Sánchez defiende el tándem perfecto con Díaz para evitar “el bloqueo” en las andaluzas

  • “Os puedo garantizar que si me llena de orgullo una tierra y una gestión socialista esa es la de Susana como presidenta”, ha dicho Sánchez sobre Díaz
  • Los últimos sondeos de las andaluzas pronostican una victoria ajustada para el PSOE, que podría perder entre cinco y once diputados respecto a las anteriores elecciones.

Quedan tan solo unos días para las elecciones andaluzas del 2D y los socialistas agotan sus cartuchos. Por segunda vez, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha participado en un acto de campaña en Andalucía para arropar a la que no hace tanto fue su principal rival por el liderazgo del partido, Susana Díaz. Las tornas han cambiado: si antes había que luchar por conquistar el poder, ahora hay que colaborar para mantenerlo. Ambos dan por segura la victoria socialista, pero han ofrecido una imagen de unidad para pedir el voto masivo que evite “el bloqueo” de la oposición.

“Vamos a consolidar el cambio que nos pida ganar una década, después de la década del PP”, ha indicado el líder socialista en el acto de este martes en Marbella, un evento que había sido pospuesto por el viaje a Bruselas del mandatario para negociar la cuestión de Gibraltar tras el Brexit. “Tenemos que votar mayoritariamente al PSOE para dejar atrás a las derechas”, ha tratado de convencer antes de dar el espaldarazo definitivo a Díaz: “Os puedo garantizar que si me llena de orgullo una tierra y una gestión socialista esa es la de Susana como presidenta”, ha remarcado.

Publicidad

La baza más importantes que han desplegado este martes ha sido la de la promesa de tiempos mejores para Andalucía con sus gobiernos aliados tanto en el poder central como en la Junta. Así Sánchez ha prometido apoyar a la comunidad en cuestiones como la dependencia, la educación o el empleo y ha recordado los planes del Gobierno para subir el salario mínimo, mejorar las condiciones de los autónomos o eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres con medidas como los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles o las contempladas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Publicidad

También ha destacado el plan integral para el Campo de Gibraltar de 1.000 millones de euros que el Consejo de Ministros ha aprobado en plena campaña, además del logro de introducir una declaración de las instituciones comunitarias que refuerza el derecho de veto español sobre cualquier ventaja para Gibraltar de cara a la salida de Reino Unido de la UE. Algo que según el presidente da a España “una posición de fortaleza” inaudita a la hora de negociar con los británicos.

Sin guiños a ninguna formación política

Los últimos sondeos de las andaluzas pronostican una victoria ajustada para el PSOE, que podría perder entre cinco y once diputados respecto a las anteriores elecciones y se vería obligado a pactar con una segunda fuerza para gobernar. También anuncian que PP y Ciudadanos quedan lejos de sumar mayoría.

Los socialistas no le guiñan el ojo a nadie y están poniendo su empeño en salir a por el voto mayoritario que evite el temido bloqueo. “En el debate de ayer había un modelo de los que prometían la luna, pero no decían cómo, y un modelo de quienes prometían volver a los recortes de 2012, que trajeron tanto sufrimiento”, ha apuntado Díaz dirigiéndose a su oposición tanto a derecha como a izquierda.

Aunque Díaz ha vuelto a agitar la bandera del “todos contra el PSOE y contra mí”, sus ataques han ido dirigidos más a la derecha que a la fuerza Adelante Andalucía capitanada por Teresa Rodríguez (Podemos) y Antonio Maíllo (IU). La dirigente socialista ha culpado tanto a PP como a Ciudadanos de estar dispuestos a pactar con “la extrema derecha xenófoba, racista y machista” de VOX que viene a “quebrar la convivencia”. Sánchez, por su parte, ha remarcado que las derechas tienen solo una propuesta: “En Andalucía hablan mal de los inmigrantes, en Madrid hablan mal de los andaluces y en Bruselas hablan mal de España”.

Otra de las banderas agitadas por Díaz ha sido la identitaria, la del referéndum del 28 de febrero que promovió la autonomía, mientras ha remarcado que el partido de su tierra es el propio. La andaluza ha acusado al PP y, en general, a las derechas, de amenazas el autogobierno de Andalucía en su última propuesta para centralizar la educación. “Hay quien todavía piensa que los andaluces no deberían haberse levantado, pero Andalucía abrió la puerta de la igualdad para todos los hombres y las mujeres de nuestro país. Nadie nos va a quitar eso, señor Casado”, ha remarcado.