Guía sobre la huelga del 8M en el trabajo, la educación, los cuidados y el consumo

  • La huelga tiene cuatro vertientes: laboral, educación, cuidados y consumo

Los motivos que este 8 de marzo empujarán a las mujeres a la calle para clamar por la igualdad real son muchos porque la violencia que sufren las mujeres se encuentran en todas las esferas de la vida. La huelga feminista, que por primera vez se celebró en España el año pasado, va más allá de una huelga laboral al uso y amplía los márgenes para abarcar todos los ámbitos contaminados por el machismo.

El movimiento feminista, que no es único ni uniforme, ha llegado a algunos consensos que facilitan la huelga del 8M. La Comisión 8M invita a todas las mujeres a secundar una huelga que tiene cuatro vertientes: laboral, educación, cuidados y consumo con el objetivo de que las mujeres puedan sumarse en los ámbitos que les atañen. La organización recuerda que esta lucha es parte de “un movimiento internacional diverso que planta cara al orden patriarcal, racista, capitalista y depredador con el medioambiente, y que propone otras vidas y otros mundos radicalmente distintos”.

La huelga laboral

Publicidad

En el ámbito laboral se llama a todas las mujeres a parar para visibilizar “la división sexual del trabajo” que resulta en “trabajos más precarios para las mujeres”, según explica a cuartopoder.es Chelo Hernández, integrante de la Comisión 8M. La brecha salarial se explica, sobre todo, porque “los trabajos que hacemos mayoritariamente las mujeres son los peor pagados y por eso al final tenemos pensiones mas bajas que no permiten a las más mayores llegar a fin de mes”, añade.

Una convocatoria de huelga general en España protege tanto a las mujeres como a los hombres que se quieran sumar, aunque el llamamiento genérico para el paro de la Comisión 8M solo va dirigido a las mujeres. Los hombres, en principio, no están llamados a realizarla, aunque se les pide que falten al trabajo para encargarse de los cuidados de personas dependientes que normalmente realizan mujeres de su entorno. De esta manera los hombres pueden respaldar la huelga de cuidados.

Este año los sindicatos mayoritarios presentan algunas diferencias. UGT ha convocado huelga general de 24 horas, mientras CCOO convoca huelga para todo el día tan solo en el ámbito de la enseñanza y en aquellos sectores altamente feminizados, además de paros de dos horas en el resto de sectores.

De cualquier manera, los trabajadores y trabajadoras del España tienen derecho a hacer huelga de 24 horas el 8 de marzo porque dos sindicatos de ámbito nacional como CGT y CNT han registrado huelga para toda la jornada. Están respaldadas trabajadoras, las subcontratadas, independientemente de que estén afiliadas o no a un sindicato. Las trabajadoras del hogar y las falsas autónomas también tienen derecho, pero tienen más dificultades para probar su situación. Las autónomas no tienen cobertura legal para realizar la huelga. La Comisión 8M ha elaborado una guía para dar a conocer los derechos para la huelga en detalle.

La huelga de cuidados

Los cuidados son un pilar fundamental de la protesta feminista. “El trabajo de cuidados está muy desvalorizado, aunque el mundo se vendría abajo sin ellos. Queremos que el sistema económico tenga en cuenta el trabajo invisibilizado que hacen las mujeres», explica Luisa Acevedo, de la Asamblea Feminista de Madrid y de la Comisión 8M.

El peso de los cuidados recae mayoritariamente sobre las mujeres y hasta hace poco era un tema que ni siquiera estaba encima de la mesa. El movimiento feminista quiere incidir en “la cadena global de cuidados”: hay muchas mujeres que migran para realizar los cuidados y que otras puedan salir a trabajar fuera de casa. Estas mujeres migrantes se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad.

Tal y como se hizo el pasado 8M, la Comisión 8M llama a las mujeres a hacer huelga de cuidados. Aquellas que no puedan hacerla por tener a cargo a personas dependientes, están llamadas a colgar un delantal en la ventana para simbolizar su apoyo la huelga. En muchos colegios y barrios –en todos los de Madrid– los hombres están organizando puntos de cuidados para que las mujeres puedan hacer huelga. Por otro lado, también se propone a las mujeres dejar de cocinar, planchar y limpiar para visibilizar todo ese trabajo que hacen en el hogar y que tiene escaso reconocimiento.

En cuanto a las demandas que el movimiento feminista María Pazos, jefa de Estudios del Instituto de Estudios Financieros, explica que hay tres aspectos principales. Los cuidados hay que “repartirlos”, pero además “una gran parte la deben asumir los servicios públicos con atención a la dependencia suficiente para todas las personas” porque es una cuestión que atañe a toda la sociedad y provoca “mucho sufrimiento en las mujeres”. La tercera pata son “los derechos laborales”, es decir, el escenario ideal sería conseguir 35 horas semanales de jornada laboral para todos y permisos iguales e intransferibles para ambos progenitores. “Habría tiempo para ir visitar a los familiares y que los hombres cuiden también de los niños y niñas”, resume Pazos.

La huelga estudiantil

El educativo es el único ámbito donde CCOO ha convocado huelga general de 24 horas, así que todos aquellos docentes que quieran sumarse estarán legalmente respaldados por el sindicato. El Sindicato de Estudiantes ha llamado al alumnado a hacer huelga durante toda la jornada y planea movilizarse desde primera hora de la mañana. A las 12.00 están convocadas protestas estudiantiles en todo el Estado. La de Madrid será en la Puerta del Sol.

Se espera una gran movilización el próximo 8M por parte de los más jóvenes. “Puede que en su experiencia de vida no hayan vivido todas las consecuencias de la discriminación o la violencia machista, pero sí que son conscientes de que ha habido una ofensiva contra nuestros derechos”, explica a cuartopoder.es Ana García, del Sindicato de Estudiantes. Este año creen que habrá una mayor movilización por los peligros que conlleva “el ascenso electoral del bloque reaccionario”.

Desde el sindicato, y su plataforma Libres y Combativas, ya se han manifestado contra la desigualdad en múltiples ocasiones y el año pasado convocaron huelga general en noviembre contra “el machismo en las aulas”. Ahora inciden en que hacen un llamamiento “mixto” a la huelga, que difiere de lo acordado por el movimiento feminista para la huelga laboral. El sindicato llama a la participación a “los compañeros” con quienes comparten “luchas” y tachan de “enemigas” a las mujeres liberales como Ana Botín o Inés Arrimadas. El objetivo es, sobre todo, dejar las aulas vacías.

La huelga de consumo

Desde la Comisión 8M se quiere incidir en que «el capital se alimenta del patriarcado» y que son las grandes empresas y los Gobiernos las que «se están cargando el planeta», explica Mentxu, activista en la organización de la huelga. A modo de denuncia y para visibilizar que hay otras formas de consumo posibles se llama a las mujeres a que a que dejen de consumir por completo el Día de la Mujer.

En los días previos y también el resto del año se anima a las mujeres a que no compren productos perjudiciales para el medio ambiente o que repercuten negativamente en otras mujeres que se encuentran en otros lugares del mundo. También que reduzcan sus residuos, reciclen, señalen la tasa rosa que se carga sobre los productos para mujeres, utilicen la copa menstrual y rechacen los transgénicos, los fármacos realizados con el sufrimiento de los animales o aquellos de empresas con publicidad sexista, racista o lgtbifobica. Este año además hay un especial llamamiento al «consumo local», ya que el consumo también tiene que ver con las migraciones –al expoliar los recursos de otros fomentamos la inmigración–. En definitiva, se pretende impulsar «un cambio de conciencia» que vaya más allá de los días de la huelga, explica Mentxu.