Cinco medidas para apoyar a la mujer embarazada (sin restringir el aborto)

  • “Propongo una ley de apoyo a la mujer embarazada. No hay nada más progresista que defender la vida; el aborto es un fracaso”, ha tuiteado Pablo Casado.
  • El apoyo a la mujer que pretende tener hijos no es algo sencillo y no puede centrarse únicamente en la época de la gestación. Las expertas proponen sus medidas para dar un verdadero apoyo a la maternidad

El intento de restringir el aborto le salió caro al exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, pero el PP ha decidido retomar esa vieja batalla. Su convención ideológica de otoño partirá de una idea: la interrupción voluntaria del embarazo no es un derecho. El presidente de los populares ha vuelto esta semana a la carga en las redes sociales. “Propongo una ley de apoyo a la mujer embarazada. No hay nada más progresista que defender la vida; el aborto es un fracaso. Confío en que el Constitucional se pronuncie cuanto antes”, ha tuiteado Pablo Casado.

El apoyo a la mujer que pretende tener hijos no es algo sencillo y no puede centrarse únicamente en la época de la gestación. A la hora de plantearse formar una familia, la realidad es que las mujeres se enfrentan a empleos precarios que no permiten el sustento de los más pequeños, un sistema económico-social que las hace responsables de gran parte de los cuidados y un entorno laboral que las discrimina al convertirse en madres.

Publicidad

En España hay una tasa de natalidad de 1,32 hijos por mujer. “En las encuestas sale que la media de hijos que quieren tener las personas es 2,1, que es la tasa de fecundidad ideal para reposición de la población. El problema es que la gente no se lo puede permitir y, además, se quiere obligar a quien no quiere tenerlos”, explica María Pazos, investigadora, autora de ‘Contra el patriarcado. Economía feminista para una sociedad justa y sostenible’ y miembro de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA).

Publicidad

Por tanto, es fundamental generar un entorno adecuado para que, aquellas mujeres que así lo deseen, puedan formar una familia. Por ejemplo, garantizar “guarderías públicas o en las propias empresas” y apostar por medidas que garanticen la conciliación de la vida familiar y la laboral, explica a la especialista en igualdad y diversidad LGTBI, Kika Fumero. Esbozamos aquí cinco medidas de apoyo a las mujeres que quieren quedarse embarazadas y que quedan lejos de restringir la libre interrupción del embarazo.

1.Permisos igualitarios e intransferibles

Los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles son la lucha que la PPiiNA lleva años defendiendo para conseguir que las mujeres “no tengan que arriesgar su puesto de trabajo” y garantizar “una sociedad más igualitaria y sostenible”. Aunque el PP ha vetado la propuesta en dos ocasiones, el pasado mes de junio se mostró a favor de la toma en consideración de la proposición de ley en el Congreso de los Diputados.

La experiencia internacional demuestra que, cuando los permisos son transferibles como sucede ahora en España, los hombres suelen ser quienes transfieren su permiso de paternidad a la mujer. Si la mujer prolonga más que el hombre su baja maternal, cuando ya ha dejado de amamantar al bebé –si es el caso-, se expone a una larga ausencia del empleo que podría ser penalizada. Con permisos iguales para ambos progenitores se combatiría la discriminación.

2. Educación infantil gratuita de 0 a 3 años

Los niños crecen y surgen otros problemas. La mitad de los niños matriculados de 0 a 3 años en España no tienen plaza en centros públicos y muchas familias no pueden permitirse centros privados. Si queremos buscar un entorno ideal, es fundamental una educación gratuita y de calidad en esa etapa de la vida. “Es muy importante esta medida para que las mujeres se puedan incorporar al trabajo, sin verse abocadas a excedencias o pagos parciales, que las dejan en la precariedad y con el riesgo de quedarse sin empleo”, explica Pazos. Esa sería, por tanto, una medida fundamental para apoyar la maternidad.

3. Prestaciones universales e individualizadas en el caso de las familias monoparentales

Las prestaciones universales para el embarazo no existen, aunque a la hora de hacer la declaración de la renta sí nos encontramos con deducciones por tener hijos. Sin embargo, es insuficiente para las expertas, que llaman especialmente la atención en el caso de las familias monoparentales en España, ya que cerca de la mitad declara tener dificultades para llegar a fin de mes. El 83% de estas familias son monomarentales por lo que es una cuestión que afecta directamente a las mujeres.

4. Un empleo de 35 horas semanales

35 horas semanales sería la jornada laboral perfecta para la conciliación con la vida familiar e impulsaría la igualdad. “Si esta jornada estuviera implantada para todo el mundo no tendría lugar la dualidad, es decir, que los hombres trabajen más horas que las mujeres, y nadie tendría que descolgarse”, explica Pazos. En este sentido, hay que recordar que menos horas para la mujer en el trabajo suponen más riesgo a perderlo y que “la familia de un solo sustentador es una trampa de pobreza”, añade la experta.

5. Estabilidad laboral

Es una situación más compleja para resolver. Las jornadas se alargan y los trabajadores se ven obligados a estar 24 horas disponibles para las empresas. Las expertas achacan la situación a las reformas laborales –la última del PP-, que trajeron consigo un panorama de desregularización que ha supuesto pérdidas en los derechos del trabajador, fragmentación de las jornadas, precarización y, con todo, el miedo a perder un trabajo porque otro nuevo sea difícil encontrar. En el panorama actual, las mujeres todavía lo tienen peor que los hombres. ¿No es casi imposible plantearse tener hijos en esta situación?