ESTADO DE ALARMA

La república de las pantallas

  • IU organiza el Día de la República un encuentro con Esther López Barceló, Xavier Domènech, Rafa Escudero y Cristina Fallarás
  • Anticapitalistas conmemora el 14 de abril con un debate entre Miguel Urbán, Pernando Barrena, Ana Miranda, Ángela Aguilera y Mireia Vehí

0

El 14 de abril, hasta ahora, era siempre una de las primeras manifestaciones de la primavera. Las manifestaciones tricolores ponían color a las calles del centro de Madrid. El año pasado, por cierto, una de las más numerosas que se recuerdan. La reclamación republicana volvía a la Gran Vía décadas después. Pasado un año, la II República se conmemora a través de las pantallas por el confinamiento general derivado de la pandemia de covid-19.

Distintos homenajes se han celebrado por parte de organizaciones republicanas, memorialistas y partidos políticos. Charlas y debates por streaming. Así, desde los salones, cada cual en su confinamiento, ha pasado el aniversario número 89 desde que se proclamara la II República en las plazas de las principales ciudades del Estado. Los brindis al son de “salud y república” se efectuaron, también, mediante pantalla.

Dos debates de los celebrados llaman la atención. Por un lado, IU organizaba, bajo el título “La República: Memoria y Futuro”, un encuentro moderado por la responsable de Memoria Democrática de la coalición izquierdista, Esther López Barceló, en el que participaban el historiador y anterior líder de los comunes, Xavier Domènech, el actual secretario general de Consumo y Juego y profesor de Derecho, Rafa Escudero, y la periodista Cristina Fallarás.

Por otro lado, Anticapitalistas celebraba otro debate, "Repúblicas" moderado por Laura Pérez en el que estaban los eurodiputados Miguel Urbán, de Anticapitalistas, Pernando Barrena, de EH Bildu, y del BNG, Ana Miranda, además de la diputada de la CUP en el Congreso, Mireia Vehí, y la representante en el parlamento andaluz de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera.

Recogemos algunas pinceladas de las dibujadas por las personas que intervinieron en sendos encuentros digitales que aspiraban a poner un granito de arena en el análisis de lo que supuso la II República, la situación actual de la monarquía y, por extensión, el Régimen del 78 y en la mirada hacia una III República o hacia distintas repúblicas.

Así, Domènech no tardó en recordar que una república “no es el cambio de un rey por un presidente, supone muchas cosas”, pues en 1931, “para los campesinos significa tierra, tierra y libertad, pues una cosa sin la otra no se entendía; y para las clases urbanas, mejores condiciones de trabajo y luz”, siendo el mejor representante de esa luz, la escuela, tan atacada posteriormente por el Franquismo. “Cuando en Barcelona se proclama la república, en la Plaça Sant Jaume se canta La Marsellesa”, recuerda.

Pasan las décadas y, llegados a la Transición, el historiador catalán echa en falta “que no se pregunta sobre monarquía o república, pues posiblemente, la respuesta fuera la que no le gusta a la monarquía”. Actualmente, para Domènech, la monarquía está en horas bajas y recuerda que, a pesar de que Felipe VI comunicara que rechaza la herencia de su padre, Juan Carlos de Borbón, de la fortuna escondida en Panamá y Suiza, eso no puede ser así, sigue siendo el heredero, además de que “no ha renunciado a su herencia, sigue siendo rey”.

“El PSOE ha sido el gran partido que ha sostenido la monarquía”, para Domènech, durante todos estos años. La periodista Fallarás recoge el guante. No solo el PSOE, también el Grupo PRISA. La periodista define a este grupo mediático: “El brazo armado de la progresía que legitimaba la monarquía”. “Nuestra Constitución valida a un personaje siniestro como Juan Carlos I. La figura de Juan Carlos supone el botón que ata la criminalidad de Franco con una cosa que se llama democracia y no puede ser tal si está construida sobre el crimen”, valora Fallarás, quien considera que Vox aparece para “abrochar la dictadura”. Para Domènech, esto es un punto flaco de la institución monárquica, pues “ha dejado de ser una monarquía transversal”, con Felipe VI, para convertirse en “la monarquía de Vox”.

