“Despilfarro”, poca planificación y obsesión con el AVE: ecologistas piden menos avión y mejor tren

  • Mientras el Gobierno habla de "recuperación verde", los ecologistas apuntan a que inyectan dinero público en la industria del automóvil y planean rescatar las aerolíneas
  • Ven en el tren una buena alternativa, pero advierten de que se invierte "sin prioridades y sin responder a las necesidades reales de movilidad"
  • La AIReF constató un estudio que  España ha hecho un "fuerte esfuerzo inversor" en la Alta Velocidad (AVE) y una "inversión insuficiente" en Cercanías, a pesar de ser mucho más usado
 

1

Ya han pasado seis meses desde que la epidemia de covid-19 arrasó con la normalidad. Muchos vieron en el parón una oportunidad para repensar el modelo, pero unos meses después, los ecologistas alertan del riesgo de que, tras el shock inicial, todo siga igual. Al menos, en la planificación de la movilidad, un eje importante para la lucha ecologista. Por el momento, el Gobierno ya ha concedido ayudas a la industria del automóvil, España planea el rescate a Air Europa, mientras hay trenes que siguen sufriendo carencias y se crea un halo de sospecha sobre el transporte público.

"Todo apunta a que se sigue apostando por el transporte privado. Había una oportunidad en esta pandemia. Ahora necesitamos espacio para las personas", evalúa Nuria Blázquez, coordinadora de Transportes de Ecologistas en Acción. La activista cree que se está fraguando una mezcla preocupante: fotos virales de aglomeraciones en hora punta en los andenes de metro, la creencia de que los transportes públicos hay mayor riesgo y ningún esfuerzo "a nivel comunicativo" por parte de las autoridades para estimular el uso del autobús o los trenes. Temen que esta circunstancia empuje a muchos ciudadanos a volver al coche privado.

Por eso, los ecologistas reciben con cierto recelo los eslóganes de "recuperación verde" del Ejecutivo español, mientras se inyecta dinero en las industrias contaminantes. "Hubo una etapa de contingencia, pero el dinero vuelve a fluir de nuevo y no va a los trabajadores de esas industrias. El Gobierno ha inyectado 250 millones de euros a los coches, un ahorro que el consumidor casi no percibe, y pretende rescatar a las aerolíneas, a pesar de que es un mercado liberalizado, sin condiciones climáticas", explica Adrián Fernández, coordinador de Movilidad de Greenpeace, sobre los pilares que refuerzan el modelo actual y contribuyen a retrasar la transición climática.

Menos avión, más tren para trayectos cortos

Para caminar hacia un modelo más sostenible, no hacen falta fórmulas mágicas. Los ecologistas piden  hacer un uso racional de fórmulas como el tren. "Creemos que se debería potenciar el tren en aquellos trayectos en los que sea competitivo, que en el caso español abarcarían casi todos los trayectos dentro de la Península, y reservar el avión a aquellas zonas donde no hay alternativa, como en las islas", explica el activista de Greenpeace.
Desde 1985 España ha invertido más de 340.000 millones de euros en carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos y ha mejorado mucho la movilidad de los habitantes. "En el siglo XX, el tren quedó en el abandono en cuanto el Banco Mundial dejó de conceder dinero para nuevos ferrocarriles en la época de Franco. En España teníamos un tren del siglo XIX en pleno siglo XX así que tuvimos que pasar directamente al XXI", recuerda Fernández. Sin embargo, desde la organización denuncian que la inversión se ha hecho sin ninguna estrategia global.
No es una percepción solo de los ecologistas. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) publicó en julio el estudio Infraestructuras de transporte, donde se constataban los desequilibrios. Una de sus conclusiones es que España ha hecho un "fuerte esfuerzo inversor" en la Alta Velocidad (AVE) y una "inversión insuficiente" en Cercanías, a pesar de que suponen el 90% de todos los usuarios del ferrocarril. Madrid y Barcelona concentran el 86% de los viajeros y el 34% de la red, según el organismo.

El problema no es cuánto, sino cómo. Con estos datos en la mano, Greenpeace alertó en julio de la "falta de planificación y despilfarro" en el sector del transporte en España. La organización cree que esas grandes inversiones se han hecho "sin prioridades y sin responder a las necesidades reales de movilidad de la ciudadanía".

De hecho, el Ministerio de Transportes también reconoce que es necesario un cambio de planificación en sus documentos para la elaboración de la nueva estrategia de movilidad que preparara. En el documento Eje 2: Nuevas políticas inversoras reconoce que en materia de infraestructuras de carreteras y ferrocarriles "en muchos casos ha prevalecido el criterio de que prácticamente ninguna actuación quedara fuera, en lugar de la deseable selección y priorización de actuaciones en función del beneficio social previsto".

