¿Cómo será WhatsApp en 2015?

whatsapp_2015
WhatsApp, que ya supera los 600 millones de usuarios, ha incorporado numerosas funcionalidades nuevas en las últimas semanas. / Shutterstock

En las dos últimas semanas la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp ha experimentado numerosos cambios, que han traído de cabeza a los usuarios.

Publicidad

En primer lugar, lanzó la confirmación de lectura de los mensajes sin previo aviso, lo que enfadó a muchos, que aprovecharon las redes sociales para protestar hasta que a la firma no le quedó más remedio que echar marcha atrás y permitir que se desactivara esta opción. Quien quiera hacerlo tan sólo debe descargarse la última versión de la app (tanto para Android como para iOS) y, en la parte de configuración, seleccionar “no mostrar la confirmación de lectura”.

Publicidad

Pero además de esa novedad, WhatsApp ha sorprendido lanzando otras funcionalidades. Algunas de ellas habían sido solicitadas durante mucho tiempo por los usuarios, como el cifrado de los mensajes. Hasta ahora, la app tenía acceso al contenido de lo que se enviaban los usuarios, pero con el nuevo cifrado ‘end to end’ (de momento disponible únicamente para Android), WhatsApp pasa a ser un mero intermediario que sólo se encarga de llevar el mensaje del remitente al destinatario, pero sin posibilidad de conocer de qué se compone.

Esto la convierte en una de las aplicaciones de mensajería instantánea más seguras que existen y la iguala con otras como Telegram, aunque quienes utilizan la aplicación con dispositivos móviles iOS todavía no pueden disfrutar del cifrado. Se espera que en los próximos días la compañía lance la actualización también para teléfonos iPhone, pero lo que está claro es que introduciendo esta nueva característica WhatsApp ya acalla todo tipo de críticas sobre la seguridad de sus mensajes.

No es la única novedad. A partir de ahora, WhatsApp mostrará quién está escribiendo en los chats de grupo. Tanto en la barra superior del chat como en el menú de conversaciones activas que tiene el usuario, ahora se indica quién se encuentra introduciendo un mensaje, como hacía en las conversaciones individuales. Además también se puede saber ahora si lo que está mandando el miembro del grupo es un mensaje de texto o un mensaje de voz.

La mayor parte de los cambios introducidos por WhatsApp ya los incorporaban otras aplicaciones como Line o Telegram, rivales algo más desarrollados tecnológicamente pero que no consiguen hacerle sombra en cuanto a número de usuarios. El fundador de esta última, Pável Durov, ha reconocido públicamente que la app propiedad de Facebook está copiando los servicios que ofrece Telegram y, de manera irónica, ha señalado que en el futuro podrían llegar más imitaciones.

WhatsApp no ha desvelado cuál será su hoja de ruta para el próximo año. Lo único que Mark Zuckerberg ha reconocido en varias ocasiones hasta ahora es que continuará siendo durante 2015 un servicio que funcionará de forma independiente a Facebook y que no incorporará publicidad. Al menos de momento.

Pero si nos fijamos en las funcionalidades que otras apps poseen, podemos encontrar algunas que ya se vislumbran que pueden llegar a WhatsApp. Por ejemplo, la posibilidad de compartir documentos entre los usuarios. No es descabellado pensar que WhatsApp implemente esta funcionalidad en el futuro, puesto que en la actualidad ya es posible enviarse fotografías y vídeos a través de la plataforma. Tan sólo tendría que abrirse el servicio al envío de archivos con cualquier tipo de extensión.

Otra cualidad que puede llegar en 2015 es la posibilidad de que los mensajes no queden almacenados o incluso que pudieran autodestruirse. El usuario elegiría, como ya puede hacer con Snapchat, el tiempo que el mensaje permanecería en el dispositivo del destinatario. Pasado este, se borra por completo.

Por último, está por ver si durante el año que viene WhatsApp cede a otra de las peticiones tradicionales de sus usuarios: el desarrollo de una versión web que permita el envío de mensajes desde cualquier ordenador a un teléfono móvil. Es algo que también Telegram ha puesto ya a disposición de sus usuarios.