Consejos para optimizar el uso de tu ordenador

1
shutterstock_252145501
El disco duro de los ordenadores debe ser desfragmentado periódicamente para liberar espacio. / Foto: Shutterstock

¿Tu ordenador va más lento de lo habitual? Es algo normal. Con el uso, el equipo se va llenando de aplicaciones instaladas, que van minando la memoria. Además, se van automatizando procesos que también requieren la utilización de recursos del sistema y al final, todo se ralentiza.

El problema es que, generalmente, nadie cuenta al usuario qué tiene que hacer para optimizar el uso de su ordenador y lograr que funcione con mayor rapidez conforme va avanzando en su utilización. Un buen mantenimiento es crucial a la hora de mejorar el funcionamiento del equipo, pero también lo es para alargar su vida útil.

Hay soluciones que pueden ser complicadas para un usuario medio, pero hay una serie de pequeños trucos que se pueden llevar a cabo sin mucho esfuerzo y que permiten mejorar el rendimiento de nuestro ordenador:

• Haz una limpieza “regular” del equipo. ¿Sabes qué es desfragmentar el disco duro? Cuando instalas un programa o guardas un documento en tu ordenador, éste se conserva en distintos espacios del disco duro. Cuando lo eliminas, quedan libres y se vuelven a llenar con trozos de otros programas. Al desfragmentar el disco duro estarás ordenando todas esas “piezas sueltas”, por lo que optimizarás la velocidad de lectura del disco cuando tenga que obtener una información determinada.

Aunque muchos usuarios no lo saben, la opción de desfragmentar el disco se encuentra ya instalada en Windows, en la carpeta Accesorios/Herramientas del sistema y basta con ejecutar el desfragmentador para que se libere espacio en la memoria del ordenador al eliminar los archivos temporales.

• Elimina los programas que no utilices. Haz un repaso de todos los juegos, programas, archivos ejecutables… que tengas instalados en el ordenador y borra aquellos que no uses y que están consumiendo memoria. Así lograrás que el resto de aplicaciones funcionen más rápido.

• Reduce las aplicaciones que se ejecutan al inicio. Algunos programas están preparados para iniciarse cuando enciendes el ordenador, pero es posible que no los utilices todos y que no estén más que consumiendo recursos.

Si pulsas la tecla Windows y la tecla R aparecerá un buscador. En él debes poner “msconfig” y se mostrará la ventana de configuración del sistema, que incluye varias pestañas. En la que pone “Inicio de Windows” verás todos los procesos que se ejecutan al encenderse el ordenador, y podrás eliminar aquellos que no necesites que arranquen al iniciar sesión en tu PC.

• Controla la refrigeración. El equipo debe estar bien ventilado, si no, se recalentará y no experimentará un buen funcionamiento. Por eso es necesario que controles dónde están las salidas de ventilación y te asegures de que no hay nada que las obstruya. Se venden incluso pequeños aspiradores que permiten eliminar los restos de polvo y suciedad que se concentren en las salidas de aire. Otra opción sencilla es colocar siempre la torre en un lugar bien ventilado, en el que haga corriente.

• Limpieza interna. No sólo el área de ventilación del equipo debe estar limpio y aireado. Es recomendable que, cada cierto tiempo, se limpie también el interior del portátil o del PC con aire a presión, lo que evita sobrecalentamientos.

• Antivirus. Tener un buen programa antivirus y mantenerlo actualizado es clave para garantizar la seguridad del equipo y de la información personal que pueda contener, pero también lo es para mejorar su rendimiento y optimizar los procesos. Tener un programa de seguridad con un buen detector de spyware y malware es fundamental, ya que estos programas se ejecutan de manera secundaria en el ordenador, consumiendo recursos y ralentizando su funcionamiento.

• Instala las actualizaciones de Windows. Normalmente, tu sistema operativo ya está preparado para descargar las nuevas actualizaciones que se vayan lanzando e instalarlas automáticamente, por eso es bueno que, cuando al apagar o encender el ordenador veas que éste señala que está llevando a cabo tareas de actualización, permitas que se completen y no apagues el equipo antes. Si permites que se instalen, optimizarás el uso del sistema y, además, estarás más protegido, ya que cada actualización incluye parches y la resolución de errores que pudiera dar el sistema. De todas maneras, comprueba que las actualizaciones automáticas no han dado errores o no se han instalado adecuadamente.

• Comprueba tu sistema operativo. Si tu sistema operativo es muy antiguo, deberías migrar a uno más actualizado, siempre que las especificaciones técnicas de tu equipo lo permitan. Además, algunos sistemas, como por ejemplo Windows Vista, consumen especialmente muchos recursos, por lo que lo más recomendable sería cambiar a una versión más actualizada de Windows.

1 Comment
  1. Kixmi says

    Cambia a una distribución GNU/Linux, mejor una recomendada por la FSF como Trisquel (trisquel.info), y no solo la mayoría de las medidas anteriores serán innecesarias, sino que además la seguridad y la privacidad serán parte esencial de tu sistema.

Leave A Reply

Your email address will not be published.