IU prioriza la presencia de una red de activistas en los barrios para parar a la extrema derecha

  • Alberto Garzón ha criticado que el Gobierno no "haya sido valiente" y deje fuera de los presupuestos algunos acuerdos con Unidos Podemos
  • Antonio Maíllo alerta contra el voluntarismo tras los resultados de Andalucía

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha expuesto un informe político en el que analiza la situación política del país y los retos de esta formación en el inicio de la Coordinadora Federal de IU que se reúne hoy en la sede de la calle Olimpo de Madrid. Además, el coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, ha analizado los resultados de Adelante Andalucía en los comicios del pasado 2 de diciembre y el nuevo contexto político andaluz con la llegada del gobierno de las derechas.

Para Garzón, es prioritaria la construcción de un "bloque histórico que pare a la extrema derecha en las instituciones y en las calles". De este modo, ha recordado que, de cara a los comicios europeos, autonómicos y municipales de mayo, las confluencias con Podemos y otras fuerzas políticas van adelante, pero, también, que el acuerdo marco firmado con Podemos permite a cada territorio explorar si se desarrollan las confluencias electorales y de qué manera. Habrá comunidades autónomas y municipios donde no se llegarán a acuerdos para concurrir conjuntamente, lo que, para Garzón, "no puede suponer un drama".

Más allá de las instituciones, en las calles, el líder de IU ha detectado que los barrios populares están menos movilizados políticamente que los barrios más ricos. Frente a ello, cree que IU tiene que ser más incisiva en explicar a las clases populares su modelo de país, republicano y federal, frente al debate territorial que viene copando la política española en los últimos años. Para llegar a esos barrios populares, Garzón ha prometido trabajo durante los próximos meses de las federaciones y agrupaciones locales y "activar las redes de activistas".

Publicidad

"Nos comprometemos a iniciar un proceso de despliegue de todos los territorios, para ir a los barrios obreros y debatir con nuestra gente nuestra propuesta política. La dirección tiene que dar ejemplo con lo que pone en nuestros documentos", ha asegurado, anunciando "muchos actos de las federaciones" en los próximos meses y dando importancia a las "redes de activistas", que son las que están en mayor contacto con el conflicto social.

Además, ha valorado positivamente los presupuestos presentados esta semana por el Gobierno. "Se está empezando a tomar una senda en beneficio de las clases trabajadoras y a revertir los recortes del PP y del anterior gobierno socialista", ha considerado, con medidas como la subida del SMI un 20%, "la mayor subida de la democracia". Sin embargo, Garzón tiene la sensación de que "el PSOE ha desaprovechado la oportunidad de ser valientes", puesto que hay medidas acordadas por Unidos Podemos y el Gobierno "que no están incorporadas en los presupuestos o en las leyes, como la derogación de las leyes mordaza o de los aspectos más gravosos de la reforma laboral".

También ha criticado al Gobierno de Pedro Sánchez por no haber conseguido un objetivo de déficit de 1,8%, en vez del 1,3%. Ha responsabilizado de esto a "una maniobra parlamentaria de PP y Ciudadanos", pero cree que el Gobierno podría haber hecho más. "La diferencia entre estos objetivos de déficits son 6.000 millones de euros que se podrían haber utilizado, entre otras cosas, para rescatar los puestos de trabajo de Alcoa", ha declarado Garzón.

Por su parte, Maíllo ha analizado los resultados andaluces y la situación política abierta tras las elecciones del pasado diciembre. Ha hecho autocrítica: "No hemos conseguido la acumulación de Podemos e IU ni incorporar a votantes del PSOE". "Los resultados no son buenos, no hemos conseguido parar un vuelco del modelo económico y social", ha dicho, mostrando contrariedad por "no haber conseguido ser la alternativa".

En unas elecciones marcadas por la alta abstención, Maíllo afea a Adelante Andalucía el "no haber sido capaces de detectar las corrientes subterráneas en el debate político andaluz". "Pensábamos que en campaña se iba a hablar andaluz, nada de eso, se ha hablado de Catalunya y de España", ha repasado el líder de IU en Andalucía.

"Trump ha llegado a España a través de las costas andaluzas", ha descrito, añadiendo que, ante las declaraciones de Vox que han copado los medios de comunicación durante estas semanas, "ha pasado desapercibido el acuerdo con PP y Ciudadanos de privatización, agujereo fiscal y desmantelamiento de los servicios públicos, han conseguido que los significantes sean otros".

Maíllo es consciente de que, tras los malos resultados de Adelante Andalucía, hay sectores dentro de IU, también en Podemos, que pondrán en duda la confluencia. "La confluencia se ha hecho con mucha cohesión", ha valorado, lamentando que "desde Andalucía no hemos sido el empuje" para que se acabe de exportar el modelo al resto del Estado. "Hay dos tentaciones, la mitificación de un pasado que nunca existió y el espejismo de un futuro que ya no es. Estamos aquí como instrumento de la gente que tiene miedo, inseguridad, para generar un bloque que le genere ilusión, confianza y seguridad en el futuro", ha asegurado.

Maíllo también ha puesto en valor la experiencia municipalista de IU en Andalucía "como experiencia de contrapoder". "En Andalucía hay 80 municipios que son ejemplo de nuestro gobierno, donde estamos recuperando el Estado, los servicios públicos", ha puesto como ejemplo. También ha alertado del "riesgo de voluntarismo" en relación al nuevo gobierno andaluz en una doble vertiente, "pensar que el PSOE se va a hundir" y "pensar que el Gobierno va a caer pronto". Esto último no será así, considera Maíllo, porque "el presupuesto de la Junta de Andalucía es un 20% del PIB andaluz y es una gran oportunidad de negocio". "Hay muchos intereses en juego", ha asegurado.