183 escuderos del rey

  • "Nuestra Constitución, que es magnífica en muchos aspectos, no dejaría en absoluto de ser una Constitución por convertirse legalmente en republicana"
  • "El problema es que no se podría inculcar a las generaciones más jóvenes el respeto por la monarquía más que contando un montón de mentiras"
  • "La población cree que la monarquía tiene un apoyo que no tiene. ¿No sería saludable para la democracia desenmascarar este espejismo?"

2

El 4 de agosto de 2020, a propósito de la salida de España del rey emérito, un editorial de El País advertía de que “según los datos”, no había en España consenso social ni parlamentario suficiente para iniciar una reforma constitucional a favor de la República. Nadie sabía de dónde se sacaban esos supuestos datos, cuando el CIS, muy sintomáticamente, hace ya mucho tiempo que dejó de preguntar por el tema a la ciudadanía. Desde el lunes contamos ya con datos bastante fiables: la monarquía queda sensiblemente por debajo de la república como preferencia entre la población (35 a 41%) Es preferida en todas las franjas de edad excepto en la de los 55 años para arriba.

Y precisamente 183 intelectuales y personalidades, que deben rondar los 70 años de media, han aprovechado para sacar un manifiesto a favor de la monarquía, con 14 minutos de vivas al rey. Uno se pregunta por qué lo han hecho, sobre todo, teniendo en cuenta lo patético que es el resultado. “Mañana sale el video de los menores de 58 años”, comentaba un sarcástico twitter. Al parecer, lo hacen porque ven peligrar la monarquía y el orden constitucional en su conjunto. Y viendo el personal que interviene en el manifiesto, el peligro no puede quedar más claro. No, el peligro no viene, como ellos pretenden, de los comunistas y populistas de Podemos y de los nacionalistas. Es mucho más sencillo: el peligro viene de la juventud. La encuesta también lo confirma: cuanto más jóvenes, menos votarían por la monarquía en un eventual referéndum.

¿Qué harán con tales datos estos 183 reputados intelectuales? Según ellos, ¿la monarquía es inevitable en un país democrático aunque la población no se incline por apoyarla? Me gustaría escuchar cómo se razona esto.

Y ¿de donde se han sacado que el rey es el “símbolo de la Constitución”? La raigambre de una Constitución es el ius reformandi. Esto sí que es imprescindible y no la existencia de un rey. Si la ley no puede ser reformada legalmente, no es una ley. Y una Constitución irreformable no es una Constitución. Nuestra Constitución, que es magnífica en muchos aspectos (entre otras cosas porque fue redactada en tiempos en los que el neoliberalismo aún no había ganado la batalla y acabado con los derechos sociales y laborales), no dejaría en absoluto de ser una Constitución por convertirse legalmente en republicana. La Constitución en tanto que es una ley sobre las leyes, es la garantía de que, al obedecerlas, uno no se está más que obedeciendo a sí mismo, y que, por consiguiente, obedecer la ley es lo mismo que ser libre. Por eso es tan importante, precisamente, que la gente esté de acuerdo con su Constitución. Y esos 183 ancianos (que la votaron), lo están, pero el conjunto de la población ya no lo está, porque no están de acuerdo con que este país sea una monarquía. Es así de simple, no hay por qué pensar en conspiraciones masónicas y comunistas.

Pueden alegar, sí, con aire de matón de patio de recreo, que los datos no dan para una reforma constitucional, para la que harían falta dos tercios de la cámara. Pero supongo que algo tendrá que decirles el dato de la mayoría republicana.

Lo que les ocurre a esos 183 reputados intelectuales es que llevan mintiendo ya tanto tiempo que o han acabado ya por creerse su propia mentira o, sencillamente, es que no pueden reconocer que sea mentira, porque se morirían de vergüenza. Su verdad ha sido “verdad” a base de propaganda y artificios periodísticos, de los que muchos de ellos tenían un monopolio. Ahora tiene que seguir siendo verdad aunque sea a golpe de porra. Todo, menos preguntar a la gente a ver qué opina.

Y este es el mayor problema que yo veo en esto de la monarquía. Lo expliqué ya en otro artículo anterior. El problema es que no se podría inculcar a las generaciones más jóvenes el respeto por la monarquía más que contando un montón de mentiras. Y eso sí que es incompatible con un orden republicano, mucho más que la monarquía en sí misma.

