Del fin de las razas peligrosas a la prohibición del sacrificio halal: otras propuestas de PACMA

Más de 90 páginas forman el programa con el que PACMA concurrirá a las elecciones generales de 2019. Muchas de sus medidas llevan años en los documentos de la formación, como el fin de la tauromaquia, el sacrificio cero o la prohibición de la compraventa de animales como compañía.

Además de apuestas como el fin de las macrogranjas o la reducción del consumo de productos de origen animal, en el documento al que ha tenido acceso cuartopoder.es, también hay otras medidas sobre diversos temas que generarán debate. Estas son algunas de ellas.

Acabar con el estigma de los “perros peligrosos”

Publicidad

PACMA cree que la ley de 1999 que estableció el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos ha conseguido “estigmatizar” a determinadas razas de perros. Por ello, apuestan por derogar esa y todas las legislaciones que emanan de ella para “estudiar de forma individualizada” los casos sin que el animal tenga más posibilidades de sacrificio por pertenecer a una raza. 

Para esas situaciones, proponen crear “centros de recuperación” y desarrollar campañas en contra de la estigmatización de estos animales.

Prohibición del sacrificio halal y kosher

PACMA pone el foco en ambos métodos asociados a dos religiones concretas y que no cumplen con el previo aturdimiento que requiere la Unión Europea para sacrificar animales. En el caso de los rituales halal (musulmán) y kosher (judío) los animalistas consideran que se pierde la consciencia “de forma gradual, provocando una agonía durante la cual los animales están expuestos a dolor y sufrimiento”. Por tanto, son partidarios de prohibirlos en España, un debate que ya está abierto en otros países europeos.

Menús veganos en la administración pública

El partido animalista entiende la opción de no comer ningún producto de origen animal como parte del derecho de la libertad de conciencia. Por ello, cree que debe ofertarse este tipo de menú en todos los centros públicos, como comedores escolares, universidades, centros y residencias de mayores u hospitales, entre otros.

También apuestan por crear una etiqueta específica para estos productos, tanto en alimentación como en otro tipo de consumo (ropa, calzado, etcétera) y hacer campañas de información.

Reconocer legalmente los santuarios de animales

Además de abrir más centros de recuperación, los animalistas quieren que se reconozcan legalmente los santuarios de animales “como entidades de protección y defensa de los animales” y se les conceda la “utilidad pública” si así lo solicitasen. En estos espacios se rescatan y cuidan animales procedentes, generalmente, de la explotación ganadera, tal y como afirma el documento.

Un protocolo para el ébola

Con el recuerdo Excálibur, el perro de Teresa Romero, en la memoria, el partido propone elaborar un “plan de contingencia frente a la sospecha de infección por virus ébola en perros”. Actualmente, se sacrifica al animal sin necesidad de analíticas ni cuarentena.

La mascota en el hospital

El partido animalista cree que es necesario que los animales se integren en los espacios públicos como lo están en los hogares. Por ello, proponen que se permita y regule el acceso de los animales en el transporte público, en los albergues para personas sin hogar, residencias, casas de acogida o pisos para víctimas de la violencia machista.

Además, consideran que habilitar una sala en los hospitales donde el paciente ingresado pueda recibir la visita de su perro o gato puede ser beneficioso incluso para su salud.

La prohibición del foie gras

Para los animalistas es una de las formas de producción más cruel, ya que el foie gras se obtiene del hígado hipertrofiado de un pato o de un ganso: “Las aves son inmovilizadas y alimentadas mediante embudos por los que se introduce el alimento a presión varias veces al día”. Por tanto, PACMA apuesta por la prohibición de su producción y su comercialización en su programa.

Consulta aquí su programa

PACMA propone sanidad pública para los animales, una fiscalía contra el maltrato y el fin de los circos