De la trazabilidad de las mascotas a endurecer el maltrato: las líneas maestras de la Dirección de Protección Animal

  • La primera gran medida será una ley de bienestar animal, que esperan que esté lista a final de año  
  • También modificarán el Código Civil para que los animales dejen de ser cosas y armarán una mesa de coordinación con las comunidades autónomas
 

0

La bajada del IVA de los servicios veterinarios del 21% al 10%, aprobar una ley de bienestar animal, modificar el Código Civil para que los animales sean considerados "seres sintientes" y no objetos o endurecer el maltrato animal en el Código Penal. Son algunas de las líneas maestras que diseña la nueva Dirección General de Protección Animal que capitanea Sergio García Torres, que hasta el momento dirigía el área de derechos de animales de Podemos.

La Dirección General de Protección Animal está bajo vicepresidencia segunda del Gobierno de Pablo Iglesias y ha nacido con la llegada de Podemos al Gobierno de coalición. Con su creación, quiere mandarse un mensaje claro: al Ejecutivo le importan los derechos de los animales. Por el momento, se sustenta en la figura de García e irán creando una estructura de perfil funcionarial. El primer gran proyecto de este área consistirá en elaborar una ley de bienestar animal, que podría estar lista para el último trimestre de 2020. Mientras, perfilan un borrador con las líneas competenciales y buscarán el feedback de varios colectivos implicados, desde los criadores a los transportistas, pasando por las asociaciones animalistas. Dentro de este borrador estudian incluir la prohibición de los circos con animales, entre otras modificaciones.

Durante estas primeras semanas, trabajan en su participación en los Presupuestos Generales del Estado y bajo las premisas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la vicepresidencia. Estos son algunos de los planes que tiene en mente el departamento de García, que está convencido de que la sociedad española reclama una mayor protección de los animales.

Mesas de diálogo y coordinación de datos

Muchas competencias de las políticas que afectan a los animales están repartidas entre las comunidades autónomas. Esto a veces se traduce en asimetrías. Por ejemplo, en algunas  zonas como Madrid o Cataluña ya existen leyes de "sacrificio cero" de animales, mientras en otras son inexistentes. Lo mismo ocurre con la vacuna de la rabia, que en muchas regiones no es obligatoria a pesar de que las mascotas pueden moverse libremente por todo el territorio nacional. Por tanto, la primera tarea de la nueva Dirección será coordinar y tratar de homogeneizar algunos mínimos con las distintas administraciones.

En este sentido, se propondrá mesas de trabajo y de diálogo entre las distintas comunidades. García también cree que hay dificultades informativas que se pueden solventar como por ejemplo, las que genera que existan 19 registros distintos de animales de compañía (17 autonómicos y dos de las ciudades autónomas) en cuestiones como la identificación de las mascotas o sus propios datos, como el chip o las vacunas. Esta ronda podría desembocar en la creación de un registro coordinado (que no quiere decir único) de todos los registros autonómicos.

Basándose en la experiencia de los ganaderos, sometidos a las exigencias de la seguridad alimentaria, la Dirección de Protección Animal quiere que queden registrados más datos de la vida de los animales de compañía, incluso desde el día de su nacimiento, facilitando su trazabilidad. Este registro podría incluir informaciones como el lugar de nacimiento de la mascota, el origen de la camada o los dueños. En la actualidad, muchos perros y gatos no existen hasta que no cumplen los tres meses y tienen que ponerse las primeras vacunas. En este sentido, ya hay experiencias españolas en las que fijarse, como la Red Española de Identificación de Animales de Compañía, una asociación sin ánimo de lucro que  ha creado una red informática nacional para interconectar distintas bases de datos autonómicas.

Los presupuestos, el IVA y las campañas de sensibilización

El Gobierno de coalición se enfrentará en los próximos meses a la elaboración y negociación de sus primeros Presupuestos Generales del Estado, en los que se podrán medir las prioridades del nuevo ejecutivo. Una de las primeras medidas de impacto en el sector del cuidado animal será la bajada del IVA del 21% actual al 10%, muy reclamada por las clínicas veterinarias. Sergio García asegura ser consciente de otra de las grandes reclamaciones: que se les reconozca como profesionales sanitarios.