Estos 183 señores y señoras han sido durante décadas los guardianes de honor de un relato completamente mitológico: que teníamos un rey ejemplar, mujeriego, pero campechano y simpático, honrado a carta cabal, que nos salvó del golpe de Estado del 23F, enfrentándose con valentía a los golpistas. Durante décadas se ha sabido que todo era mentira. La corrupción salpicó a Juan Carlos desde los tiempos de Prado y Colón de Carvajal y Javier de la Rosa. Está muy documentado que el rey nos salvó in extremis de un golpe de Estado que él mismo había acordado con el general Armada y del que se desvinculó cuando vio que los planes de éste fracasaban. La mejor prueba de la implicación del rey es que jamás se han desclasificado las grabaciones de las conversaciones telefónicas entre los protagonistas del golpe y las de esa noche en la Zarzuela, una noche en la que según el secretario de la Casa Real, el general Sabino Fernández Campos: “el rey, la reina y un estrecho círculo de colaboradores estaban brindando con champán al poco de producirse el asalto al Congreso”.

Ahora resulta que ese rey tan ejemplar sobre el que se fabricó semejante patraña ha huido de España nada menos que a una de las más abyectas dictaduras del planeta, sin duda para evitarse problemas con la justicia española. Pero los “juancarlistas” de antaño, se han transformado ahora en “felipistas” y todo lo que decían del padre, lo proclaman ahora del hijo. “Monarquía segunda parte, más de lo mismo”. Lo importante es que la mentira que sustenta la monarquía siga en pie.

Así dicen estar defendiendo la Constitución. Pero un orden constitucional nunca debería levantarse sobre tanta mentira y tanto silencio. No conviene que los niños de la escuela, que serán los futuros ciudadanos, estudien en la asignatura de Historia que España es monárquica no porque así lo quiso Franco, sino porque Juan Carlos salvó la democracia de un golpe de Estado. Si hay que defender la monarquía, que se haga con las cartas sobre la mesa y que se desclasifique el secreto de Estado del 23F.

En la encuesta de 40dB, hay un dato impactante. A propósito de un posible referéndum, la gente se inclina con un amplio margen por la república; pero creen que el resultado sería el contrario. Piensan que ganaría la monarquía por un margen de 8 puntos. ¿Cómo se explica esta distorsión? Ha sido una legión de periodistas y de intelectuales los que llevan décadas haciendo creer a la población que la monarquía es la opción mayoritaria. Los mismos que mediante un acuerdo tácito decidieron crear la leyenda de nuestro heroico monarca. Ni aún así han conseguido que la gente prefiera la monarquía, pero sí que se crea que la prefieren los demás. En suma, la población cree que la monarquía tiene un apoyo que no tiene. ¿No sería saludable para la democracia desenmascarar este espejismo?

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
2 Comments
  1. Florentino says

    … Si esos 183 escuderos son el «pilar» de una monarquía impuesta por un «dictador» y se tienen por «demócratas»… Ni ellos ni las personas que ciñen tal corona, pueden suprimir la soberanía del Pueblo.
    El engaño, las injerencias de la CIA dentro de los aparatos políticos. La necesidad de las distintas burguesías de acomodar un relato… ¡ terminaron por homologar una dictadura en las oscuridades de una Constitución, que «viola» las libertades del mismo!. Engaño tras engaño, ya no produce nada más que desengaño, asco y represión. En el año 2000 la editorial vasca Ardi Beltza (oveja negra), que fué cerrada un año más tarde por orden del juez Baltasar Garzón; se publicó: Un Rey golpe a golpe con seudónimo de Patricia Sverlo, que ahora sabemos que es Rebeca Quintans y la editora de un gran periodista de investigación como Pepe Rey. Está en PDF y te dan una serie de claves, preguntas y reflexiones del ¿por qué? estamos hoy así.
    Hay políticos «manchados» de todos los colores, que siendo Presidentes, teniendo «doble nacionalidad» y disponiendo de «Fundación» propia… será casi imposible sacar en limpio algo. España tiene un modelo Español de Impunidad, donde se ha colado la: Disposición final Séptima, que consiste:Preservación y custodia de los archivos de los Presidentes de los Gobiernos constitucionales, se prevé la creación de una Fundación del sector Público…¡ una forma de impedir !.
    No queda otra que seguir revindicando las libertades robadas, suprimidas dentro de D.HH, dando a conocer las «violaciones» sufridas, los «asesinatos», los exilios culturales de los creadores del mayor tesoro de un Pueblo ¡el saber!.
    Es fundamental la lucha por un referéndum, pero hay que decidir más cosas, por eso hay que promover «procesos constituyentes»… ¡hay que decidirlo todo !.

    Abrahan Lincoln: «Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otro sin su consentimiento».

  2. c says

    el ciudadano borbon deberia estar menos d uniforme y d desfile y demostrar valore d verdad en convocar referendum pa elegirle a él o la Republica, o es un fascista y gorron a costa d la ciudadania mayoritaria

Leave A Reply

Your email address will not be published.