España, el país que suma más fuerzas para legalizar el aborto en Argentina

  • Este miércoles el Senado debe votar sobre el proyecto de ley que el pasado mes de junio la Cámara de Diputados aprobó por un estrecho margen
  • “Va a ser un día histórico, con movilizaciones en todo el país. Creemos en nuestras fuerzas”, confía Ester Daye, una de las organizadoras en Mar del Plata

Argentina vive este miércoles la conclusión de un debate candente que ha polarizado a su sociedad: el derecho al aborto. Este miércoles el Senado debe votar sobre el proyecto de ley para legalizar la interrupción libre del embarazo que el pasado mes de junio la Cámara de Diputados aprobó por un estrecho margen de cuatro votos a favor después de una intensa discusión de 23 horas.

Actualmente en Argentina el aborto es no punible únicamente bajo dos supuestos: el de riesgo de la vida de la madre o el de violación. Este último se impuso por un dictamen de la Corte Suprema de Justicia en 2012, no por la vía legislativa. A día de hoy, hay jurisdicciones que no han incorporado este supuesto y algunos médicos alegan objeción de conciencia para no realizar la interrupción de los embarazos. Son algunos de los motivos que han empujado a las argentinas a emprender una ardua lucha a favor de una ley que garantice el aborto “libre, seguro y gratuito”, vistiendo el ya famoso pañuelo verde.

El mayor peso de las fuerzas conservadoras en la Cámara Alta y las últimas declaraciones de los senadores dibujan un escenario difícil para el sector partidario de la norma. Con el objetivo de revertir la situación, el movimiento feminista ha desplegado una campaña internacional con actos en más de una veintena de países y España es el país que ha organizado un mayor número de movilizaciones.

Francia, Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, México, Costa Rica, Puerto Rico, Portugal, Italia, Alemania, Suecia, Austria, Países Bajos, Estados Unidos, Bélgica, Suiza, Japón y Australia han confirmado movilizaciones en una o varias ciudades. España es el país con mayor número de convocatorias. Barcelona, Compostela, Vigo, Madrid, León, Málaga, Palma de Mallorca, Santander, Tenerife y Zaragoza se unen al “grito global” por el “aborto legal” en Argentina con marchas entre las 18.00 y las 20.00 de la tarde de este miércoles 8 de agosto.

La unión del feminismo en esta cuestión no es fruto de una conjunción puntual de fuerzas, sino que el movimiento viene organizándose desde hace varios años. Carla García pertenece a Alerta Feminista, un colectivo que surge en 2016 con la campaña “Ni una menos” en contra del feminicidio en América Latina y que hoy forma parte de la lucha internacional a favor de la interrupción del embarazo en Argentina en todas las causales. La activista argentina, afincada a Francia, explica a cuartopoder.es que en este miércoles habrá dos marchas allí: una en Toulouse y otra en París.

“Hay muchísima presión de la Iglesia y hay fueres intereses privados: un aborto clandestino cuesta unos 1.000 euros y es un negocio”, explica García. El propio Papa Francisco, oriundo de la provincia de Buenos Aires (Argentina) llegó a calificar el aborto de “moda” y a compararlo con el holocausto: “El siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos”, dijo el pasado mes de junio. De hecho, la Conferencia Episcopal endureció hace unas semanas su discurso e incluso ha convocado una “misa por la vida” este 8 de agosto, el mismo día de la votación de la norma en el Senado.

Pero frente a la fuerte movilización de los sectores más conservadores, el feminismo ha conquistado las calles bajo la consigna: “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. No se trata de si se está a favor o en contra del aborto, sino de “si se apoya el aborto seguro o el aborto clandestino, porque estos se seguirán produciendo igualmente”, explica Ester Daye, una de las veteranas de la lucha de la legalización del aborto en Argentina que actualmente forma parte de la organización de la movilización a favor del proyecto de ley en la ciudad argentina de Mar del Plata.

Según la última cifra oficial, en 2016 murieron 43 mujeres por abortar, pero los colectivos feministas denuncian que muchas muertes por interrupciones del embarazo ocurren en la clandestinidad y que la cifra no refleja la realidad. Organizaciones como Amnistía Internacional calculan que al año se producen medio millón de abortos clandestinos en el país y ha publicado en la contraportada del New York Times una impactante campaña con la imagen de una percha: las mujeres más pobres utilizan este peligroso y rudimentario método para interrumpir su embarazo.

Es la séptima vez que se presenta el proyecto de ley para la legalización del aborto y hay tres escenarios posibles este miércoles: el Senado puede darle luz verde, puede vetarlo –algo que implicaría que volviese a debatirse en el Legislativo en un plazo de dos años– o aprobar un texto enmendado del actual . Senadores, diputados y algunas representantes del movimiento feminista han planteado esta tercera opción para conseguir que la norma salga adelante. Este dictamen, que aún no ha logrado suficientes apoyos, implicaría la rebaja de un máximo de 14 a 12 semanas de embarazo para que se pueda realizar la interrupción del embarazo y autorizaría la objeción de conciencia para las clínicas religiosas.

Si el pasado 13 de junio un millón de personas acudió al Congreso de la Nación para respaldar la ley del aborto, el movimiento feminista espera duplicar la cifra este miércoles. “Va a ser un día histórico, con movilizaciones en todo el país. Mi opinión es que la presión logrará decantar el Senado al igual que pasó en la Cámara de Diputados. Creemos en nuestras fuerzas”, apunta optimista Daye. De cualquier manera, esta veterana feminista cree que ha habido un cambio de paradigma, con la incorporación a la lucha de las más jóvenes. “Nada va a volver a ser igual. Se vote a favor o se vote en contra, esto ya es imparable”, recalca.

España, el país más comprometido con Argentina

Alrededor de una decena de ciudades españolas apoyarán la lucha feminista argentina. Madrid y Barcelona han planeado varias protestas. La capital española ha convocado este miércoles una concentración frente a la Embajada argentina a las 12.00 y a las 19.30 un pasacalles feminista y ‘pañuelazo’ en Lavapiés, mientras que Catalunya es el lugar donde las argentinas se encuentran más movilizadas. Habrá concentración a las 12.00 frente al Consulado argentino, a las 20.00 un pañuelazo en Sant Jaume y a las 20.30 vigilia en L’Anonima.

Mariana Tosunian, una psicóloga argentina afincada en Barcelona y una de las impulsoras de la iniciativa “retrato de voces para multiplicarnos” –un proyecto fotográfico de retratos de argentinas en Barcelona en torno a la legalización del aborto– resalta el gran número de actividades que se están planeando en un grupo de Whatsapp, la “marea verde”, que incluye a mujeres de todo tipo. Su teléfono no ha parado de sonar en los últimos días: “Estamos unidas, no en contra de nadie, sino a favor de todas. Cada actividad se ha planeado para que no haya ninguna agresión, desde el respeto”, relata. Como muchas de sus compatriotas, espera que este miércoles la ley salga adelante y el movimiento feminista a favor del aborto en Argentina sea la chispa de un fuego que prenda por toda América Latina: el aborto voluntario solo es legal en todos los supuestos en Ciudad de México, Cuba y Uruguay.

Publicidad