, uno de los grandes temas de la campaña.  Tiene lógica: gobernar ya no es solo cosa de uno. Mientras Ciudadanos aplica su "cordón sanitario" a los socialistas y Podemos se ofrece como socio de gobierno,el PSOE insiste en su Ejecutivo monocolor.

Por muy bien que les den las encuestas, los socialistas no se confían. Como prueba, la insistencia en la importancia de la movilización para combatir una abstención a la andaluza. Aún así, por primera vez en mucho tiempo, los socialistas surfean los sondeos con comodidad y la máxima, por tanto, es cometer los menores errores posibles. A pesar de los intentos, Sánchez se ha topado esta semana con una sonora polémica: las controversias por el debate electoral.

Publicidad

Pese a la insistencia de las preguntas de los periodistas por sus alianzas más allá del 28A, Sánchez se limita a afear el reparto de ministerios de sus rivales políticos y a insistir en la lealtad de Podemos durante los últimos meses. No quiere imponer cordones sanitarios.

Lo único cierto en estas elecciones, pese a los múltiples sondeos, es que no hay ninguna certeza. Las tendencias apuntan a que el PSOE ganará las elecciones, pero eso no significa que pueda gobernar, ni en el caso de hacerlo, que vaya a ser una legislatura cómoda. Un parlamento fraccionado tras el 28A y la cercanía de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo pueden hacer que la formación de gobierno sea muy compleja, incluso con riesgo de bloqueo, aunque los españoles ya tienen experiencia en los comicios generales anteriores. Estos son los posibles escenarios:

El gobierno monocolor del PSOE

Descartada la mayoría absoluta, es la opción favorita de los socialistas y la única que expresan con cierta nitidez en los medios de comunicación. Han estado diez meses gobernando solo con 84 diputados y han logrado sacar algunas medidas importantes, como la subida del salario mínimo a 900 euros o los permisos de paternidad, aunque la oposición les haya acusado de abusar del real decreto ley. Por tanto, ahora que el CIS les da una horquilla de entre 123 y 138 escaños, aspiran a conservar Moncloa y tirar de la llamada "geometría variable" para ir aprobando sus propuestas en las cortes. Es decir, ir negociando con los partidos del hemiciclo caso a caso, incluida una investidura.

Un acuerdo con Podemos

Durante los últimos meses, el PSOE se ha esforzado en recalcar a través de sus distintos portavoces que Podemos ha sido durante estos meses un socio leal. Aunque Pablo Iglesias se ve "más cerca que nunca de formar parte de un gobierno”, los socialistas prefieren caminar solos. Todo dependerá del reparto que salga de las urnas y de la fuerza que tengan ambos partidos y lo necesario que sean el resto de actores. Por el momento, el propio Pedro Sánchez se visibiliza su preferencia. "Si ha habido una formación política con la que me he entendido ha sido con Unidas Podemos", dijo hace unos días en una entrevista en Eldiario.es.

El último trancking de El Confidencial, por ejemplo, apuntaba a una posible investidura de PSOE, apoyada por Podemos, Compromís y PNV y sin los independentistas catalanes. Durante los últimos días, Sánchez ha elevado el tono contra el independentismo, recuperando incluso su 'no es no' para aplicarlo esta vez al referéndum y a la independencia. Este jueves, en Badalona, ha repetido el mensaje contra el "raca raca" de la independencia: "Le dije a los líderes independentistas que nunca significa nunca".

Sin embargo, si Sánchez necesitase el 'sí' de los independentistas, se complicaría la aritmética. Después de que tumbasen los Presupuestos Generales y, por tanto, la legislatura, ERC y JxCAT no son socios fiables para los socialistas. Mientras, durante esta campaña ERC y PSC pugnan en Catalunya por los resultados al Congreso del 28A.

"Lo importante es que al día siguiente de las elecciones si no tenemos una mayoría suficiente para gobernar en solitario, que es a lo que aspiramos, pongamos nuestro programa electoral encima de la mesa", respondía la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, en una entrevista con cuartopoder.es tras aclarar que prefiere "pactar con la izquierda que con la derecha". Sánchez también reiteraba esta idea en eldiario.es: "Pase lo que pase a partir del próximo 28 de abril, yo tenderé la mano a Unidas Podemos".

¿Un acuerdo con Ciudadanos?

Ciudadanos ha puesto un cordón sanitario al PSOE y se ha escorado definitivamente a la derecha. Con estas condiciones, se dificulta un acuerdo, pero los socialistas no quieren cometer el mismo error que Ciudadanos e imponer cordones sanitarios. Por eso, aseguran que llegada la ocasión hablarán con todos. De vez en cuando, alguna declaración de sus líderes resucita la posibilidad de pacto, como la entrevista que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, le dio a El Español hace unas semanas en la que dijo que "Ciudadanos es preferible a los independentistas para una investidura de Sánchez".

