Socialistas y ERC: diálogo en el Congreso, desconfianza en Catalunya

  • Ante la necesidad de extender el estado de alarma, el PSOE negocia con ERC para que vuelva a darle su apoyo
  • Sin embargo, en el plano catalán los republicanos estiman que la relación con el PSC "no es nada buena"
  • Torra sigue sin poner fecha a las elecciones autonómicas, mientras ERC pide que el calendario no dependa del Tribunal Supremo
 

0

La cara más visible de la gestión de la covid-19 es el catalán Salvador Illa, ministro de Sanidad  y secretario de Organización del PSC. La emergencia sanitaria le ha sumido en una paradoja federalista, dándole el mando único ligado al estado de alarma. En los últimos días, el PSOE ha reactivado la negociación con ERC para lograr su apoyo en la próxima y quinta prórroga del estado de alarma. Aún en las cuestiones más básicas, las manos catalanas siguen tejiendo buena parte de la política española, incluso cuando la covid-19 altera todos los tableros políticos.

El 2020 auguraba una nueva etapa política en todos los escenarios. Se constituyó el nuevo Gobierno de coalición en Moncloa tras conseguir la confianza de un Congreso fragmentado, que parecía obligar a los partidos a dialogar. Mientras, el president Quim Torra daba por agotada su legislatura en Catalunya, tras constatar la división interna de su Gobierno en enero. El dirigente autonómico prometió convocar elecciones tras la aprobación de los presupuestos autonómicos, que recibieron el visto bueno de la cámara el pasado 24 de abril. El covid-19 también desfasó las cuentas neonatas, con un gasto sanitario disparado y con las necesidades sociales crecientes.

Desde ERC reconocen que la relación fluida con el PSOE en el Congreso contrasta con la tensa interlocución que Esquerra Republicana tiene con el PSC, de quien considera que ha actuado como "oposición irresponsable" en Catalunya y, por tanto, la relación "no es nada buena". Como ejemplo, la declaración de "persona non grata" a la consellera de Salut, Alba Vergés, por parte del ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca, liderado por el PSC, la "poca coordinación de la Diputación de Barcelona con el Govern" o las propuestas de comisiones o plenos de investigación para "fiscalizar" la acción de la Generalitat  "Estamos de acuerdo en rendir cuentas y ser transparentes, pero ahora aún se está luchando contra el virus", explican fuentes republicanas.

Los socialistas catalanes restan importancia y achacan las quejas de ERC a la frontera electoral que ambos partidos de izquierdas comparten en el campo progresista: "El PSC es un partido responsable. Aunque tengamos enormes discrepancias, las relaciones son cordiales y correctas", resumen. Los socialistas justifican la actitud de Esquerra en el contexto de competencia electoral dentro del campo independentistas con un compañero de Gobierno, Junts per Catalunya, más crítico con Sánchez.

Elecciones en un contexto de crisis sanitaria

"Creo que ningún gobierno va a salir de esta crisis con ningún premio electoral. Esto desgasta a cualquier persona y partido. Aún hay que esperar a ver las consecuencias económicas y sociales", reflexiona un diputado del PSC en el Parlament.

Dentro del Ejecutivo catalán, ERC ha gestionado algunas de las carteras que más tensionadas se han visto en la emergencia, como la de Salud, capitaneada por Alba Vergés, y la de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, en manos de Chakir El Homrani Lesfar. Torra, por su parte, se adelantó y marcó perfil propio desde el principio de la gestión, con la petición del cierre de Catalunya en marzo y con una propuesta diferenciada por territorios en el desconfinamiento marcada por la prudencia.

En este contexto, ERC presiona a Torra para que active el reloj electoral, como ya han hecho Galicia y País Vasco, dos comunidades autónomas donde al menos se debaten horquillas de fechas.  El calendario catalán podría ser más complejo. Al fin de la actual emergencia sanitaria y el miedo a una segunda oleada en otoño, se le debe sumar el calendario judicial.  "Creemos que es mejor liderar políticamente el calendario electoral desde Catalunya, que no que nos lo imponga el Tribunal Supremo español", aclaran los republicanos sin situarlo en fechas concretas, en las que prefieren "consenso".

Una reconstrucción "a la catalana"

Por el momento, el Ejecutivo central ha prometido cogobierno con las comunidades autónomas y un fondo de 16.000 millones que tendrá “más impacto” en las zonas más afectadas. Sin embargo, Torra sigue presionando para que el Ejecutivo ponga inmediatamente más recursos económicos: "Pensad que los 16.000 millones de euros que el Estado ha anunciado que quiere transferir a todas las autonomías es sencilla y llanamente el déficit fiscal anual que el Estado tiene con Catalunya", aseguró en la inauguración de las jornadas 'Reactivem-nos' (Reactivémonos) organizadas por la Cámara de Comercio de Barcelona, tal y como publica Europa Press.

A pesar de que la situación sugeriría que las demandas identitarias se aplazaran dejando paso a las materiales, desde las filas del PSC avisan de que "el nacionalismo catalán es muy hábil a la hora de desviar cualquier cuestión hacia el eje nacional" y cree que evitarlo dependerá mucho de la capacidad de la "sociedad catalana para organizarse": "Una cosa es hablar razonablemente del problema de la infrafinanciación y otra decir que no tienes responsabilidad", recuerda.

"Nosotros apostamos por una reconstrucción en clave catalana, apostando por la transformación y por potenciar la economía por la vida, la redistribución de la riqueza, la prosperidad compartida y más derechos sociales, laborales y políticos", describen desde ERC sobre la etapa que se inicia. Por tanto, se sentarán en la mesa de reconstrucción que ha echado a andar en el Congreso, pero avisan de que trabajarán para retomar la mesa de negociación sobre Catalunya "lo antes posible".

Aunque reconocen que la covid-19 "lo ha cambiado todo", el "conflicto" catalán sigue vigente y no se cae de la lista de prioridades de la formación republicana: "La República Catalana es la manera de poder disponer de todas las herramientas y recursos para ayudar a la gente, dicho de otro modo: es el mejor instrumento para garantizar progreso, derechos y igualdad de oportunidades".

Leave A Reply

Your email address will not be published.