Generar odio

  • Si con las élites televisivas se alcanzan semejantes niveles intelectuales y de educación, tendrían que ver cuando es el populacho chabacano quien protagoniza el reality show. O quizá sea todo lo contrario…

La organización no gubernamental SOS Racismo ha denunciado ante la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), que el programa “Gran Hermano VIP”, emitido por Telecinco, “genera un clima de odio”. ¡Vaya descubrimiento! Unos mirlos blancos, estos de SOS Racismo, que ponen como ejemplo algunas de las frases emitidas por los concursantes: “Peruana de mierda”, “Moro de mierda”, Vete a tu país”; “El que limpia los váteres en mi pueblo es más guapo que tú y también es árabe”, “¡Vete a Perú, mamarracha!” o “Vete a hacer kebabs”.

Mikel Mazkarian, secretario de SOS Racismo, asegura que “las opiniones vertidas en estos comentarios no sólo exceden los límites de la libertad de expresión, y en algunos casos suponen meras descalificaciones dirigidas a personas por su origen étnico o procedencia que generan un clima de odio hacia el colectivo al que pertenecen, sino que también pone de relieve los continuos comentarios racistas en situaciones de todo tipo con las que tienen que convivir las personas racializadas en el estado español”.

Publicidad

Artículos relacionados

En primer lugar me gustaría decirles, tanto al señor Mazkarian como a los telespectadores, que quizá deban agradecer que el programa que han denunciado es la versión VIP de Gran Hermano. ¡Imaginen ustedes la versión normal! Si con las élites televisivas se alcanzan semejantes niveles intelectuales y de educación, tendrían que ver cuando es el populacho chabacano quien protagoniza el reality show. O quizá sea todo lo contrario… En segundo lugar me veo en la obligación de aconsejar a “SOS Racismo” que ponga todos sus esfuerzos en las sanciones. Ni a Mediaset ni a Atresmedia les queda un mínimo prestigio que defender: su único patrimonio es económico, su única ambición es la pasta.

Publicidad

Por este motivo las sanciones que deben generar estos discursos de odio, generalmente clasistas y racistas, muchas veces machistas, tienen que ser jugosas: están previstas de hasta un millón de euros en el caso de las muy graves. ¿Una pasta? Lamentablemente los responsables de las cadenas comerciales se descojonan ante tan ridícula cifra. Ridícula para empresas que son auténticas máquinas de hacer dinero. Por eso se debería dar a este problema una vuelta de tuerca, e intentar convencer a las marcas publicitarias de que aparecer en este tipo de programas supone un enorme desprestigio. Anunciarse en “Gran Hermano” no solo no ayuda a vender un producto, sino que da mala imagen a la marca: es el equivalente social a empujar a una anciana contra el autobús, pegar a un niño con un látigo o conducir borracho como una cuba. Algo de lo que nadie presumiría.

Podría parecer que sin publicidad y con multas aún más fuertes, la telebasura no tendría sentido. Sencillamente porque no generaría ningún tipo de beneficio. Y como los dos grandes grupos del duopolio televisivo español lo hacen todo por la pasta, modificarían de inmediato las plantillas de sus programaciones. ¿Volverían debates con el tono sosegado de La Clave, los documentales de Cousteau en prime time y los programas de libros? No se lo cree ni usted: la semilla del mal hace tiempo que germinó. La tele, como sucede con esas malas hierbas que sobreviven incluso a las podas más radicales, debe ser arrancada de raíz. ¿Motosierra y arado? Podría ser, pero basta con algo más sencillo: apretar el botón off del mando a distancia.