Internet sale intacta de la cumbre de Dubai pero no la comunidad internacional

4
Panorámica de la cumbre durante una intervención del secretario general de la ITU, Hamadoun Touré. / ITU

Estados Unidos lo ha conseguido. Con la ayuda de grandes empresas de internet como Google, construyeron una gran falacia alrededor de la cumbre de Dubai, donde la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés) había citado a su 193 miembros para renovar el Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales (RTI). Aunque el secretario general de la ITU, Hamadoun Touré, ha repetido una y otra vez que el gobierno de internet no estaba en la agenda, el país que sí controla técnicamente la red de redes, saboteó la firma del nuevo tratado, arrastrando consigo a varios países más y dividiendo a la comunidad internacional.

La Conferencia Mundial de las Telecomunicaciones Internacionales (WCIT), celebrada desde el 3 de diciembre y hasta este viernes, tenía como objetivo principal declarado la renovación de su RTI. El anterior era de 1988, cuando internet aún era cosa de científicos y militares. Este reglamento establece el marco en el que deben trabajar las empresas de telecomunicaciones a nivel internacional y el grado de intervención de los distintos gobiernos en ese mercado. La pretensión de algunos países, en especial Rusia y China, de conseguir un mayor control sobre la red, despertó el temor de muchos.

Google en el sector privado y Estados Unidos desde los gobiernos han liderado una fuerte oposición a estas pretensiones. La primera, la principal empresa de la red, sostenía en su blog corporativo que internet podría salir de Dubai con menos libertad y más censura. El segundo mantenía que un organismo de la ONU no es el sitio para decidir el futuro de la red. Con esas razones, arrastraron a más de 3 millones de internautas en una de las campañas más exitosas que ha habido en el ciberespacio. Hasta el autor de este post la suscribió.

Sin embargo, las cosas no son como nos las han querido vender. El documento final del RTI no habla de censura ni de control de la red por parte de los gobiernos. Se centra en asuntos como la interconexión e interoperabilidad entre las distintas redes. Incluso los que, como las mencionadas China y Rusia, querían que los gobiernos pudieran controlar más de cerca la asignación de nombres de dominio (lo que sigue tras las www.) y direcciones IP (que identifican a todas las máquinas que se conectan a la red), retiraron sus propuestas a comienzos de la semana pasada. Tampoco salió adelante la idea de algunos países africanos y asociaciones de operadoras de introducir el principio denominado sending party pays para que los grandes creadores de contenido, como Google o Facebook, corrieran con una parte de los gastos que provoca su enorme tráfico.

Aún así, Estados Unidos, secundado por otras naciones anglosajonas como Reino Unido, Canadá y Australia, no firmaron el nuevo RTI. "Internet ha dado al mundo inimaginables beneficios económicos y sociales durante estos pasados 24 años, todo sin la regulación de la ONU. Francamente, nosotros no podemos apoyar un tratado de la ITU que se contradice con el modelo multipartito de gobierno de internet", argumentaba el jefe de la delegación estadounidense, Terry Kramer.

Pero de la lectura de la redacción final del nuevo tratado, es difícil deducir que el control de internet estuviera en juego. En ninguno de los 10 artículos del RTI se habla de la red y menos aún de su gobierno. Las referencias a la seguridad de las redes (artículo 5A) y a la necesidad de luchar contra el correo basura (artículo 5B) es lo más lejos que llega el texto. Solo en un anexo no vinculante se habla de la necesidad de fomentar el desarrollo de internet y se alienta a los gobiernos a seguir analizando la cuestión para próximas reuniones. Típico lenguaje vago y dilatorio de las organizaciones internacionales.

Como repetía Touré el jueves en un último intento de evitar el sabotaje de Estados Unidos: "He venido diciendo antes y durante esta conferencia que no se trata del gobierno de internet. Repito que la conferencia NO [sic] incluye provisiones sobre internet en el texto del tratado". Mas adelante, y pareciendo señalar a Google y los que acusaron a la cumbre de querer regular lo que circula por las redes, Touré recuerda que "el nuevo RTI no incluye temas relacionados con el contenido y explícitamente establece en el primer artículo que estas cuestiones no están cubiertas por el tratado".

En realidad, la negativa de los estadounidenses no se debe al contenido del tratado sino al mismo hecho de su existencia. Estados Unidos no quiere que la ONU meta las narices en internet. A pesar de que lo salido de la WCIT hable de roaming, tarifas de interconexión o de conseguir un número mundial de emergencias como el 112, al país que, al menos indirectamente, controla la red a través de la ICANN, el IETF, la ISOC y otras organizaciones con sede en Estados Unidos, le da miedo que una vez abierta la puerta a los de Naciones Unidas, ya no la puedan cerrar.

