‘Smartwatches’, último ‘boom’ tecnológico

1
Galaxy_Gear_Feria_IFA
Una persona muestra el Galaxy Gear, el pasado 4 de septiembre, durante la Feria IFA de Berlín. / Rainer Jensen (Efe)

De la misma manera que los fabricantes de teléfonos móviles reinventaron el sector con el lanzamiento de los teléfonos inteligentes (los populares smartphones, que hoy poseen el 61% de los españoles), las compañías tecnológicas se retan ahora en una carrera por hacerse con un nuevo nicho de mercado tras “inventarse” un nuevo producto: los smartwatches.

Publicidad

Los relojes inteligentes prometen revolucionar de nuevo el mercado y algunas compañías como Samsung, Qualcomm, Sony e incluso Nissan ya han puesto a la venta sus primeros dispositivos.

Publicidad

A la espera de que Apple se decida a entrar en esta nueva gama de producto, de momento, los smartwatches no son gadgets que puedan convencer a un público masivo, pero hacen las delicias de los fans de la tecnología y prometen convertirse en uno de los regalos estrella este otoño y las próximas navidades.

En realidad, los relojes inteligentes no son un teléfono ni un dispositivo que se conecte a Internet por sí mismo. Pueden llevar a cabo numerosas funciones e incluso algunos incorporan cámara y pueden disparar fotografías, pero los smartwatches adquieren todo su sentido cuando se conectan, vía bluetooth, a un smartphone. Entonces permiten recibir llamadas, leer correos electrónicos e incluso utilizar algunas aplicaciones específicas para este tipo de dispositivos.

Esto quiere decir que puede que en un futuro cercano estemos acostumbrados a llevar un dispositivo en la muñeca que emita vibraciones cada vez que recibimos un mensaje o nos envían una notificación, que sea una ventana a nuestro universo social y que, con solo levantar el brazo, podamos comprobar los últimos tweets que nos han enviado o enviar un email.

Ese futuro del que hablamos está más cerca de lo que muchos se piensan. La pasada semana, en la feria IFA de Berlín, el principal evento de electrónica de consumo que se celebra en Europa, Samsung presentó su Galaxy Gear, el primer reloj inteligente de la marca coreana.

Con una pantalla de 320 x 320 píxeles y una memoria interna de 4GB, parece que es un dispositivo de prestaciones reducidas dado su tamaño y capacidad, pero sin embargo, se le puede sacar mucho partido.

Incorpora una cámara de casi dos megapíxeles, con enfoque automático, en la correa, y para hacer una fotografía tan sólo hay que poner el antebrazo en horizontal frente a uno mismo. Conectado mediante bluetooth  a un móvil Samsung, permite responder a llamadas con sólo acercar el reloj a la oreja.

Este capricho llegará a España el próximo 25 de septiembre, a un precio que todavía no se ha confirmado, aunque en Estados Unidos sí se sabe que costará 299 dólares.

Pebble
Tres de los colores en los que está disponible Pebble / Foto: getpebble.com

Pero el Galaxy Gear de Samsung no es el primer smartwatch que llega al mercado. Hay unos cuantos más ya a la venta. Hace unos meses ya que Sony tiene a la venta, por sólo 129 euros, su propio reloj inteligente.

El Sony Smartwatch puede conectarse a cualquier móvil Xperia de la compañía, aunque también es compatible con prácticamente cualquier teléfono que utilice sistema operativo Android. Posee una pantalla OLED y permite descargar aplicaciones, leer mensajes, recibir el correo electrónico y consultar las redes sociales.

Otro de los modelos que más tiempo llevan en el mercado es el llamado I’m Watch, de origen italiano, que tiene su propio sistema operativo Android y una tienda de aplicaciones propia. El principal problema es que cuesta 349 euros, por lo que se ha quedado fuera del alcance de muchos bolsillos.

Uno de coste mucho menor es Pebble, compatible tanto con Android  como con iPhone, y que posee numerosas aplicaciones con las que se puede consultar el correo, las últimas actualizaciones en Facebook, Twitter y otras redes sociales, tener acceso a información meteorológica, calendario… Cuesta 150 dólares y hay que pre-reservarlo por Internet a través de su página web.

Aunque no existe confirmación oficial, se rumorea que Apple está preparando su propio iWatch. Sin duda, si el gigante de Cupertino entra en este mercado, los relojes inteligentes acabarán popularizándose. Según las previsiones de la consultora Juniper, el año que viene podrían venderse un millón de dispositivos en todo el mundo. La cifra aumentaría hasta los 36 millones de smartwatches vendidos en 2018.

Leave A Reply

Your email address will not be published.