Adrián Fernández apunta a que muchas inversiones se han decidido por criterios políticos y no estrictamente de movilidad, de necesidad social o de vertebración del territorio. "Los distintos gobiernos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado comprometen inversiones. Se ha caído en un agravio comparativo que es falaz. Todo el mundo quiere el AVE y entonces se quejan", explica.

En sus conclusiones, la AIReF segura que España cuenta con la segunda red de Alta Velocidad ferroviaria más extensa del mundo, solo por detrás de la de China. Sin embargo, su intensidad de uso es la más baja de todos los países con una red significativa de alta velocidad. "Han potenciado un modelo de AVE de lujo. Viajar te cuesta 80 euros", recuerda Nuria Blázquez, de Ecologistas en Acción. Antes de la llegada de la pandemia, Renfe tenía previsto estrenar el servicio AVLO, de carácter low cost, que aún permanece inactivo por el parón de la covid-19.

Los ecologistas denuncian que esto deja una España de dos velocidades: "Hay territorios muy bien comunicados como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Sevilla y otros del resto del Estado sin esas facilidades. Se ha apostado por trenes caros y otras zonas como Extremadura no tienen un tren digno", explica la activista de Ecologistas. No se trata de llevar el AVE a todos los rincones de España, sino de diseñar un sistema equilibrado que no deje zonas aisladas: "Va en contra del reto demográfico".

El tren nocturno: ¿muerte y resurrección?

Quedan pocos trenes nocturnos en España, solo tres líneas. Hace unos meses, se dispararon las alarmas ecologistas cuando, debido a la crisis de la covid-19, se paralizó el servicio del tren-hotel Lusitania, que une en un trayecto nocturno Madrid y Lisboa. Además de ser un tren mítico, es el que usó Greta Thunberg para desplazarse entre ambas capitales ibéricas con ocasión de la Cumbre del Clima 2019.

Los trenes nocturnos tienen más costes y el trayecto es largo, pero los ecologistas creen que siguen siendo útiles cuando los viajes tienen ciertas características, como unir, por ejemplo, capitales europeas: "Nos han despojado de nuestra conectividad. Ya no tenemos ningún tren que una Madrid y París o Barcelona y Zurich", explica Adrián Fernández de Greenpeace. Mientras, Estados como Francia o Austria planean recuperarlos, con la competencia de los vuelos low cost pisándoles los talones.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. Florentino says

    … Sara, cuando priman lo político sobre lo práctico, se observan esas desigualdades comunicativas entre territórios. Que lo cercano lo han alejado, pero a un coste pagado por todos, para un beneficio especulativo privado.
    La dictadura ya nos dejó un ancho de vía distinto entre España, Francia, Portugal… hasta que los intercambiadores se instalaron, pérdidas de tiempo, retrasos y un carbón contaminante. Los tramos de vías rentables, son «privados», los de poca densidad de usuarios públicos, media, regionales van desapareciendo y no son remozados… todo los dineros van a la «concertada», allí donde los «ex» políticos se ganan «otro sueldo por sestear». Este País no tiene una explicación fiable de criterios claros, en la forma de acometer el «tren social», sin mirar tanto a las ganancias, como a la dotación de un servicio de viajeros y mercancías apegado a los perfiles geográficos de las Comunidades en sus territorios.
    Por poner un ejemplo entre Irún-Madrid circulan unos Alvias. Irún Castejón dirección Zaragoza, ésta hasta Calatayud y de ella a Madrid. Existe un tramo de vía desde Castejón (Navarra), hasta Soria capital y desde (soria) aquí a Madrid… ¡ este último trazado es el más corto con un ahorro de 160 km y podría servir para articular el ferrocarril, ahorrando energía Km y pudiera ser utilizado para eliminar camiones y transportar mercancías voluminosas, peligrosas, billetes más económicos y estas comunidades estar unidas rápidamente. Hay que pisar el terreno y usar el criterio social, pudiendo el Estado ofrecer menos contaminación, más servicios, más baratos, más cortos y matando dos pájaros de un tiro… ¡ eliminar el diesel por las carreteras, atascos y peligros varios !. Esa vía Francia -Irún-Pamplona-Castejón-Soria- Madrid es todo un ejemplo por
    medio realizar, pues existe este trazado desde hace muchos años que se dejó en desuso.
    Coger Google y mirar hay diferencias bien grandes. Esta es mi aportación como usuario y ciudadano !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.