Francisco Núñez: “Pido disculpas a los votantes que nos han abandonado, hemos entendido el mensaje”

  • Entrevista con el presidente del PP de Castilla-La Mancha y candidato a la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Recogió el testigo de manos de Maria Dolores de Cospedal y ahora dice estar dispuesto a coger el toro por los cuernos y ganarle a las encuestas. Francisco Núñez da el salto de la política municipal (fue alcalde de Almansa desde 2011 hasta 2018 y Presidente de la Diputación Provincial de Albacete entre 2011 y 2015) a la autonómica y mide sus fuerzas, en esta campaña electoral con el socialista Emiliano Garcia Page, pupilo aventajado de José Bono, entre otros. Hombre leal a Pablo Casado, no quiere oír hablar de divisiones en el PP y mucho menos de conspiraciones contra Casado. Asume errores y pide perdón al electorado que les ha abandonado, con la esperanza de que vuelvan y advierte que, pase lo que pase el 26 de mayo, será éxito o fracaso de todo el PP y no de su presidente en exclusiva.

— Su partido y el resto de formaciones, salvo Vox, suspendieron sus actos de campaña y manifestaron un profundo pesar por la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba ¿Le echarán de menos?

 

«Rubalcaba fue un hombre de Estado, la gente que necesita la política»

 

Publicidad

— Rubalcaba fue un hombre de Estado y esa es la gente que necesita la política española: gente con vocación política con mayúsculas, gente que quiere sumar, ayudar a mejorar la vida de su país. Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido un gran político y su muerte es una gran pérdida para este país. Nos deja su legado, para aprender de su sentido de Estado y de pertenencia a un país que nos tiene que unir por encima de las discrepancias.

— ¿Qué se juega el PP en estas elecciones?

— Nos jugamos seguir siendo el gran partido de centro-derecha español, capaz de ganar elecciones y gobernar en España, sus comunidades y ayuntamientos y capaz de seguir aportando su capacidad de trabajo y sacrificio por el bien de España

— ¿Se cree los vaticinios de la última encuesta publicada por el CIS, que otorga la victoria al PSOE en casi todas las Comunidades Autónomas, en las europeas y en buena parte de las grandes ciudades?

— Yo creo que las encuestas se van a ir modificando a lo largo de esta semana aunque, en todo caso,  no dejan de ser encuestas. La del CIS tenía un margen de error elevadísimo, un enorme porcentaje de indecisos y el trabajo de campo se hizo durante la campaña de elecciones generales, lo que significa que los encuestados estaban pensando en elecciones generales, no en sus municipios, sus Autonomías o en el Parlamento Europeo… Creo que este CIS no es representativo, por el momento en el que se pregunta y por el margen de error que presenta.

— Ese CIS predice una victoria del PSOE en Castilla-La Mancha. En todo caso, es una Comunidad en la que habría que hablar de pactos poselectorales… Hace cuatro años dijeron ustedes que los votos que fueron a parar a Ciudadanos no sirvieron para darle escaño y sí para evitar la victoria del PP. ¿Dependen, en esta ocasión de Ciudadanos, su representación y su voluntad de acuerdo con el PP?

— Dependemos de nosotros mismos; de ser capaces de ilusionar a los votantes y ofrecer una alternativa de gobierno al PSOE. En Castilla-La Mancha siempre ha gobernado el PSOE, salvo un lapso de cuatro años que gobernó el PP. El cambio en Castilla-La Mancha es necesario y el PP lo está ofreciendo. Tenemos que convencer y ser capaces de presentar nuestro proyecto, comprometido con la región. Esa es la clave.

— En las recientes elecciones generales el PP mantuvo un discurso muy duro, aseguran los expertos que para defenderse del ataque electoral de Vox y evitar la fuga de votos hacia la extrema derecha. Ahora han moderado sensiblemente su discurso ¿Han llegado a la conclusión de que es este discurso más moderado el que les va a llevar a recuperar el voto perdido?

«Seguimos siendo el partido de siempre»

— Nosotros seguimos siendo el partido de siempre: de centro derecha política española, con la aspiración de generar ilusión y oportunidades, ayudar a los autónomos, generar empleo, bajar los impuestos, proteger a la gente que más necesita las políticas sociales. Ese es el Partido Popular: creemos en nuestras tradiciones, en España, en su unidad y en sus símbolos. Siempre hemos sido así. Pero es verdad que hemos cometido errores. No hemos sido lo suficientemente atractivos, porque hemos empleado más tiempo en criticar a los demás que en explicar nuestro proyecto.

