Mabel Lozano: “Prostitución y trata en España van de la mano, la mayoría son esclavas”

Hemos normalizado las luces de león que brillan por la noche cuando pasamos por la carretera. El cuadro costumbrista de carteles coloridos y mujeres ligeras de ropa. A veces por un instante algo no nos encaja, pero después siempre pisamos el acelerador, seguimos nuestro camino. La actriz, escritora y cineasta Mabel Lozano (Villaluenga de la Sagra, Toledo, 1967) es la excepción, una de esas personas que se resiste a mirar hacia otro lado, aunque esto suponga enfrentarse a verdades incómodas y realidades dolorosas.

Después de dirigir documentales de referencia para conocer la trata, como Voces contra la trata de mujeres y Chicas Nuevas 24 horas, el próximo 24 de octubre estrena El Proxeneta. Paso corto, mala leche. Es una cinta protagonizada y contada en primera persona por Miguel, el Músico, un exproxeneta y antiguo dueño de algunos de los macroburdeles más importantes de España que fue condenado a 27 caños de cárcel y que ha decidido contar cómo funciona este negocio tan cruel como lucrativo. Lozano ya recogió su testimonio el año pasado en un libro que se llevó el Premio Rodolfo Walsh a la Mejor Obra Policíaca de No Ficción y que ahora salta a la gran pantalla.

Publicidad

– Llega al Músico por un amigo policía en común…

Publicidad

– Lo bonito de esto es que no estamos hablando del pasado ni de una persona que no existe. Yo llego a Miguel, el Músico, por José Nieto Barroso, inspector jefe de la UCRIF (Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales) central, es decir, el jefe de inteligencia de las brigadas de trata. Un hombre comprometido, un policía joven que sabe del tema y que está en activo hoy en día.

– ¿Qué pensó antes de ponerse delante de alguien que había traficado con más de 1.600 mujeres?

“Para ser un buen tratante tienes que sentir cero empatía por cualquier ser humano”

– Tenía dos sensaciones muy encontradas. Una era el dolor que me producía estar frente a un verdugo. Yo había hablado con cientos de víctimas de trata y, de repente, me iba a sentar en frente de la persona que les había hecho daño, que las había explotado y cosificado. Sentía dolor y rechazo. Por otro lado, tenía gran curiosidad por saber cómo es alguien capaz de hacer eso. Lo primero que tienes que sentir para ser un buen tratante es cero empatía por cualquier ser humano y ver a las mujeres como una máquina expendedora de dinero, nada más.

–¿Y qué se encuentra cuando le conoce?

– A una persona arrepentida, pero no sobre el papel, sino a una persona que lleva un tiempo trabajando activamente para erradicar la trata. El camino más fácil para él hubiera sido seguir donde estaba porque él tenía dinero, amigos… Abandonar la delincuencia es muy difícil. Él ha tomado el camino más difícil y más tortuoso. En ese sentido, ha sido muy valiente. Al final están Lucía y tantas mujeres que le quitan el sueño. Piensa en ellas, en sus hijos y en que en su día hizo mucho, mucho daño.

– Es sobrecogedor cuando habla del desgaste de las mujeres, a las que se puede explotar como mucho durante tres años. Luego acaban siendo “muñecas rotas”, destrozadas psicológica y anímicamente. ¿Cómo puede ser que cerremos los ojos ante esta realidad tan terrible?

– Lo primero que me llama poderosamente la atención es que, cuando él se remonta a esa época, habla con tanta desafección… Eso es lo que he querido plasmar en el libro y en la película. En la película, nadie entiende que él esté hablando de esas cosas tan brutales cuando está comiendo o mirando el paisaje. Le gente me ha dicho: ¿cómo es posible que le hayas puesto a hablar de estas salvajadas desde la normalidad?. Pero es que para él era normal: habla de ese tema como nosotras podemos hablar de cocinar una tarta esta tarde. Él dice que las mujeres tenían tres años buenos y al tercer año eran lastre y había que soltar el lastre. Entonces las revendían a clubes de segunda o de tercera. Cuando él te cuenta el sistema prostitucional tan salvaje que la gente no conoce, que entras y de ahí no sales, no das crédito de que esto esté ocurriendo en España detrás de las luces de neón de las carreteras, que normalizamos y legitimamos. Nunca cuestionamos que hay en la trastienda del tanga y el tacón, que es lo que ven los jóvenes.

– Escuchando al Músico queda al desnudo una organización criminal de esclavas donde los proxenetas españoles han tenido el poder durante décadas. ¿En qué lugar deja esto a las autoridades españolas?

