Un camiseta antifascista para abrir la legislatura de los contrastes

Este martes, la constitución de las Cortes ha dado el pistoletazo de salida a la XIII legislatura. Las primeras horas de vida del nuevo ciclo político han estado llenas de anécdotas y gestos que han puesto de manifiesto lo plural que será esta cámara. La diputada más joven, Marta Rosique, de 23 años y diputada de ERC, ha subido a la tribuna con una camiseta de Acción Antifascista con la estelada impresa para leer los nombres de los diputados, entre los que también se encuentran como principal novedad los representantes de Vox.

Las horas previas a que comenzase la sesión a las 10 de la mañana, los pasillos han sido un hervidero de saludos, reencuentros y peticiones de la prensa. El Congreso se ponía de nuevo en marcha con un despliegue de gestos que quizá anticipen cómo será la legislatura. Meritxell Batet, como presidenta de la Cámara Baja, será la encargada de gestionar esa pluralidad para que el Hemiciclo no se suma en un caos durante las sesiones. Manuel Cruz será su homólogo en el Senado, donde el PSOE sí goza de una mayoría más cómoda.

En una legislatura donde el 63% de los escaños se han renovado, la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, se ha visto obligada a ser pedagógica en la explicación del procedimiento de las votaciones en el encuentro con el grupo parlamentario socialista que el presidente del Gobierno había convocado a las 8.45 h.: “Mucho cuidado porque los votos están muy contados”, advertía en un ambiente festivo, antes de que su secretario general les dedicase unas palabras. 

Publicidad

Mientras Sánchez hablaba en la sala Ernest Lluch, el líder de Vox, Santiago Abascal, ya se había sentado… en la bancada socialista. Durante la primera sesión, los electos podían ocupar el sitio que quisieran, lo que ha dado lugar a estampas curiosas. El diputado del PSC, José Zaragoza, se ha sentado entre Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros.

La camiseta de Rosique no ha sido la única prenda con mensaje. Los diputados Felipe Sicilia y  Arnau Ramírez han aparecido con el logo de Gaysper, un símbolo de la comunidad LGTBI, mientras algunos diputados de ERC también han llevado consignas impresas en sus prendas como «No pasarán». Este Congreso también es también el más paritario, con un 46% de mujeres en los escaños. «Se percibe ambiente de cambio», expresaba una diputada. 

Oriol Junqueras, conversa con las ministras. EFE/J.J.Guillén
Oriol Junqueras, conversa con las ministras. EFE/J.J.Guillén

Los presos catalanes, los protagonistas

La primera sesión la ha conducido la Mesa de edad, presidida por Agustín Javier Zamarrón, de 73 años, a quien muchos asistentes le sacaban un parecido al escritor Valle-Inclán, en una sesión con un punto de esperpento. Rosique, de 23 años, y Lucía Muñoz, de 25 años, han sido las secretarias al ser las más jóvenes de un Hemiciclo que tiene una media de edad de 47 años.

Este martes, los políticos catalanes procesados han cambiado el escenario del Supremo por la Cámara Baja, aunque en ambos lugares se hayan encontrado a Vox, que ejerce como acusación popular y que para esta cita institucional ha cambiado la toga de abogado por el traje de chaqueta.

La espera en las votaciones también ha dado margen para la distensión, al menos, por unos minutos. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, que llegó a ser apodado el ‘azote’ socialista del independentismo, ha charlado tranquilamente con Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Turull (Junts per Catalunya), que han saludado a otros miembros del Gobierno. A modo de protesta, en las votaciones los diputados de ERC han escrito «Llibertat» en sus papeletas, mientras Junts ha dejado simbólicamente su papeleta en blanco.

Catalunya no ha ofrecido el único contraste de la sesión. Marcos de Quinto, exdirectivo de Coca-Cola y ahora diputado por Ciudadanos, se verá las caras en el Hemiciclo con Mercedes Pérez Merino, ‘espartana’ de Coca-cola en lucha y hoy representante de Podemos.

La primera bronca del nuevo Congreso

El acatamiento de la Constitución ha supuesto el momento de máxima tensión de la sesión. También la primera regañina de la nueva presidenta, Meritxell Batet, a Albert Rivera. El líder de Ciudadanos se ha indignado al oír la fórmula empleada por algunos de los independentistas catalanes. Como respuesta, golpes en el escritorio y ruido.

«Lo prometo por imperativo legal, con lealtad al mandato democrático del 1 de octubre y el pueblo de Cataluña», han utilizado los representantes de Junts Per Catalunya. «Desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal, sí, prometo», ha dicho Oriol Junqueras en una de las intervenciones que más reacciones ha provocado.

Unidas Podemos también ha prometido «por la democracia» y «por los derechos sociales», mientras Abascal se ha limitado a un «por España, sí, juro» y los populares y los socialistas han jurado y prometido.

Por último, Albert Rivera ha pedido la palabra para dirigirse a Batet y quejarse de que se haya permitido el uso de fórmulas que incluyan expresiones como «presos políticos». La nueva presidenta le ha replicado que «no se ha mermado la esencia del acatamiento».

La presidenta ha querido dedicar su discurso a recordar a los diputados que son los primeros interesados «en no degradar ni banalizar la actividad parlamentaria» y ha recordado la pluralidad de la cámara: «Cada uno de nosotros somos del pueblo, pero ninguno de nosotros somos el pueblo«.

Pedro Sánchez propone ocho acuerdos

A la vista del pluralismo político que caracterizará la legislatura. Ante su grupo parlamentario, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, avanzó antes de la sesión la clave de la legislatura: tendrá que ser “intensa en diálogo” para que sea “fructífera”, tal y como desea el presidente del Gobierno. Una vez más, planteó su hoja de ruta en tres grandes valores: justicia social, convivencia y limpieza. Como si de un discurso de legislatura se tratara, el presidente del Gobierno ha anunciado que buscará  ocho grandes acuerdos en educación, mercado de trabajo y las pensiones, la transición ecológica, igualdad entre hombres y mujeres, las políticas para los jóvenes, eutanasia, vivienda y reto demográfico.

El presidente del Gobierno también aprovechó para lanzar un mensaje sobre Catalunya. El PSOE quiere cambiar el debate en contenido y forma. Por ello, ha prometido que el PSOE trabajará para “reforzar el Estado autonómico”: “Tenemos que defenderlo ante el separatismo, pero también ante las veleidades recentralizadoras de la derecha y sus tres siglas”.

Habrá actualización