Los españoles prefieren Android

android-logo-500x312
El androide, mascota del sistema operativo de Google / google.es

De la misma manera que a un aficionado al fútbol se le pregunta si es del Real Madrid o del FC Barcelona, a los poseedores de un teléfono inteligente se les podría clasificar según el sistema operativo que utiliza su smartphone. En este caso, las opciones también son dos: Android, el sistema operativo creado por Google, o Apple con su software iOS. El resto de sistemas juegan también “en otra liga”.

A nivel europeo, Android posee una cuota de mercado del 70,9%, mientras que Apple atesora el 15,8% de los teléfonos móviles en funcionamiento, según el informe que acaba de publicar la consultora Kantar Worldpanel ComTech, que ofrece datos correspondientes al tercer trimestre del año.

Publicidad

Atrás queda a nivel continental Windows Phone, con un 10,2%, aunque ha conseguido subir considerablemente su cuota, duplicándola prácticamente desde hace un año.

El lanzamiento del iPhone 5S y el modelo supuestamente low cost, el 5C, ha hecho a Apple recuperar cierto terreno con respecto a la cuota de mercado que tenía en el segundo trimestre del año, aunque no ha sido suficiente como para plantar cara a Android, que domina el mercado europeo por una amplia diferencia.

‘Spain is different’ también en el uso del móvil

Esta ventaja es más acusada si cabe en un país como España que es, de lejos, el mercado en el que mejor cuota registran los teléfonos móviles con sistema operativo de Google.

El 90,1% de los teléfonos que se venden en nuestro país son Android. El porcentaje supone un incremento de 6 puntos porcentuales con respecto a la cifra registrada en el tercer trimestre del año anterior, cuando la cuota de mercado suponía un 84%.

En España, la penetración de Apple es mucho menor que en el resto del mundo. Sólo un 3,4% de los teléfonos móviles inteligentes funciona con iOS. La cifra sorprenderá a muchos, dada la repercusión mediática que tienen los dispositivos móviles de la compañía de Cupertino en todos los mercados, incluido el español.

Sin embargo, parece que el bolsillo de los consumidores españoles no puede permitirse, por norma general, adquirir un teléfono de precio tan elevado como el iPhone. Los nuevos modelos, el 5C y 5S pueden comprarse a partir de 599 y 699 euros, respectivamente, una cifra bastante más elevada que el equivalente en dólares para los usuarios del mercado americano.

Posiblemente, esta sea una de las causas por las que los dispositivos de Apple no consiguen convencer (sobre todo al bolsillo) de muchos españoles, aunque no la única. La última actualización del sistema operativo iOS, la séptima, ha cosechado bastantes críticas entre los usuarios, que se quejan de la ralentización del dispositivo y de la escasa duración de la batería una vez actualizado el móvil a la última versión de iOS.

Quizá por todo esto se explique la inversión publicitaria multimillonaria que ha llevado a Apple a empapelar en los últimos días marquesinas y fachadas de las principales ciudades españolas. Entre otros emplazamientos, destaca el anuncio de grandes dimensiones que ha contratado Apple para presidir la Gran Vía madrileña, ahora que se acerca la Navidad.

Sorprende también que España sea el único país en el que la cuota de mercado de Apple sea similar a la que tiene Microsoft con su sistema operativo Windows Phone, teniendo en cuenta que los usuarios hablan mucho menos de este sistema en comparación con lo que lo hacen del de Apple.

Aún así, Windows  Phone está presente en el 3,4% de los teléfonos móviles existentes en el mercado a fecha de tercer trimestre de 2013. La cifra implica un crecimiento amplio, subiendo desde el 2% de cuota de mercado que atesoraban estos dispositivos en 2012.

BlackBerry, en caída libre

Malos tiempos para la compañía que hace unos años lideró el segmento de los teléfonos móviles profesionales y que enamoró a los jóvenes con su Messenger, el primer sistema de mensajería instantánea de uso masivo.

RIM, fabricante del sistema operativo BlackBerry, hace tiempo que quedó fuera de juego. En la actualidad, la compañía trata de sobrevivir a duras penas, buscando un comprador que no termina de llegar a pesar de que por el sector circulan todo tipo de rumores.

Los fallos en el sistema y la situación económica de la compañía, junto a la crisis generalizada en el sector, ha llevado a BlackBerry a perder prácticamente toda la cuota de mercado en el país. Si en el tercer trimestre de 2013 BlackBerry contaba con un 3,4% de los teléfonos disponibles en España, en la actualidad el porcentaje ha caído estrepitosamente hasta no significar más que unas centésimas por encima del 0%.