“La gente dice que la prostitución es el negocio más antiguo del mundo, pero lo más antiguo del mundo es mirar hacia otro lado”

– Digo lo que dice él y que es mi conclusión después de muchos años de investigación: esto sucede porque se permite. Hay laxitud en las leyes que permite que metan goles, muy poca información, muy poca sensibilización. La ciudadanía mira hacia otro lado por la normalización de la prostitución. Cuando la gente dice que la prostitución es el negocio más antiguo del mundo, yo siempre digo que lo más antiguo del mundo es mirar hacia otro lado. Nosotras también hemos estado mirando para otro lado porque hasta hace poco las víctimas no éramos nosotras, eran mujeres migrantes que venían de otro lugar. Muchos de los hombres han mirado hacia otro lado porque eran demandantes.

– “No hay prostitución que se ejerza libremente, eso es radicalmente falso”. Esa es una de las reflexiones de El Músico que recoge en el libro.

– Él también dice: “Ninguna mujer nace para ser puta, simplemente les damos caza personas como yo”. Los proxenetas buscan las más vulnerables, las más pobres, las que tienen hijos menores a su cargo. Tienen personas en los países de origen que están trabajando para ellos y, cuando encuentran esa vulnerabilidad que da no tener recursos, tener hijos menores o padres mayores, tienden una tela de araña con regalitos. Cuando las mujeres quieren darse cuenta, ya están aquí y ya no pueden hacer nada: están en ese sistema prostitucional perverso del que es muy difícil salir.

– ¿Qué pensó cuando hace unos días se constituyó el sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS) y el Gobierno se dispuso a anularlo?

– Gran parte de la ciudadanía se ha planteado: ¿por qué quitarles los derechos civiles a estas personas de los que goza cualquier profesional? Hay un gran desconocimiento de este tema: lo más importante es que en este país la prostitución es alegal, es decir, que si una mujer es libre, mayor de edad y no tiene tercerías –proxenetas– nadie le impide darse de alta como autónoma. Es cierto que no hay un epígrafe para trabajadoras del sexo, pero tampoco hay un epígrafe para guionistas de cine. Nada impide que se den de alta como artistas, masajistas o modelos, y regular situación. Segundo, no todas las cosas son sindicables. No se puede sindicalizar algo que no es legal y, por tanto, hay un problema de forma.

El caso de estas mujeres en concreto es muy subjetivo porque pertenecen a unos colectivos de Barcelona. Ellas, en muchos casos, ya no están ejerciendo la prostitución, sino formando a otras mujeres a través de Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX). Insisto en que pueden darse de alta en la seguridad social, nadie se lo va a impedir, es más, todos deseamos que lo hagan. Pero esto no puede convertir la situación en legal y que sea la panacea: la prostitución y la trata en España van de la mano y la mayoría de las mujeres son esclavas sexuales. ¿Qué hacemos con la mayoría? Tendremos que empezar la casa por los pies, es decir, cómo erradicamos un delito y como todas aquellas que decís que sois libres os podéis dar de alta en la Seguridad Social y no al revés.

– Y si ya es perfectamente posible que estas mujeres regularicen su situación, ¿cuál cree que es el principal motivo para crear este sindicato?

– Estas mujeres hablan de estigmatización, que es cierto: la prostituta está estigmatizada. Pero, ¿de verdad creen que porque haya un sindicato de prostitución no van a estar estigmatizadas? Lo van a estar porque es un problema de educación de la ciudadanía. Ellas hablan de derechos civiles y estoy de acuerdo: que se den de alta en la Seguridad Social, que paguen autónomos como hacemos todos los mortales. Como mujer, como feminista, como activista, nada me gustaría más que se quitara la revictimización de las mujeres y se condenara al prostituyente, pero no va a ser así. En países donde está legalizada la prostitución no se ha erradicado la trata, se sigue explotando salvajemente a las mujeres, no hay políticas sociales para darles oportunidades a las mujeres, que siguen estando estigmatizadas. No lo solucionamos así.

– Hay un debate abierto dentro del feminismo. Todo el mundo está en contra de la explotación sexual de mujeres, pero se plantean dos caminos opuestos para acabar con ella: legalización o abolición.

“La prostitución y la pobreza van de la mano. Es muy fácil ser el adalid de los derechos civiles sin conocer lo que hay realmente detrás”

– Hay dos cosas en las que el feminismo está encontrado: la prostitución y los vientres alquiler, justo donde hay muchísimo dinero de por medio. Qué casualidad, ¿no? Contra la violencia machista estábamos todas de acuerdo, pero contra la mercantilización del cuerpo de la mujer como la prostitución y la trata, y los vientres de alquiler, estamos diferenciadas. Creo que hay un problema de cultura: venimos de una sociedad muy patriarcal, muy machista y todavía nos cuesta abandonar ese discurso. En realidad, es lo mismo, mercantilización, cosificación y violencia estructural hacia las mujeres. Me he encontrado con muchas mujeres que defienden fervientemente la legalización de la prostitución. ¿Han estudiado el caso concreto de Alemania u Holanda? ¿Han visto que no solo no se ha erradicado la trata, sino que le has dado patente de corso a los proxenetas? ¿Que en un porcentaje de menos de un 2% las mujeres se han dado de alta en la Seguridad Social? Las mujeres se endeudan porque el 95% son migrantes. La prostitución y la pobreza van de la mano. Es muy fácil ser el adalid de los derechos civiles sin conocer lo que hay realmente detrás. Pero primero van los Derechos Humanos, que es lo que se viola todos los días, y luego vemos si la que es libre quiere y puede ejercer sus derechos civiles.

