Juicio de Alsasua: turno para el dueño del Koxka, la camarera y forales

Hoy ha comenzado el polémico juicio a los ocho jóvenes alsasuarras tras la pelea ocurrida en el bar Koxka de la localidad navarra en octubre de 2016. Hay una petición de prisión para los ocho de 375 años en total, con condenas desde los 12 años y medio hasta 62 años y medio. Este es el transcurso del juicio.

Miércoles, 18 de abril

Es el turno de declaraciones para el dueño del bar Koxka, la camarera y la Policía Foral, todos en calidad de testigos. La Policía Foral fue el primer cuerpo en personarse en las puertas del establecimiento la noche del suceso. En este asunto, uno de los puntos a tratar es la declaración del dueño del bar, quien afirma que él jamás dijo que la agresión fuera premeditada o que los autores sabían pegar. Sin embargo, en el atestado sí aparecen estas palabras. Los forales han sido preguntados por este punto, ya que el documento del atestado remitido a la Audiencia Nacional con la declaración del dueño del bar está sin firmar. Afirman que original se remitió al Juzgado de Pamplona. “Le puedo asegurar que el testigo firmó, pero aquí no está “, afirma uno de los agentes de la foral.

La camarera del bar asegura que los camareros del bar eran “los únicos que no habían consumido alcohol aquella noche” por encontrarse trabajando, y ha afirmado que, desde dentro, no notó revuelo aunque en un momento dado sí que hubo un vacío en el bar. Afirma que algunos de los clientes que estaban dentro del establecimiento se enteraron de la pelea al día siguiente en los medios de comunicación. También ha declarado que no vio por el establecimiento a algunos de los encausados: en concreto Adur y Aratz.

Al mismo tiempo, la familia de Adur, uno de los ocho encausados, ha facilitado una fotografía tomada la noche de la pelea. En ella, se observa que viste una camiseta negra, algo que no concuerda con el relato que dieron los denunciantes, quienes afirmaron que iba vestido de rojo. La fotografía facilitada por la familia sí se ha admitido como prueba.

Agentes de la Policía Foral que llegaron aquella noche al bar también han prestado declaración. Uno de ellos ha afirmado que vio huellas de zapatos en la camiseta de uno de los agentes de la guardia civil.

Martes, 17 de abril

Turno para los guardias civiles y sus parejas. Los guardias civiles han relatado la noche en que sucedieron los hechos. “Si está en una diligencia lo ratifico. Si me enseña lo que tengo que recordar…” ha sido una de las frases más repetidas por uno de los dos agentes durante su declaración. No recordaba si la Policía Foral le ofreció presentar una denuncia por lo ocurrido. La primera denuncia de los dos agentes es ante la Guardia Civil, no ante la Policía Foral.

El segundo agente ha relatado la vida en Alsasua, donde asegura que “cada festividad en el pueblo se aprovecha” para pedir la salida de la Guardia Civil bajo el lema ‘Alde Hemendik’ (Fuera de aquí). Por otra parte, reconoce que en la localidad hace vida normal, donde puede salir a “potear” con tranquilidad, pero siendo consciente de en qué establecimientos entra.

También han declarado las parejas de los agentes, que estaban presentes y, según consta en su denuncia, fueron también agredidas aquella noche. Han ratificado la existencia de “golpes y patadas” contra los agentes” y una de ellas ha identificado en el juicio a algunos de los autores, algo que no consta en la instrucción previa. Consideran que la vida de los guardias civiles y la suya propia en la localidad es complicada, sienten que tienen que “pedir perdón” por vivir allí y reconocen que no se sienten seguras en la localidad.

Lunes, 16 de abril

En la jornada del lunes 16, los jóvenes han declarado ante la jueza y han negado haber participado en la agresión. Además, han remarcado que no existe ningún odio a la Guardia Civil. Sobre su pertenencia a los movimientos Ospa Eguna y Alde Hemendik, han reconocido haber participado en algunos actos relacionados, pero no pertenecer al movimiento ni la organización.

Adur Ramírez, uno de los tres acusados que se encuentran en prisión provisional, ha afirmado que no estaba en el bar Koxka, donde ocurrieron los hechos, sino que se marchó a su casa horas antes. A preguntas de su abogada, ha indicado que se enteró de todo lo ocurrido al día siguiente por la cantidad de mensajes y llamadas que recibió. “La Guardia Civil me había identificado en alguna ocasión, como a muchos”, ha declarado. Y también ha comentado que fue pelotari con el hijo de un agente de la Guardia Civil.

Adur y Jokin tienen peticiones de prisión de 50 años. Para el tercer acusado en prisión provisional, Oihan, hay una petición de 62 años y medio de prisión.

Jokin Unamuno reconoce que se quejó a la Guardia Civil por haber recibido cuatro multas en muy poco tiempo, pero niega haberles insultado. “El teniente me llamó por mi nombre y discutimos. No golpee a nadie”, ha declarado.

En el caso de Jon Ander Cob, uno de los ocho acusados, ha querido remarcar el sistema de rueda de reconocimiento al que fue sometido. Cob ha afirmado que esa rueda de reconocimiento se realizó con presos de Alcalá-Meco de origen sudamericano, por lo que él “era muy diferente”, tal como informa GARA. Otro de los puntos que han surgido durante la declaración de Cob es la ropa que llevaba esa noche. El acusado ha mostrado una fotografía tomada esa noche y se ha contrastado con la que facilitaron los cuatro denunciantes: las descripciones no coinciden con la fotografía.

En el lado de Ainara Urquijo, la única chica entre los acusados, se le atribuyó haber amenazado verbalmente a los guardias civiles. “Esto que os ha pasado es por salir de allí arriba, cada vez que salgáis os va a pasar lo mismo, así que lo que tienes que hacer es no salir de allí” es la frase que se le atribuye. Urquijo ha reconocido “haberse puesto nerviosa con los Forales” cuando llegó al bar Koxka y vio a su amigo Jokin Unamuno detenido. Niega haber amenazado a los guardias civiles ni a sus parejas porque, reconoce, “no es quién para hacerlo”.

Mañana martes será el turno de la declaración de los guardias civiles y sus parejas. Mañana, a las 19:30 horas, hay una convocatoria de una concentración, motivada por la asociación Doble 12 en “apoyo a los guardias civiles”. La concentración tendrá lugar a las 19.30 horas en la plaza Merindades y a la misma se ha adherido COVITE, cuya presidenta, Consuelo Ordóñez, asistirá al acto.

Publicidad