UP invita al PSOE a trabajar conjuntamente una ley contra la violencias sexuales

  • Unidos Podemos registra una proposición en la que se sustituye la resistencia por la ausencia de consentimiento para la consideración de agresión
  • Incorpora medidas de formación, sensibilización, garantías de tutela penal y reparación

El grupo confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha registrado esta mañana en el Congreso la proposición de ley de Protección Integral de la Libertad Sexual y para la Erradicación de las Violencias Sexuales. Una ley que como principales novedades incluye que elimina el tipo penal de abuso sexual y lo incluye en agresión. De este modo, para que un acto sea considerado agresión sexual, no será necesaria la evidencia de resistencia por parte de la víctima, sino que será considerado como tal si no hay consentimiento. La actuación en grupo será un agravante del delito de agresión.

“Consentimiento verbal o consentimiento mediante las actitudes”, ha explicado la penalista Patricia Faraldo en la presentación de la iniciativa parlamentaria. A esta presentación ha asistido Soledad Murillo, la secretaria de Estado de Igualdad, a quien la portavoz adjunto de Unidos Podemos, Ione Belarra, ha agradecido la presencia y ha invitado a que el PSOE se lea la ley completa para poder trabajar conjuntamente en un futuro. Ayer, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, advertía que trabajan en una reforma del Código Penal en este sentido, que sin consentimiento se considere violación. Desde Unidos Podemos les piden al PSOE que vaya más allá.

Y es que esta proposición de ley de registrada esta mañana, de 72 páginas de extensión, hace referencia no sólo a las reformas penales. “No creemos que debamos fomentar el punitivismo”, aseguraba la diputada Ángela Rodríguez. Por ello, la ley incorpora una perspectiva integral para combatir esta lacra. La ley recoge una amplia serie de medidas de prevención y sensibilización contra las violencias machistas, así como de formación en diferentes áreas profesionales, desde la escuela hasta las Fuerzas de Seguridad y el aparato judicial. Las víctimas, como tales, tendrán derecho a la reparación, no sólo económica, sino también social.

La proposición también incluye amplias reformas en materia de la tutela judicial. La víctima no tendrá que mantener contacto visual con los agresores en ningún momento en las declaraciones en tribunales, estará acompañada en todo el proceso por especialistas en género. Una ley amplia, que pone el punto de mira en las violencia sexuales desde un punto de vista integral y que hoy ha entrado en el registro del Congreso.

Publicidad