– En Cuartopoder publicamos una tribuna del colectivo Hetaira, defensoras de los derechos de las mujeres que ejercen la prostitución de manera voluntaria. Señalaban que el modelo sueco no había conseguido eliminar la prostitución, sino meterla en espacios cerrados donde se produce el acoso policial y las redadas, y que tampoco ha acabado con la trata.

– Sí, y tienen razón, pero la han conseguido reducir muchísimo. Lo primero que hay que decir es que abolir no es prohibir. Si tú eres libres, mayor de edad, no se te hace nada. Al contrario, hay políticas para ayudarte. La abolición sobre todo lucha contra las mafias, contra las redes y contra el demandante. ¿Por qué? Porque sin demanda no hay trata y porque tenemos que educar en una sociedad igualitaria donde las mujeres no sean compradas y vendidas como trozos de carne. En el modelo sueco es cierto que la prostitución se esconde. El otro día me decía el proxeneta que allí un polvo vale 300 euros porque es muy complicado. Es verdad que las han metido en guetos. Pero sobre todo ya no es un tema de cantidad, sino que es una forma de educar. El que es putero sigue consumiendo, pero las nuevas generaciones no, como ha pasado en España con el tabaco. Los chavales jóvenes fuman mucho menos y todos fumamos mucho menos desde que se prohibió fumar en espacios públicos. Lo que estás haciendo es educando a la ciudadanía en igualdad y en Derechos Humanos. Ellas tienen razón, pero realmente el modelo que educa la ciudadanía es el nórdico. El sistema alemán y holandés hace haya mucha más trata y que cualquier mujer pobre sepa que siempre hay un submundo de proxenetas esperándola por si lo necesita.

– Sería un cambio complicado en España porque la prostitución está muy enquistada.

– Claro, pero igual dentro de tres generaciones los jóvenes ya no demandan prostitución porque saben que no es posible. Tenemos que caminar hacia sociedades más igualitarias. Vayamos por partes: abolición no significa prostitución. No se ha acabado con la trata –en Suecia–, pero hay muy poquita. No se ha acabado con la prostitución, pero hay menos. Y el sistema de Alemania y Holanda es perverso porque Ámsterdam ya es prácticamente un narco-estado.

– En España, tal y como cuenta a través de su trabajo, los proxenetas crearon la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA), desde donde hicieron lobby para regular el sector de la prostitución. ¿Cree que el debate actual que vivimos en buena parte está contaminado por esa campaña que emprendieron?

“En el año 2000 se creó la patronal de los proxenetas y consiguieron engañar a toda la ciudadanía con el discurso de vestir de derechos a sus trabajadoras”

– En el año 2000 se creó la patronal de los proxenetas y consiguieron engañar a toda la ciudadanía con ese discurso de vestir de derechos a sus trabajadoras, porque supuestamente eran empresarios y querían tenerlas regularizadas y bien atendidas. Lo único que querían era tener patente de corso para importar cuerpos baratos, desde Latinoamérica. En España el tema de la trata lo lleva Extranjería, así que el foco está puesto en la migración irregular. Cuando hacen una redada, preguntan primero a las mujeres que están en situación irregular. Si tienes a las mujeres regularizadas no les hacen preguntas. Eso es lo que querían. Esta asociación ya no tiene fuerza porque como El Músico, todos los empresarios fueron acusados de trata y el vocal reconoció que en los clubes de la ANELA había menores. De todas maneras, se va ANELA, llega Mesalina –otra asociación–, y llegarán las siguientes.

– Con toda la investigación que ha realizado en este submundo tan violento, y ahora, a punto de estrenar el documental, ¿ha recibido algún tipo de amenaza?

– No, pero siento mucha presión social cuando hablo de abolir la prostitución o de que no se puede de ninguna manera legalizar la esclavitud. La presión viene de personas que hablan de derechos civiles sin saber lo que realmente hay detrás. Son los que lapidan sin tener un conocimiento real. Además, siempre esgrimen un argumento que me da risa: hablan de moralidad cuando esto no tiene nada que ver con la moralidad. Ese es un discurso manido que no argumenta nada. Tenemos que hacer leyes como la ley integral contra la trata, para dotar de recursos a aquellas mujeres que quieran salir de la prostitución y, sobre todo, para prevenir que otras sean captadas por las mafias.