Comparte esta reflexión Escudero.” Es un problema gordísimo para la monarquía. El discurso de la Transición era contraponer una democracia moderna con una pareja de reyes moderna, frente a presentar la república como un periodo oscuro y lleno de enfrentamientos”. Eso se ha acabado, según Escudero. Discrepan, sin embargo, en cómo avanzar hacia una nueva república. Para Escudero, fiel a la línea de la izquierda gubernamental, el quid de la cuestión está en “avanzar en derechos y libertades”, en el “constitucionalismo social”. Domènech lo pone en duda: “Tengo la sensación de que una Constitución que se muestra incapaz de ser reformada no es la solución”.

República se conjuga en plural

El encuentro digital organizado por Anticapitalistas profundizaba en la plurinacionalidad del Estado con presencia de distintas fuerzas independentistas. Así, por parte de la CUP, Vehí apuesta por que “la península Ibérica está llena de pueblos que se reconocen de forma colectiva en una lógica nacional”, así como por el “municipalismo como piedra angular de construcción” de unas nuevas repúblicas.

“La posibilidad de construcción de nuevos estados nos ubica en un terreno más democrático que lo que se pueda hacer en torno al Estado español”, critica así la de la CUP a la estrategia de las izquierdas españolas, en referencia a Unidas Podemos: “La tesis de conquistar España para democratizarla se hace muy difícil frente al deep state.

Por parte de EH Bildu, el eurodiputado Barrena recuerda que “para nosotros, república no es la opción, sino repúblicas. No es la III, es la I”, considera, en referencia a la vasca. Aún así, cree que una “república confederal es un marco democrático aceptable” en el cual las distintas repúblicas vecinas aceptan, de buen grado, confederalizarse. El eurodiputado vasco considera que el concepto ‘república’ “es articulador de distintas luchas, es sinónimo de libertades, igualdad, protagonismo de lo público”.

La eurodiputada del BNG recuerda que hace años que no se pregunta sobre la monarquía en el CIS como símbolo de la debilidad de esta institución. “Hemos defendido siempre el derecho a decidir, ese es el concepto de república que nos gustaría”, añade: “Los valores de repúblicas como derecho a decidir de nuestras naciones”. “La república galega se proclamó por obreros en Ourense y Santiago”, hace memoria Miranda. Por su parte, la diputada de Adelante Andalucía considera que “al descrédito del juancarlismo” le ha sucedido Felipe VI, “sin carisma”, del que critica “el discurso del 3-O para Catalunya”.

“La monarquía es un símbolo, para garantizar una estructura política”, prosigue, por lo que alerta sobre las tentaciones de unos nuevos Pactos de la Moncloa. “Una república ha de tener un horizonte ecosocialista y feminista”, considera Aguilera. Algo compartido por el eurodiputado de Anticapitalistas, Urbán, quien resalta el ejemplo del luchador antifranquista Chato Galante, recientemente fallecido.

El eurodiputado anticapitalista cree que estamos ante una disyuntiva. Por un lado, “nos encontramos ante una monarquía cada vez más desacreditada”, mientras que “no ha surgido un movimiento republicano a escala estatal” con fuerza para sustituir lo actual. “En Catalunya sí se planteó un movimiento que hegemonizaba”, recuerda, con respecto al 2017. Aspira Urbán a un movimiento republicano “que hable de futuro y no de pasado, que no solo sea una reacción en negativo, sino una propuesta en positivo”.

Además, Urbán recuerda “una de las lacras del actual Régimen del 78”: la descolonización del Sáhara Occidental, recordando la relación del rey emérito con la ocupación marroquí de este territorio. “No podríamos entender la monarquía española sin la monarquía marroquí. El papel del Sáhara en la Transición española es primordial”.

Entre pantallas pasó el 14 de abril del 2020. Quizás en el 2021 se vuelva a celebrar en las calles, con manifestaciones y brindis republicanos. Para entonces la conmemoración será redonda, 90 años desde la proclamación de la II República. Hasta entonces, salud y república. O repúblicas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.