PREVENIR LA LUDOPATÍA

Garzón estudia regular las cajas de recompensa de los videojuegos, especialmente infantiles

1

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha comparecido este viernes en la Comisión de Sanidad y Consumo para explicar los planes de su cartera, centrados en tres áreas: los derechos de los consumidores, los malos hábitos alimenticios que conducen a la obesidad y el juego. El ministro ha explicado la regulación que prepara para este último sector y también ha advertido de que el ministerio estudia también los juegos de azar dentro del sector de los videojuegos.

El Ministerio de Consumo ha observado "la extensión" de la proliferación de juegos de azar dentro de los videojuegos, muchos de los cuales incluyen "las cajas de recompensa o cajas-botín",  donde el jugador puede "mejorar sus capacidades", previo pago con dinero real. Al pagar, acceden a mejoras como "un evento deportivo"; "un jugador que dispara mejor o que mete más canastas". A pesar de que para Garzón estas recompensas "promueve un consumo impulsivo y compulsivo" que "puede generar adicciones"  no está regulado.

Además, Garzón se ha mostrado especialmente preocupado por que en estos entornos no regulados estén los menores de edad, ya que muchos niños acceden desde el móvil a juegos infantiles de los que los padres no conocen a veces la dinámica: "Una niña puede tener 15 o 10 años y pedirle a su padre unos 10 euros y otros 10 euros, meterlos en el videojuego y se genera un consumo compulsivo", ejemplificaba el ministro. Además, ha añadido que en estos videojuegos el proceso de produce "con una música similar a las tragaperras".

Tras asegurar que este área ya está regulada en países como Reino Unido, Francia o Bélgica o Alemania", el Ministerio se ha "propuesto estudiarlo" para regularlo.

Coto a la comida basura

Garzón se ha mostrado "enormemente preocupado" por los "malos hábitos" alimenticios que están conduciendo a la población de los países desarrollados, incluido España, a obesidad y sobrepeso, gracias a "dietas de alto componente energético", con más grasas o sal, y que afectan especialmente a las familias vulnerables. Por ello, pondrá coto a la comida basura y potenciará el consumo saludable en cuatro áreas de actuación: el etiquetado, una fiscalidad, la regulación de la publicidad de este tipo de productos dirigidos a la población infantil y las campañas de formación e información.

En el caso del etiquetado, Garzón ha dicho que estudia tanto modelos implantados fuera de la UE, como en el caso de Chile, como los de una docena de países europeos, aunque ha confesado que en cualquier caso, el ministerio tendrá en cuenta las "singularidades" de nuestro país. El Ministerio buscará "un sistema de etiquetado que incentive el consumo saludable", teniendo instrumentos como la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ahora bajo su cartera.

La fiscalidad se diseñará con el mismo objetivo: incentivar lo saludable y desincentivar lo saludable. El ministro también se ha mostrado preocupado por que los niños se vean expuestos a publicidad que "no promueve el consumo saludable".

Por último, el ministro ha querido poner el foco en las campañas de formación e información, ya que una parte importante del problema está relacionado con lo social y ve necesario que la ciudadanía sea también consciente d los "riesgos y costes" del consumo no saludable.

1 Comment
  1. juanjoa says

    Ni fu ni fa. Un manta jugando a hacer como si hiciera algo. …. Pero sin saber lo que puede hacer , nu que puede hacer. Y sin ganas de hacer nada.
    .
    ¡Vaya regalito!

Leave A Reply

Your email address will not be published.