30 años del primer ordenador Macintosh

1
Macintosh_30_aniversario
Imagen del Macintosh 128 Kb, que ha cumplido 30 años / apple.com

Ocho años después de que Steve Jobs y Steve Wozniak fundaran Apple, la compañía de la manzana lanzaba su primer ordenador Macintosh en enero de 1984.

Se cumplen ahora 30 años desde que ese primer ordenador Mac viera la luz y, desde entonces, la informática ha sufrido una revolución por completo, pero todavía hay quienes siguen fieles al espíritu de aquella computadora que desafió durante muchos años el reinado del ordenador personal.

El primer Mac se vendía por 2.495 dólares (unos 1.800 euros) y era un equipo de menor tamaño que muchos PC de la época. Su altura era de 25 centímetros y su ancho de unos 20. Tenía un peso de 7,5 kilos, casi 10 veces más que algunos de los ultrabooks que hay hoy día en el mercado.

A pesar de ello, para la época, era un ordenador fácil de transportar. Apple había pensado en esa posibilidad, y por eso había diseñado también un maletín de transporte para el equipo. Nada ligero, por cierto, ya que su peso era de casi dos kilos y medio.

Eso sí, aunque este dispositivo podía transportarse, hubo que esperar cuatro años más para que Apple lanzase al mercado el primer ordenador Macintosh portátil.  De todas maneras, era un armatoste de 10 centímetros de grosor, cuyo peso superaba también los 7 kilos.

Pero el primer Mac, que pronto se convirtió en el emblema de Apple en su rivalidad con la compañía de Bill Gates, Microsoft, incorporaba un sistema operativo rudimentario, con una interfaz gráfica muy sencilla de utilizar y sólo contaba con un par de aplicaciones, más un procesador de textos (MacWrite) y un programa de dibujo (MacPaint).

Tenía 128 Kb de memoria RAM y no contaba con disco duro, algo que llegó con una versión renovada sólo un año después. Aunque era sensiblemente más rápido que otros equipos en el mercado, tan sólo funcionaba a 8 MHz, que era la velocidad que permitía el chip de Motorola, el 68000, sobre el que se construyó la máquina.

Pero a pesar de sus limitaciones, que parecen muchas sobre todo si se compara el equipo con las capacidades de los ordenadores hoy día, el Mac de 1984 era un producto rompedor para la época.

Apple, que para aquel entonces ya había conseguido llenar sus arcas con la venta de ordenadores a domicilio, gastó millón y medio de dólares en producir un anuncio de televisión –creado por Ridley Scott- para dar a conocer al mundo su creación durante la emisión de la Super Bowl  en Estados Unidos.

La compañía no escatimó en gastos para presentar el primer Macintosh, precursor de algunas características que posteriormente se convirtieron en señas de identidad de la firma de la manzana. Una de ellas es la sencillez de uso de los equipos electrónicos, algo que caracteriza también hoy día a los productos de Apple.

El primer Mac buscaba acercar la informática al usuario reduciendo las dificultades de uso de unas máquinas que, hasta su nacimiento, estaban reservadas para unos pocos que podían permitírselas económicamente y que, por otra parte, eran capaces de entender su complejidad.

Con el nuevo Macintosh todo era más sencillo. Con un pequeño ratón, y haciendo un único click sobre diferentes iconos, se podían acceder a carpetas y aplicaciones. Microsoft e IBM, entre otras compañías, tardaron años en incorporar este sistema de escritorio e iconos a sus ordenadores personales y cuando lo hicieron fueron demandados por Apple por plagio, aunque los de Cupertino, en esta ocasión, perdieron la partida judicial.

Sólo un año después de lanzarse el primer Macintosh, en 1985, Steve Jobs abandonaba la compañía que había fundado para volver a ponerse al frente de ella en 1997, cuando Microsoft apretaba y muy fuerte después de haber puesto en el mercado su Windows 95. Con el paso del tiempo y una estrategia clara basada en el diseño y la funcionalidad de los equipos, Jobs consiguió reflotar la compañía ya entrado el siglo XXI.

Leave A Reply

Your email address will not be published.