Y en ese camino se encontraron la alianza tácita con Google y el resto de grandes empresas de internet. Les ha ido muy bien con el actual modelo. Que la ITU y las operadoras sigan ahí abajo, encargándose de la infraestructura, de los cables telefónicos y de fibra óptica, que de los contenidos y su gobierno ya se encargan ellos.

4 Comments
  1. CP says

    paradojas de la vida, tu prefieres estar bajo el dominio de la ONU donde naciones tan ejemplares como China o Rusia pueden votar en contra de la libertad facilmente debido a su gran poder, a estar bajo el dominio de la malvada EEUU conspiranoica que te ha permitido a ti, gracias a su invento, publicar opiniones libres y ser leido de casualidad por alguien como yo que sin internet, vamos sin el inventito de los malvados, no ni en broma te habria podido leer…
    solo decirte que si no te parece que internet esta bien tal cual esta… trata de eliminarlo de tu vida, impensable..
    pues seguiras bajo el malvado dominio americanoooo.
    Jesusito Jesusito que me quede como estoy, decian antiguamente…

  2. CP says

    paradojas de la vida, tu prefieres estar bajo el dominio de la ONU donde naciones tan ejemplares como China o Rusia pueden votar en contra de la libertad facilmente debido a su gran poder, a estar bajo el dominio de la malvada EEUU conspiranoica que te ha permitido a ti, gracias a su invento, publicar opiniones libres y ser leido de casualidad por alguien como yo que sin internet, vamos sin el inventito de los malvados, ni en broma te habria podido leer…
    solo decirte que si no te parece que internet esta bien tal cual esta… trata de eliminarlo de tu vida, impensable..
    pues seguiras bajo el malvado dominio americanoooo.
    Jesusito Jesusito que me quede como estoy, decian antiguamente…

  3. Niña Chole says

    paradojas de la vida:
    1. si consideramos los Estados como una forma de opresión, control y disciplinamiento de la ciudadanía; un Internet con nulo control estatal es lo suyo. Pero si consideramos que Estado somos todxs, que aunque poco participativa y demasiado ‘representativa’, es nuestra forma democrática de organizarnos por el momento; entendemos que como Estado nos protegemos de aquellos otros poderes -medios de comunicación, economía- en los que la ciudadanía no puede decidir y que están tomando decisiones que nos afectan sobre Nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Información

    2. James S. Henry y Bill Bradley, señalan en «The Blood Bankers: Tales from the Global Underground Economy» (2005), que buena parte de las fortunas que se esconden en los paraísos fiscales, pertenecen a personajes desconocidos de Sillicon Valley y a otros más conocidos, que se ha erigido héroes de la cultura libre.
    3. Ya sabemos que los principales defensores de la cultura libre, se enmarca en lo que denominamos «criptoanarquistas» que a su vez se engloban dentro del anarcocapitalismo. Retoman del anarquismo libertario la idea de que el Estado no es sino una forma de opresión sobre los individuos, pero frente a la idea de comunidad, los anarcopitalistas defienden la libertad individual; y además la propiedad privada y la libertad total de empresa como forma de organización social. Casi todxs lxs defensorxs del anarcocapitalismo con más fuerza en la actualidad, hablan de la libertad individual de la Red y combinan la libre circulación de información con la de capitales al margen de los Estados. Libertopia es su festival, muy en la línea de lo que estoy defendiendo http://libertopia.org/

    4. Solo con estos datos podemos anticipar que la mayoría de proyectos que se están llevando a cabo a través de la Red en lo que se viene denominando democracia 2.0, cultura libre (cuando, como reconocían hace un siglo la Internacional Situacionista: «la cultura es la mercancía que vende a todas las demás») y libertad frente al control estatal, si bien es un discurso con fuerza que no podemos negar ni anular en las nuevas sociedad «prefigurativas» (Margaret Mead), también debemos conocer cuáles son todos los poderes que están tomando decisiones en torno a este tema, de dónde y de quién salen las principales ideas que se están extendiendo y por su puesto recordar que las NTICs como todas las tecnologías, no producen transformaciones sociales en sí y por sí mismas, sino que siempre dependen de los sentidos y usos que las personas dan y hacen, dentro del marco de referencia de hegemonías y contrahegemonías en las que se insertan.
    5. Internet es una tecnología y como tal la podemos considerar una cultura en sí o un artefacto de la cultura occidental neoliberal.

    Lo que me fastidia sobre todo es que las tecnologías de la comunicación iban a suponer el fin del trabajo y nos han llevado al trabajo sin fin, que la oferta de información es ilimitada y mis necesidades y capacidades humanas limitadas y que ya empiezo a notar que no estoy tomando decisiones sobre qué tipo de NTICs quiero. Como dice Christian Marazzi:
    EL PROBLEMA NO ES EL CAPITALISMO EN SÍ SINO EL CAPITALISMO EN MÍ

Leave A Reply

Your email address will not be published.