Sobiranistes pretende que Catalunya En Comú vuelva a sus orígenes para las municipales

  • Recuerdan que el PSC les echó del gobierno de Badalona
  • Apuestan por el concepto de múltiples soberanías de Domènech

La nueva plataforma que se presentó ayer en el entorno de los comunes, Sobiranistes, impulsada, como caras más visibles, por la portavoz en el Parlament de Catalunya En Comú-Podem, Elisenda Alamany, y por el también diputado de este grupo y coordinador general de EUiA, Joan Josep Nuet, tiene como objetivo “recuperar el espíritu fundacional claramente municipalista” que llevó a conformarse Catalunya En Comú el pasado mes de abril del 2017 en la asamblea de Vall d’Hebron.

Según explican promotores de este manifiesto, la estrategia de cara a las siguientes municipales tiene que ver mucho con el paso que han dado para esta presentación pública. “Recuperar a la gente que se movilizó el 1-O y el 3-O, que no forman parte de ningún partido, y que, si no volvemos a nuestros orígenes municipalistas y soberanistas, se irán a la CUP o a ERC”, advierten.

Una estrategia, cuentan a cuartopoder.es, quiere recuperar la capacidad de seducción a un sector de la población catalana que, según consideran, se ha perdido con la marcha de Xavi Domènech como coordinador general de Catalunya En Comú Podem. “La visión estratégica que aportaba Domènech y que apelaba a grandes mayorías se ha perdido”, aseguran.

Publicidad

El pasado mes de julio, Domènech y Colau se hacían, de nuevo, con el control de la organización tras conseguir un amplio respaldo en unas primarias internas. La clave de estas primarias para comprender lo que sucede ahora no está en ese resultado, sino en la configuración de la lista ganadora. Fuentes de la flamante plataforma soberanista de los comunes aseguran que, el sector más próximo a Colau y al aparato de ICV se hicieron con el control de la lista y, por consiguiente, el partido. Esto se ejemplificó en que la segunda de Domènech hasta entonces, Alamany, y el propio Nuet no formaran parte de las listas para la Ejecutiva. Domènech, pocos meses después, dimitía de todos sus cargos.

Otra fecha clave para entender este movimiento es el 20 de junio de este año, cuando Álex Pastor, del PSC, arrebataba la Alcaldía de Badalona, tercera ciudad por tamaño de Catalunya, a Dolors Sabater, alcaldesa desde el 2015 por Guanyem Badalona, una entente entre comunes y círculos próximos a la CUP. Ese gobierno estaba sostenido por los votos también de la coalición ICV y EUiA, ERC y PDeCat. El nuevo alcalde resultó apoyado por el PP de Xavier García Albiol, Ciudadanos y Units per Avançar.

“Hemos tomado nota, el PSC a nivel municipal sigue siendo viejo socialismo, no tiene nada que ver con Pedro Sánchez, que es capaz de pactar con las izquierdas, lo vimos en Badalona y lo vemos en Hospitalet, donde lleva a cabo políticas que sólo ayudan a la gentrificación y a la pérdida de calidad de vida de las clases populares”, describen. Por ello, frente a esto, quieren dar un giro al rumbo de la formación a la que consideran “muy influenciada por el aparato de ICV”, de quien ven tentaciones en priorizar los acuerdos municipales con los socialistas. Para ello, apuestan por disputar caladeros de voto en las municipales a ERC y la CUP, apostando por el soberanismo como arma política e ideológica.

“Tenemos que ponerle las cosas difíciles a ERC y, también, ser capaces de entendernos con esta fuerza en un futuro si queremos romper la política de bloques en Catalunya y la alianza de Waterloo”, reflexionan. “Para ello, tenemos que tener en cuenta que en la Catalunya central y en la interior, la competencia entre ERC y Convergència a nivel municipal es enorme, tenemos que intentar llegar a pactos de izquierdas y acabar con el procesismo”, explican. Para ello, quieren recuperar el soberanismo de la formación que, dicen, se fue con Domènech.

Más allá: la Generalitat y el Estado. Consideran que volver al lenguaje fundacional de Catalunya En Comú, que unía como dos caras de una misma moneda la defensa de los derechos nacionales y sociales en Catalunya bajo el concepto de ‘un sol poble’ es la única manera de que, en una futuras, y puede que no muy lejanas, elecciones catalanas, se pueda conseguir una mayoría de izquierdas en el Parlament. “Lo mismo vemos en el Estado, para que la próxima legislatura pueda haber un gobierno progresista, este tendrá que entenderse con el independentismo, y, para ello, nuestro espacio es necesario, como demostraba Domènech”, prosigue.

La pelea interna por el control de las listas para las municipales también está detrás de esta iniciativa de Sobiranistes. “No se trata de que ICV pueda mantener sus concejales para pactar con el PSC, se trata de apelar a aquellos sectores movilizados y que no son de las CUP, de llegar a ellos para conformar verdaderos gobiernos de izquierdas en los municipios que rompan con el eje nacional”, explican.

¿Qué soberanía?

Desde soberanistas critican que los medios de comunicación les hayan intentado relacionar con el independentismo. "Nos referimos a soberanía en un sentido amplio, al concepto al que aludía Domènech", explican. "Una soberanía plena, que permita construir un modelo económico, social y cultural al servicio de los derechos de la mayoría y no al de los privilegios de la minoría, una soberanía que sea el punto de partida y llegada de las múltiples soberanías que están en juego", parafrasean a Doménech, en un artículo en el periódico Realitat, de Comunistes, el partido de Nuet.