Hemos entendido el mensaje y yo pido disculpas a aquellos votantes que habían votado al PP y ahora no lo han hecho, porque no les hemos resultado atractivos. Les pido disculpas, les aseguro que hemos entendido el mensaje y que esta es su casa, la casa de todos, que en el PP no sobra nadie. Todos aquellos que quieran poner un dique de contención a las políticas de izquierdas son bienvenidos; los que no quieren que nos suban los impuestos, como van a hacer, elevando la cifra a 26.000 millones de euros que tendremos que pagar entre todos.

— ¿Ha entendido las palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, haciendo alusión a ese discurso extremo erróneo y advirtiendo que los nuevos tienen que aprender de los que tienen más experiencia como un toque de atención a Pablo Casado?

— En este momento, se está extremando cualquier declaración de cualquier líder del partido. A mí me suena más bien a que en el PP somos necesarios todos, los que lo fundaron y enseñaron al partido a crecer y fortalecerse, los que se acaban de afiliar, los que vienen de las Nuevas Generaciones, los que hemos sido alcaldes, los que son diputados, los que han gobernado, los que no… Todos hacemos falta, porque el PP hace falta en España..

— ¿Está en juego el liderazgo de Pablo Casado en estas elecciones? ¿Si los resultados no son buenos, se tendría que ir?

— No. No está en juego. Pablo Casado es nuestro líder, porque lo elegimos en unas primarias y estamos muy orgullosos de su liderazgo y su capacidad de trabajo. Yo, como presidente del PP de Castilla-La Mancha, estoy muy orgulloso de la ayuda que nos presta la dirección nacional. El resultado que obtengamos es del partido en su conjunto, para bien o para mal. Somos un equipo y todos formamos parte de él y nos alegramos de los aciertos igual que asumimos errores juntos. El liderazgo de Pablo Casado ni está en cuestión ahora ni lo estará pase lo que pase el 26 de mayo. Pero es que además nos va a ir bien: vamos a ganar, vamos a mejorar los resultados y todo eso va a fortalecer más el liderazgo de Casado.

— Aspira usted a gobernar una parte de la llamada “España vaciada”…

— Varias de las provincias de Castilla-La Mancha son iconos de las España vaciada. Y en el resto de provincias, todas, las cinco, tienen un gran problema de despoblación. Estamos perdiendo población, faltan políticas de empleo, de natalidad. Nosotros sufrimos esa despoblación en líneas generales, pero especialmente en las provincias de Guadalajara y Cuenca.

— Con gobiernos sucesivos de UCD, PSOE y PP desde la democracia ¿Quién es el responsable de esta situación?

«La ‘España vaciada’ es responsabilidad de todos»

— Es responsabilidad de todos. Por ejemplo, hablar de políticas de incentivo a la natalidad no ha estado bien visto por algunos sectores de la izquierda. En este sentido, los años que el PP gobernamos en Castilla- La Mancha pusimos en marcha políticas de apoyo a la natalidad y a la conciliación laboral y ahora se han eliminado de un plumazo. Yo creo que son buenas las políticas de apoyo a la conciliación y a la familia, de todo tipo de familias.

Y otro eje básico para evitar la despoblación. La izquierda tiende a decir que lo que hay que hacer es dotar de servicios a estas zonas (colegios, etc.) pero yo creo que lo primero que hay que conseguir es crear empleo. Y para ello es necesario fijar incentivos fiscales, Internet, una política correcta en materia de agua. Son cuestiones que se tienen que reflejar en los planes de desarrollo rural. Sino es posible tener un negocio en el mundo rural y crear empleo, no fijaremos nuestra población.

— ¿Le preocupa el discurso de VOX y que con él hagan daño electoral al PP?

— No. Lo que me preocupa es que en el PP seamos capaces de ilusionar y recuperar a esos votantes que se han ido a Vox. Desde luego, están en su derecho a hacerlo, pero saben que aquí tienen su casa y su partido. Es cierto que hay diferencias con Vox y me consta que hay líderes territoriales, en la provincia de Toledo, que están pidiendo el voto para el PP y son críticos con su dirección nacional, pero a mí me preocupa el PP y lo que hagamos nosotros.

— ¿Hay dos PP, el de José María Aznar y el de Mariano Rajoy y dos formas de entender la política?

— No. Aquí solamente hay un PP, que es el de Pablo Casado, que es nuestro Presidente y nuestro líder.