Invisibles

Richard_Gere_Invisibles
Richard Gere, en una de las escenas de la película 'Invisibles'. / Captura de YouTube

Ninguna familia de buena fe puede quedarse
sin techo por la crisis.  Luis de Guindos,
ministro de Economía, en 2012.

Acabo de ver 'Invisibles', la última película de Richard Gere. Estaba absolutamente solo en una sala enorme, casi 200 butacas, pero curiosamente he tenido que esperar un buen rato para entrar: La cola para ver 'La Guerra de las Galaxias' era interminable. 'Invisibles' parecía la película que nadie quería ver, como nadie quiere ver a los protagonistas de la misma: los sin techo. 'La Guerra de las Galaxias' es evasión en estado puro, diversión, mientras que 'Invisibles' es la dura realidad, tristeza. Elija usted. Robots fantásticos, héroes espaciales y fuerzas todopoderosas que nos acompañan en batallas siderales, o deshechos humanos que apestan a mierda, hurgan en las basuras y duermen en los cajeros automáticos.

Publicidad

'Invisibles' es una película que deberían proyectar en los colegios. Incluso en los privados. Cuenta que le puede tocar a cualquiera. Que todos podemos terminar en la calle. Que un giro inesperado en el trabajo, un revés en tu día a día familiar, o un simple golpe de mala suerte pueden dar una vuelco a tu vida y convertirte en un vagabundo.

En España el número de pobres y de personas en riesgo de exclusión social registra máximos históricos: 13.657.232, incrementándose el año pasado del 27,3% al 29,2% de la población. En nuestro país, según el último informe de la red europea de lucha contra la pobreza (EAPN), hay 400.000 personas más que el año pasado en pobreza extrema (3,2 millones en total), viviendo con ingresos inferiores a 332 euros mensuales. El número de personas sin hogar es difícil de calcular, pero en Cáritas hablan de más de 40.000 personas. De ellas solo 13.645 acudieron a diario durante 2014 a los Centros y Servicios de Atención a Personas sin Hogar Un 37,1% fueron inmigrantes (frente al 42,2% de 2012), un 18,1% mujeres víctimas de violencia de género, un 17,1% adictos a la droga, un 16,6% adictos al alcohol y un 8,3% ex presidiarios.

“¿Quién habla hoy del rescate, la recesión o el paro?”, dijo hace no demasiado tiempo Mariano Rajoy, un presidente del Gobierno que, por declaraciones como esta, se debería calificar a sí mismo de “ruiz”. El Gobierno, el poder económico, procura no hablar de rescate, recesión o paro. Como los ciudadanos procuramos no mirar a los ojos a los sin techo, el reflejo de la derrota social, lo último en lo que queremos convertirnos. Les queremos invisibles. Por eso la película de Gere, dirigida de manera magistral por un Oren Moverman que evita sentimentalismos y melodramas, es imprescindible. Denuncia nuestra indiferencia, ilumina las sombras de la sociedad y ofrece el protagonismo a los perdedores. Al contrario que nuestro Gobierno, 'Invisibles' nos abre los ojos y nos obliga a hacer visibles a aquellos desheredados por la sociedad del bienestar.

Inopia Films (YouTube)