Para explicar la utilidad de votar a Unidos Podemos, Iglesias explota en los mítines la posibilidad de un entendimiento entre los socialistas y los naranjas, que tiene como precuela el pacto de 200 medidas que PSOE y Ciudadanos firmaron en 2016 para una investidura que terminó frustrándose. Sin embargo, los socialistas recuerdan que el Ciudadanos de 2019 nada tiene que ver con el de hace tres años, cuando incluso coqueteaba con la socialdemocracia en su ideario y las relaciones entre los líderes eran más fluidas. Hoy Rivera está concentrado en disputar el liderazgo del PP por la derecha.

El gobierno de las tres derechas

"Si las tres derechas suman, gobiernan". Es el mantra que repiten los líderes socialistas, que usan el ejemplo andaluz para reforzar su afirmación. En campaña, se sitúan como la alternativa de izquierdas a esta derecha de tres siglas y Pedro Sánchez ha preferido debatir con los tres líderes (PP, Ciudadanos y Vox) antes que en un cara a cara con el líder de la oposición, Pablo Casado.

Aunque algunas encuestas apuntan a que las tres derechas no logran sumar para una investidura, la gran cantidad de indecisos y la posibilidad de "voto oculto", especialmente en Vox, hacen que sea una posibilidad real. En ese caso, Pedro Sánchez volvería a sentarse en el escaño como líder de la oposición, tendría un grupo parlamentario mucho más amplio que los 84 diputados de la última legislatura y, además, sin la división interna entre sanchistas y susanistas.

El Senado también puede dar un vuelco. Si durante la última legislatura el PP podía pasar su "rodillo" con total comodidad, en esta campaña tiene que pelear por cada escaño en los territorios, ya que el propio sistema de elección de actas en la Cámara Alta favorece a los partidos más votados. Con la derecha repartiendo las papeletas en tres siglas, esa formación puede ser del PSOE. En este caso, se elegirán 208 senadores, ya que 58 vienen nombrados por designación autonómica. La mayor parte de estos últimos (35 de ellos) serán renovados en las elecciones de mayo.

Unas segundas elecciones

Las urnas de 2015 y 2016 ya arrojaron un Congreso fraccionado. Cuatro años después, se verá si los partidos españoles se han adaptado ya al multipartidismo o si la multiplicidad de opciones políticas en el plano nacional sigue siendo un problema para llegar a acuerdos o hay que repetir elecciones.

 

2 Comments
  1. Juanito says

    ¿Y por qué figura aquí , únicamente, la foto del fraudulento Doctor Sánchez y dos de sus secuaces?

    ¿Semejante conducta no parece demasiado tendenciosa?

    Por otro lado, ¿por qué la prensa, las teles y las radios españoles, con una más que dudosa deontología, se está olvidando de que mientras Cristina Cifuentes, acosada por los media, se vio obligada a dimitir por haber falsificado un máster; el irresponsable, tramposo y pancista del P. Sánchez, a pesar de haber falsificado un doctorado (que es un delito mucho más grave) , permanece en el gobierno, sin que los medios apenas saquen a relucir tan bárbara tropelía ?
    ..
    ¿Por qué? ¿Falta de moralidad? ¿intenciones perversas? o simplemente, ¿atención exclusiva al beneficio económico: subvenciones, publicidad «comercial», invitación a debates , etc. ? .

  2. ninja45 says

    Vergonzoso. El sindrome de una incomprensión endémica hacia Cataluña y los catalanes, es la que sufre, según todos los indicios, buena parte de la sociedad española, casi todos los políticos españoles y el líder socialista, cuya incapacidad para entender lo que pasa aquí quedó retratado en sus últimos discursos. Como se puede admitir a Cataluña como nación y al mismo tiempo negarle la oportunidad de expresarse en las urnas?. Es cierto que el discurso de Pedro Sanchez no varía mucho del de sus antecesores, cuya constante en no entendernos los ha llevado a los resultados actuales: De ser centrales en el Principado a ser
    apéndices. Pero incluso siendo lo previsible y, desgraciadamente, lo tradicional, aún nos sorprende que un líder nuevo, con vocación de regenerar España, sea tan antiguo, tan reaccionario y tan ignorante sobre nuestra realidad. Ya no se trata solamente de reducir un movimiento ciudadano de millones de personas a una contingencia de pura convivencia, sino de no tener proyecto, ni ideas, ni nada que ofrecer más allá de la retahíla de la represión legal. No entender que en Cataluña se ha producido una rebelión profunda de las clases medias, de la gente que paga sus impuestos, va al trabajo, abre la tienda y, sobre todo, no es amante del estropicio, es no conocer ni tan sólo el abecé de nuestra compleja idiosincrasia. A la m. con los Borbones ladrones, una Injusticia española prevaricadora, títere de fascistas y corruptos, vergüenza de Europa y sus
    «valientes» esbirros aporreadores de viejecitas y gente indefensa. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.