«Nos cuesta mucho mantener Menéame en España»

Ricardo Galli (izq) y Benjamí Villoslada, cofundadores de Menéame.
Ricardo Galli (izq) y Benjamí Villoslada, cofundadores de Menéame. / C. P.

Ricardo Galli es doctor en informática y profesor en la La Universidad de las Islas Baleares (UIB) pero es más conocido por haber creado y programado la web de Menéame, junto a Benjamí Villoslada. Defensor del software libre desde sus tiempos de estudiante, su activismo le ha llevado a defender distintas causas relativamente ajenas, como su rechazo a la llamada ley Sinde del último gobierno socialista o su participación en el movimiento del 15M. Ahora le toca pelear por una causa propia. La última reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), conocida tanto como canon AEDE o como tasa Google obligará a los agregadores de contenido a pagar por usar extractos de las noticias y enlazarlas, lo que podría acabar con Menéame tal y como la conocemos. Estas son las razones de Galli para luchar contra esta reforma.

¿Tasa Google o canon AEDE?

Publicidad

Lo correcto es canon AEDE. Tasa Google es como si fuera una ley que solo afectase a Google cuando en realidad es al que menos le afectará. Es un despropósito que el propio Gobierno le ponga el nombre de una empresa a un proyecto legislativo. No sé ni siquiera si es lícito o legal. Además es desviar el debate, como si fuera una norma contra un gigante monopolístico y para defender los derechos de la Patria.

¿Así que vais a pagar otros patos los efectos de la ley?

Van específicamente a por Google y esa era la idea original, pensando que le podían sacar varios millones. Se ha hablado hasta de decenas al año. A Menéame no le pueden sacar esa cantidad ni ninguna otra en varios órdenes de magnitud. Fueron contra ellos pero la norma está tan mal pensada, diseñada y redactada que nos afecta a todos.

Eres el responsable de Menéame. ¿Tu oposición a la reforma es interesada o si no fueras su cofundador también te opondrías?

Claro que tengo interés aquí porque nos perjudica mucho. No creo que nos obligue a cerrar pero como mínimo, si acabamos teniendo que pagar y no es una cantidad simbólica, tendremos que irnos del país. Ahora bien, siempre manifesté mi activismo. Me opuse cuando la ley Sinde, cuando la ley de protección de datos, cuando la LSSI...

¿Cuál es el aspecto de la reforma que menos te gusta?

No es uno solo, son varios. Uno es que están limitando el derecho de cita, reconocido como obligatorio en el artículo 10 del Convenio de Berna, que España ha ratificado. Tampoco indican hasta dónde lo limitan. Eso se lo dejan a los jueces. Luego está el asunto de pagar. ¿Por qué le hemos de pagar a alguien al que ya estamos beneficiando? Básicamente nos están diciendo que nos estamos aprovechando del trabajo de los periódicos porque ponemos un pequeño texto en cada noticia que enlazamos. Si a los mismos periódicos les quitas el derecho de cita que pretenden quitarle a los agregadores, a ver cómo escriben un periódico.

¿Desde que en febrero pasado se conoció el primer borrador de la reforma de la LPI, ¿Alguien del Ministerio ha hablado con vosotros?

Nadie, en absoluto. Formamos parte de la Coalición pro Internet y desde ella sí que se han puesto en contacto, aunque en conversaciones informales que quedaron en nada. A nosotros nos han enviado mensajes, por medio de terceros, diciendo desde el Ministerio que la ley no va contra vosotros. Podrán decir lo que quieran, pero la redacción del texto dice otra cosa.

Y ¿desde AEDE?

Desde la Coalición intentamos mantener debates públicos con ellos pero no se han presentado a ninguno de ellos.

¿Menéame es rentable?

El año pasado tuvimos pérdidas. Si preguntas si somos ricos, los dos socios mayoritarios tenemos salarios mileuristas. Tanto los ingresos como los gastos son muy bajos y 2013 fue el peor año desde que empezó la crisis por el bajón publicitario. En Menéame intentamos que la publicidad no sea muy intrusiva, si no nos quedaríamos sin usuarios. Nuestros ingresos por impresión es al menos un orden de magnitud inferior a los que reciben los periódicos online o los blogs especializados.

Desde AEDE mantienen que los agregadores de contenido se aprovechan de su trabajo. ¿La relación entre Meneame y los periódicos es simbiótica o parasitaria?

Yo siempre pensé que era simbiótica. Estaba convencido y sigo convencido. Además los números sobre cuántas visitas les generamos y cuántas nos generan a nosotros así lo dicen. Por cada una que nos generan, ellos reciben 20. En Menéame, y se hizo con bastante debate interno, los titulares siempre apuntan al sitio original. Estamos empujando al usuario de Meneame a los sitios de los periódicos. Entonces pensamos que eso era lo que teníamos que hacer. Ahora no estoy tan seguro.

En internet se están produciendo varias iniciativas para bloquear a los medios de AEDE. ¿Qué opinas?

En Menéame, los usuarios nos pidieron que los bloqueáramos y dijimos que no. Bloquear a páginas de información no es la medida adecuada aunque los usuarios lo estén haciendo. Desde febrero no sale ninguna noticia de los periódicos que forman parte de AEDE en la portada de Menéame. No estamos de acuerdo, pero respetamos la decisión de los usuarios.

¿Por qué le debería de preocupar lo del canon AEDE a un internauta?

Uno, están recortando cosas básicas que dábamos por indiscutibles, que todos practicamos como es el derecho a cita. Desde el nacimiento de los derechos de autor, el derecho a cita se consideró como algo fundamental. Nadie elabora nada desde cero. En los 300 años de historia de los derechos de autor, nunca se discutió el derecho a cita. Dos, se está generando una gran inseguridad jurídica. Si ahora montas un blog y enlazas noticias, ¿te afectará o no? En internet , los enlaces son fundamentales y esta norma va contra ellos.

Si la reforma sale adelante tal y como está ¿vais a pagar?

No lo sé. Ahora mismo, las tripas me dicen que tenemos que irnos porque ya no merece la pena. Nos cuesta mucho mantener Menéame en España. Y el problema no son los impuestos. Pero primero fue la LSSI, tan mal redactada que nos trae muchos problemas. Defender la libertad de expresión y el derecho a enlazar nos está costando trabajo y dinero, con juicios penales incluidos. Cada día recibimos amenazas de muerte y, con lo del derecho al olvido, cartas y mas cartas de bufetes de abogados. Si a todo esto le sumas un canon, dices: ya está bien. Pero veremos como va en el Senado. Si al final no afecta a Menéame, seguiré oponiéndome a la norma. Pero es que ni siquiera se sabe cuánto habrá que pagar. Mi predicción es que será un fracaso absoluto. No van a ver un duro. Google, por ejemplo, podría cerrar su filial en España. Si pagase en España, tendría que pagar en otros países.

Si Google se escabulle ¿quién paga?

Serán los pequeños y medianos medios como cuartopoder.es los que realmente paguen el pato. Con Google, Facebook, Twitter o Menéame no importa la jerarquía del medio de donde procede la noticia. No importa que salga en El País o en cuartopoder.es, importa la relevancia de la noticia y donde sale primero. Si Google News o las redes sociales cortan esos vínculos, tendréis una caída de tráfico brutal. Creo que eso es lo que pensaron: si sacamos dinero, bien. Y si no, da igual, porque le quitaremos tráfico a los sitios pequeños y también ganaremos.