Los “no es no” de los ministros a Sánchez

  • "Está claro que no está dispuesto ni disponible para encabezar la candidatura del PSOE a la alcaldía de Madrid”, dicen en el partido sobre Grande-Marlaska
  • Los señalados como grandes bazas electoralesentonan el “no es no” ante la mera insinuación de “servicios debidos” al partido y al propio Sánchez

Pese al entusiasmo que le ponen ciertos miembros de la dirección del PSOE cuando señalan al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, como “el mejor candidato del PSOE para competir por la alcaldía de Madrid”, frente a Manuela Carmena y al resto de contendientes “sean quienes sean”, el entorno más cercano al ministro asegura que no hay ninguna posibilidad siquiera de que se lo pida el presidente del gobierno, Pedro Sánchez. Lo mismo sucede con el titular de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien no quiere oír hablar de ser cabeza de cartel para las elecciones europeas, en mayo de 2019.

En el caso de Grande-Marlaska, según ha confesado el propio ministro la propuesta de ser candidato a la alcaldía de Madrid, se la llegó a hacer en su día el mismísimo Pedro Sánchez; primero por persona interpuesta y, ante la negativa del que entonces era juez de la Audiencia Nacional y miembro del CGPJ, Sánchez se la reiteró personalmente, en un encuentro que surgió a iniciativa del que entonces era líder del primer partido de la oposición. En aquel momento, proposición y respuesta “quedaron en standby”, según ha asegurado el entorno de Grande-Marlaska a cuartopoder.es, pero tras la asunción de la cartera ministerial queda claro –según estas mismas fuentes- que el ministro se siente comprometido, sí, pero “con un proyecto de gobierno y, concretamente, con el que atañe a la Seguridad del Estado”.

Los más allegados a Grande-Marlaska dan por hecho que “no hay siquiera debate, porque está claro que no está dispuesto ni disponible para encabezar la candidatura del PSOE a la alcaldía de Madrid”. En los pasillos de la sede socialista de la calle Ferraz siguen invocando el nombre de Grande-Marlaska e incluso hay quienes aventuran que una petición de Pedro Sánchez, cambiaría las cosas, pero desde el entorno del ministro insisten: “No es lo mismo la petición de su secretario general a un militante del PSOE que a una persona independiente, comprometida con un proyecto puntual. Pero en todo caso, él está convencido de que no va a haber ninguna petición”.

Publicidad

Josep Borrell, en cambio, entra dentro de esta categoría de miembros del partido a quienes se les piden sacrificios en nombre del partido. No faltan en la cúpula del PSOE quienes señalan a Borrell como el mejor candidato posible para encabezar la lista al Parlamento Europeo, pero desde el entorno del ministro de Asuntos Exteriores insisten en que “no entra en los planes de Borrell”.

En cuanto a una eventual petición del líder del PSOE a Borrell “por el bien del partido”, sus allegados recuerdan el caso del que fuera Ministro de Trabajo en el gobierno del Felipe González, el andaluz Manuel Chaves. Recuerdan que Chaves llegó incluso a derramar lágrimas cuando le dijeron que tenía que marcharse a encabezar la candidatura del PSOE para el Parlamento andaluz, pero establecen un matiz: cuando Chaves – argumentan-- era ministro de Trabajo, debía prácticamente todo a Felipe González y estaba en una fase de su vida política diferente a la que se encuentra Borrell.

Entienden sus allegados que Borrell, que ha pasado por secretaría de Estado, Gobierno, oposición, candidatura fallida a la presidencia del gobierno y Parlamento europeo, incluido un periodo como presidente de la Eurocámara, se ha forjado su propia carrera política y aceptó por convicción personal apoyar a Sánchez en su proyecto. “No se le puede pedir más – señala uno de los suyos- y mucho menos exigir, por el bien del partido, porque él lo ha dado todo por su partido durante toda su larga vida política”.

Dicho de otro modo, cuando faltan poco más de seis meses para la celebración de los comicios, los ministros señalados como grandes bazas electorales entonan el “no es no” ante la mera insinuación de “servicios debidos” al partido y posibles peticiones del líder Pedro Sánchez.