Con los PGE bajo el brazo, la Dirección de Protección Animal también hará una apuesta fuerte por las campañas de concienciación. García recuerda los spots de "Él nunca lo haría. No lo abandones" que han dejado un poso evidente en la sociedad española. Este organismo recaba ya datos sobre la época en la que se dan los  picos de abandonos para asegurarse un mayor impacto social de las acciones, que irán enfocadas a la concienciación y el buen trato a los animales, especialmente, entre el público infantil.

También planean campañas de formación dirigidas a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que son el primer recurso que acude en situaciones de abandono y maltrato animal. Como ejemplo a seguir, se encuentra el Equipo Antón de Protección Animal de la Policía Local de Fuenlabrada. Para ello, tendrán que trabajar conjuntamente con el Ministerio del Interior.

Reforma el Código Penal para endurecer las penas por maltrato animal

La nueva Dirección también se ha propuesto acabar "con la sensación de impunidad" ante el maltrato animal. Para ello, estudia modificar el Código Penal. En la actualidad el artículo 337 castiga con penas de tres meses a un año de prisión el maltrato a animales domésticos o que vivan bajo el control humano. García quiere ampliar esta protección a los animales vertebrados salvajes, para evitar las escenas como las torturas a jabalíes o zorros que se ven con demasiada frecuencia.

Aunque aún no han concretado la cuantía, también estudian aumentar las penas cuando el maltrato con resultado de muerte del animal, incluso contemplando la entrada en prisión de los agresores. En la actualidad se establece una pena de cárcel de seis a dieciocho meses, por lo que los condenados pueden no pisar la celda.

También quieren "revisar y acotar" los agravantes, incluso añadiendo nuevos. "No es lo mismo ir por la calle y dar a una patada a un perro dejar a un animal morir de hambre en una casa", explica García, que apuesta por establecer un "marco amplio". "Hay sentencias en las que los jueces aplican el Código Penal entendiendo que se queda corto", matiza en declaraciones para cuartopoder.

Código Civil: los animales dejarán de ser "cosas"

Es una de las medidas que el Gobierno confía en poder llevar pronto al Congreso, ya pasó el primer trámite en diciembre de 2017 la Cámara Baja con unanimidad. Sin embargo, el fin de la legislatura imposibilitó que se completara. Ahora, la Dirección de Protección Animal quiere que sean considerados "seres sintientes" y estén integrados plenamente en los hogares.

Esta modificación supone darle la vuelta a la concepción legislativa de los animales y puede tener repercusiones. Por ejemplo, en las catástrofes, incendios o accidentes de tráfico podrán diseñarse protocolos específicos. "Cuando ha habido incendios en el Sur de Madrid no existían protocolos para socorrer a los animales dentro de las fincas porque hasta ahora son considerados cosas", explica García a cuartopoder sobre la repercusión de esta modificación. En la actualidad, si a una familia la desahucian los protocolos no contemplan medidas para los animales de compañía.

La caza, la tauromaquia y otros debates

Por el momento, la Dirección de Protección Animal comenzará con medidas que pueden generar más consenso tanto en la sociedad como en el arco parlamentario. Las exigencias más polémicas de las organizaciones animalistas quedan aparcadas, como la Tauromaquia, sobre la que la Dirección no tiene competencias, que están repartidas entre las autonomías y otros ministerios. García cree que el papel del Gobierno debe ser el de "garantizar los debates" en los que aún no hay consenso. De hecho, la iniciativa que convirtió los toros en Patrimonio Histórico Cultural partió de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) respaldada por más de medio millón de firmas y promovida por la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, que después fue debatida y votada por las cortes, tal y como recogió El Mundo en 2013.

La caza es también un tema delicado. El primer paso del área de García será recopilar datos, informes y estudios científicos para poder tener una fotografía fiable y concreta sobre cómo afecta la caza al espacio natural, fuera de los debates apasionados. Después se verá si es necesario establecer límites.

Leave A Reply

Your email address will not be published.